Mudanzas con perros: ¿Qué hacer y cómo les afecta?

Cuando llega el esperado momento de cambiar de casa y, o bien independizarte por primera vez o trasladar tu hogar a un nuevo y mejor lugar, ya sea con o sin compañía humana, nos tenemos que enfrentar a la siempre temible mudanza. Un proceso que frena nuestra ilusión y que requiere tiempo y organización, más si cabe si contamos con una mascota en la familia.

Cómo afectan las mudanzas a los perros

Como el mejor amigo del hombre que es, sus capacidades no son pocas. El perro es uno de los animales de compañía que mejor se adapta a los cambios, pero al igual que nos sucede a nosotros, esto no resulta una tarea sencilla que puedan ejecutar de un día para otro. De primera mano sabemos que cualquier novedad que entre en nuestra rutina del día a día nos afecta de un modo u de otro, y en las mascotas caninas no es diferente.

Y no es ningún descubrimiento a estas alturas decir que todo lo que conlleva una mudanza necesita sobre todo tiempo y paciencia, para en primer lugar organizarse y después llevar a cabo los pasos correspondientes para que el traslado a tu nueva casa tan esperada y en la que llevas deseando vivir desde ya ni te acuerdas no suponga un auténtico infierno. Ni para ti ni para tu perro, que si va a seguir siendo tu fiel compañero en tu nuevo hogar también necesitará tiempo de adaptación, al igual que tú. Pero si además te preocupa cómo plantearte la mudanza para que sea el menor incordio posible para tu mascota, te ayudamos con una serie de consejos que puedes apuntar para iniciar este arduo y perezoso camino hacia el trofeo, que no es otro que situarte y comenzar tu deseada nueva vida. Sigue leyendo…

CÓMO HACER UNA MUDANZA CON PERRO

Una vez que estamos completamente seguros de cuál va a ser nuestra nueva casa, una opción a tener en cuenta es la de acercarte por la zona si no está demasiado lejos con tu perro para que nuestro mejor amigo peludo vaya conociendo los alrededores del que va a ser su nuevo hogar. Una adaptación que puede iniciarse mediante varios paseos que evitarán el desconcierto de los primeros días en una zona que era desconocida y con los que podrá ir marcando los caminos con su olfato.

Será importante también intentar mantener los horarios que tienes establecidos en lo referente a sus comidas y sus paseos. Somos conscientes de que a la hora de preparar una mudanza y todo lo que conlleva, nuestras rutinas pueden verse afectadas o modificadas esos días, por lo que debemos intentar que los de nuestra mascota se vean trastocados lo menos posible para evitar posibles casos de estrés o ansiedad. Algo que puede ayudar a ello también puede ser que traslades los objetos que han formado parte del día a día de tu perro cuando vivíais en tu anterior casa. Si su cama, su pelota o su almohada mantienen el olor, les mantendrá el recuerdo intacto de su zona de confort y lo podrá asociar con su nuevo espacio en el hogar. Por lo que no lavarlos los primeros días puede servir de gran ayuda para la comodidad de tu mascota.

Cachorros en una caja.

Durante el traslado de objetos, si no tienes la posibilidad de dejar a tu mascota a cargo de alguien cercano durante unas horas, puedes optar por dejar que se vaya habituando a la nueva vivienda mientras tú vas colocando todas las pertenencias y trastos varios. En el caso de que sí hayas podido apartar al animal de todo este complejo proceso, te aconsejamos que lleve consigo alguna prenda, juguete u objeto suyo y más usado, para que así se le haga menos larga la espera o note en menor medida la separación de su mejor amigo humano, osea tú.

Una vez que se incorpore como nuevo «inquilino» o si finalmente te hace compañía mientras montas muebles u ordenas trastos, puedes tener en cuenta, mientras llevas a cabo esas tareas, la idea de colocar «premios» en forma de comida o juguetes suyos repartidos por la nueva casa. Esto ayudará a que esté entretenido y que vaya familiarizándose con los nuevos rincones en los que va a empezar a vivir. No te sorprendas porque entre en la casa cuando hayas terminado de ordenar y se lleve un buen rato olfateando todos los rincones y recorriendo una y otra vez la casa de arriba a abajo. Así se irá acostumbrando a ella y le divertirá buscar y encontrar aquello que le hayas dejado escondido por los espacios. Le resultará familiar y le servirá de estímulo. Y por supuesto no dejes de felicitar a tu peludo por sus logros conseguidos. Reforzará su bienestar en un momento complicado y confuso.

Cuando lo peor ya ha pasado y puedas plantearte pensar que tu nueva casa está en condiciones de llamarse hogar, será el momento en el que toque ponerse al día con todas las necesidades básicas de tu mejor amigo peludo en vuestra nueva vivienda.

¿CÓMO AFECTAN LAS MUDANZAS A LOS PERROS?

Las mudanzas no les gustan a nadie. No dudes que será una época complicada para tu can, al igual que para ti a la hora de organizarte con todo lo que debes de trasladar. Tu mascota necesitará cariño y afecto para sobrellevar tanto cambio.

Perro en su cama

Ten en cuenta que el cambio de casa es muy notorio para los animales de compañía y deben pasar por un proceso de adaptación, para el que requieren de nuestra ayuda y paciencia, al igual que la primera vez que comenzaron a formar parte de nuestra vida. Además, debemos comprender que para ellos, el lugar que dejan lo consideran su territorio y necesitarán mantener su rutina y hábitos en el nuevo destino para convertirlo en su nueva morada.

Sería absurdo pensar que lo mejor no es alejar a nuestro perro de todo el caos que supone una mudanza. Si vas a necesitar un camión de mudanzas, no olvides que eso conllevará que personas desconocidas entren en su territorio y comiencen a recoger aquello que considera suyo. Una situación que puede provocar en él situaciones de estrés, ansiedad o nerviosismo. Pero si no te queda otra que tenerlo a tu lado, lo más ameno será que tenga algún tipo de entretenimiento que le sirva para ir familiarizándose con todo, como ya hemos comentado anteriormente.

CÓMO ADAPTAR UN PERRO A TU NUEVA CASA 

Una vez que ya te encuentres instalado, no tardes demasiado en incorporar tu nueva dirección o domicilio en su placa identificativa, puesto que si esta se extravía en el nuevo barrio, tus nuevos vecinos o aquellas personas que lo encuentren puedan traerlo de vuelta. E igual de importante será el de solicitar una cita con su nuevo veterinario, en el caso de que le corresponda uno nuevo debido al cambio de domicilio, ya sea para un examen general como para tener toda la documentación pertinente y al día.

Perro en el suelo

Y como es lógico, deberás dedicar tiempo a enseñar a tu perro las reglas que desees que cumpla en la casa, a acomodar su espacio dentro en ella para que se sienta seguro, y a dar paseos con él para que se acostumbre a las nuevas rutas y que incluso conozca a nuevos «amigos y vecinos perrunos» del nuevo barrio. Será interesante que tanto tú como tu can vayáis conociendo el entorno de la nueva vivienda y aquellos parques y espacios a los que podéis ir juntos.

Al fin y al cabo lo ideal es que el animal recupere lo antes posible sus hábitos y rutinas que sirvan para completar lo más rápido posible su adaptación una vez que hayamos finalizado con la mudanza. Y lo mismo para sobrellevar ésta y que el proceso, que ya de por sí es pesado y laborioso, os afecte lo menos posible tanto a ti como a tu perro. Y juntos a comenzar esta ilusionante nueva etapa.

Mudanzas con perros: ¿Qué hacer y cómo les afecta?
5 (100%) 3 vote[s]

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar