¿Cómo elegir bien el bozal para mi perro?

Perro con la boza abierta mostrando sus dientes.

El bozal es un objeto que siempre evitamos poner a nuestro perro. Sin embargo, en múltiples ocasiones, emplear este utensilio aparte de ser necesario, es obligatorio. Conoce la normativa sobre este tema y elige el bozal más adecuado para tu can leyendo el siguiente artículo. A partir de ahora, ¡te pensarás más de dos veces no taparle el hocico a tu fiel compañero!

¿Bozal sí o bozal no? Seguramente muchos dueños se hayan planteado esta pregunta en más de una ocasión. Lo más importante a la hora de tomar una decisión de estas características es tener clara la normativa vigente y el comportamiento con los demás por parte de la mascota.

Unos malos consejos pueden provocar que tomemos una decisión errónea. Por ello, presta mucha atención a todo lo que vas averiguar en este artículo. La idea es que descubras si tu perro necesita bozal y, en caso afirmativo, elegir el modelo adecuado para que el can esté lo más cómodo posible. Para comenzar, ¡descubre la legislación en torno a este objeto!

Normativa de los bozales para perros

Lo primero que debemos tener claro es que el bozal, en la mayoría de los casos, no es un objeto que se pueda utilizar de forma opcional. Muchos creen que estas palabras van dedicadas únicamente a los perros potencialmente peligrosos. No obstante, en determinadas ocasiones, todos los perros con conductas agresivas o sin ellas, deben cumplir una serie de precauciones.

Este utensilio es obligatorio en diversos casos. Te contamos en cuáles a continuación:

  • Viajar con perros en transporte público. Nos referimos a RENFE Cercanías y el Metro de Madrid y Barcelona. En este apartado se incluye a todos los perros sin distinción. Viajar en transporte público con nuestro fiel compañero es una ventaja que tiene sus propias imposiciones. Una de ellas es la que obliga a todos los perros a viajar con bozal.
  • Lugares y espacios públicos. Aquí la ordenanza va dirigida a varios canes: perros potencialmente peligrosos, perros que manifiesten un carácter marcadamente agresivo y perros que reúnan la mayoría de las características descritas en el Real Decreto 287/2002. El bozal será obligatorio en todos ellos cada vez que salgan a la calle. ¿El objetivo? Evitar hipotéticos daños a cualquier persona que no tenga nada que ver con el can.

A todas estas normativas habría que añadirle las diversas leyes autonómicas y ordenanzas municipales que podrían imponer de forma obligatoria el bozal. ¡Consulta esta área legislativa en los boletines oficiales!

Rottweiler jadeando.

¿Mi perro necesita bozal? Cómo averiguarlo

En este apartado deberemos centrarnos en varios aspectos. En primer lugar, tenemos que saber si la raza de mi perro está dentro de la categoría de “perros potencialmente peligrosos”. En este sentido, la legislación señala que las razas que pertenecen a esta categoría son: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu. Queda claro que estos canes deben llevar bozal en las circunstancias dichas en el apartado anterior.

Otro aspecto destacado es aquel que tiene que ver con la agresividad de aquel perro que no es considerado raza potencialmente peligrosa. Es raro que un can muerda a alguien si antes no ha demostrado un carácter brusco delante de su dueño. Por ello, si consideras que tu fiel compañero tiene un temperamento un tanto radical hacia los demás perros y humanos, lo más recomendable es siempre emplear el bozal. ¡Solo de esta forma evitaremos disgustos innecesarios!

Tipos de bozales para perros que existen

La decisión que debes tomar es importante. No todos los bozales funcionan de la misma forma ni son beneficiosos para el can. Dependiendo del tipo que escojamos, nuestro fiel compañero nos estará más o menos agradecido. Lo que no cambia es que este utensilio debe estar adaptado al tamaño del perro y debe quedar ajustado. Por todo ello, te interesa leer atentamente los tipos de bozales para perros que existen y conocer sus efectos:

– Bozales de cesta

Hablamos del tipo de bozal tradicional y conocido por todos. Los bozales de cesta son los más recomendados y los más empleados por los dueños. ¿Por qué? Porque es considerado el más útil y practico.

La cesta, conformada por rejillas, deja una amplitud considerable dentro de la misma, factor que permite una mayor comodidad del can. Además, el perro es capaz de jadear con una facilidad destacada, algo que no permiten otros bozales. Siempre y cuando los materiales del bozal se adapten bien al hocico del can y no le hagan rozaduras, esta tipología es la más recomendable.

Perro policía con bozal de cesta.

– Bozales de tela, nylon o tubo

Los bozales de tela, nylon o cuero evitan completamente cualquier ladrido o mordisco del perro, ya que la boca del can queda completamente cerrada. No obstante, esto no se puede tomar como una ventaja indiscutible para nuestro perro. El jadeo también desaparece empleando este bozal, algo que perjudica gravemente a nuestro fiel compañero.

¿Es importante que un can jadee? Sí, ya que a través del jadeo, el animal enfría y refresca su organismo. Teniendo esto en cuenta, cabe señalar que taparle la boca por completo va en contra de su salud. Entonces, ¿cuándo es recomendable utilizar este tipo de bozal? Solo en periodos cortos en los cuales el animal no vaya a realizar ningún esfuerzo físico.

Labrador con bozal de tela o nylon.

– Correas-bozales antitirones

A decir verdad, esta modalidad no debería aparecer en este artículo. Estas cintas que van enlazadas al hocico del animal no se consideran bozales, sino correas. Son utensilios empleados para cambiar el comportamiento del can. Con ellas, el perro aprende a no tirar de la correa.

A efectos legales, esta correa no puede sustituir a ninguno de los bozales nombrados anteriormente. Por este motivo, si tu perro es PPP y está obligado a llevar bozal, esta correa no podrá hacer de sustituta del mismo.

Golden retriever correa-bozal antitirones.

Teniendo en cuenta lo que hemos comentado en este punto, te recomendamos que elijas el bozal que más te convenza y que más se adapte a las características de tu perro.

¿Cómo poner bien un bozal de perro?

Los canes no quieren oír nada relacionado con este asunto. Para ellos, el bozal es un enemigo y un incordio. No pueden olisquear cómodamente todo lo que se encuentran a su paso, no son capaces de alcanzar con la lengua los restos de comida que se encuentran por cualquier rincón, etc. Conocer los trucos para poner correctamente el bozal a nuestro perro nos va a ser muy útil para que esta mentalidad de nuestro fiel compañero cambie.

El mejor consejo que te podemos dar desde Mascota y Salud es que familiarices a tu perro con este objeto desde que es un cachorro. Cuando el can tiene pocos meses y años, es más sencillo acostumbrarle a llevar bozal.

Independientemente de la época de su vida en la que le pongas este utensilio, la reacción de nuestro fiel compañero va a ser la misma. Se lo va a intentar quitar. No obstante, una vez puesto el bozal, algo muy recomendable es desviar la atención del can. De esta forma, se olvidará de que lo lleva encima.

Por último, es aconsejable que el tiempo en el que lleva puesto el bozal para perros se vaya prolongando paulatinamente. No es recomendable que las primeras veces que lo lleve, el perro se pase varias horas con él. Esto solo hará que coja más rabia al bozal y que cada vez sea más difícil ponérselo.

¿Cómo elegir bien el bozal para mi perro?
5 (100%) 1 vote[s]

Artículos Relacionados

% Comentarios (3)

yo le pondria bozal a todos los perros, por que todos pueden morder en cualquier momento, inclusive los pequeños son mas propensos a morder que los potencialmente peligrosos, asi que para mi todos o ninguno

Yo opino que quien debe de llevar un bosal es aquel que sea agresivo y lo necesite , no todos…
Porque a algunos simplemente les moleste que ladren …..
Si no es agresivo y no hace nada solo ladrar no tiene porque llevarlo.

Buenas tardes, a mi perro que es un pomerania, Le ha mordido un Golden retriever que anda suelto por la calle, sin bozal y a la hora que quiere. Mi perro estuvo 4 días en el hospital y a punto de morír, Le pasamos las facturas al vecino y nos lo pagó.
Ahora vuelve a andar suelto por la calle y en las mismas ciscunstancias, se lo hemos dicho y dice que da igual, que ya lo ha asegurado.
Qué puedo hacer? A mí me da miedo pasear a mi perro y yo lo llevo con correa, pero no sé si Le va a volver a atacar.
Gracias

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar