Automedicar a las mascotas: Conoce todos los riesgos

automedicar mascotas

La automedicación es un comportamiento muy extendido entre las personas, pero lo que no sabíamos es que también las mascotas comienzan a sufrir este problema porque hay propietarios que prefieren ahorrarse el coste del veterinario. Pero tenemos que saber que los fármacos mal administrados pueden suponer un riesgo grave.

Los médicos llevan años advirtiendo de los peligros y riesgos que la automedicación puede tener para la salud y el bienestar de nuestro organismo, pero lo que todavía desconocíamos es que a nivel de mascotas también los veterinarios están denunciando el hecho de que cada vez más propietarios deciden «automedicar» a sus animales para ahorrarse el coste de la consulta veterinaria.

En muchos casos se trata de perros y gatos que sufren algún tipo de patología crónica o reincidente y que cuando esto sucede los dueños en vez de buscar de nuevo el consejo del veterinario prefieren retomar el tratamiento que en su momento les aconsejaron los profesionales, sin tener en cuenta la evolución que haya podido experimentar la patología a lo largo del tiempo, ni tampoco las circunstancias físicas que presente el animal en cada momento.

Los veterinarios advierten de que hay medicamentos que contienen antibióticos, principalmente aquellos utilizados para combatir y tratar las infecciones producidas por bacterias, unos fármacos que como sucede con el resto de productos de este tipo tan sólo deben administrarse con control veterinario y con las debidas precauciones.

Los propietarios deben entender que la automedicación de los animales de compañía puede entrañar graves riesgos para nuestras mascotas, dado que son los profesionales los que deben valorar si la patología es de origen bacteriano o está producida por virus u hongos, y en cualquier circunstancia el paso por la clínica veterinaria debe ser obligatorio pensando en el bienestar de nuestra mascota.

Desde un punto de vista farmacológico hay que tener en cuenta que cada animal es un ser único y con un organismo singular que cambia en función de la raza, del peso, de la edad, etc, por lo que no existe un único tratamiento eficaz para todos los pacientes. Solo un profesional capacitado podrá verificar la causa de los síntomas presentados por nuestro perro o gato y tras confirmar un diagnóstico determinar un tratamiento adecuado a sus necesidades específicas.

La administración inapropiada o exagerada a tu mascota de cualquier tipo de fármaco puede derivar en diversos efectos secundarios indeseados, desde provocar vómitos y diarrea hasta una intoxicación, efectos que dependiendo del estado del animal pueden llegar a ser peligrosos para su salud.

Si te ha interesado este artículo, te recomendamos la lectura de IBUPROFENO Y PARACETAMOL PARA PERROS: ¿PUEDEN TOMARLOS?

Automedicar a las mascotas: Conoce todos los riesgos
5 (100%) 2 vote[s]

Artículos Relacionados

% Comentarios (2)

Me parece un artículo muy interesante y que da mucha información que hay gente que no sabe y que va a resultar útil para ayudar a muchos animales. Muchas Gracias!!!

A mi perra ayer no se que le pasó en casa que cuando me di cuenta no se podía poner de pié

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar