6 razones que explican por qué tu perro se muerde las patas

Si somos dueños de un can, no es de extrañar que hayamos visto a nuestro mejor amigo lamer o morder sus patas alguna vez con demasiada insistencia. Presta atención porque puede no ser un comportamiento normal.

perro muerde o lame sus patas

Es cierto que un perro puede tener a veces comportamientos que nos parezcan extraños o inusuales y que eso no signifique que padezca algún problema de salud. Pero lo cierto es que como propietarios debemos estar atentos por si tal comportamiento puede llegar precedido de síntomas o manifestarse como indicio de un problema mayor o una afección para la que convenga actuar con rapidez.

Es posible que en algún momento veamos que nuestro mejor amigo se muerde sus patas y nos preguntemos a qué se debe que lleve a cabo tal conducta y si se trata de una señal o atisbo de una patología más grave que está empezando a padecer el animal. Esto no tiene porqué ser así, y de hecho el motivo que justifique su comportamiento no tiene porqué ser grave, pero ello no quita que prestemos atención y que lo lógico sea que comprobemos qué es lo que le pasa a nuestra mascota y porqué actúa de ese modo.

Repasamos cuáles pueden ser las razones que pueden provocar esta reacción en nuestro can, para que de esta forma sepamos si se trata de algo puntual que no nos debe preocupar, o si en cambio se produce en repetidas ocasiones y debamos emplear algún remedio siempre mediante recomendación de nuestro veterinario.

1. Heridas o lesiones en las almohadillas

En nuestro blog ya hemos profundizado anteriormente en los problemas que pueden sufrir las almohadillas de un perro, una parte sensible en la que pueden aparecer heridas o que pueden agrietarse debido a la sequedad o a algún corte que el animal se haya hecho en cualquier momento. Este tipo de lesiones provocarán que el animal se lama o muerda sus patas a modo de ‘tratamiento’ o cura que pueda aliviarle. Para mantener en el mejor estado posible y libre de heridas las almohadillas de tu perro puedes emplear productos balsámicos o crema específica o champú especial que le hidrate para evitar la sequedad excesiva que le provoque heridas o grietas.

pata de perro y mano

Presta también atención ante la posibilidad de que se haya originado un quiste o bulto en alguna de sus patas, a lo que el animal puede reaccionar de esa forma dado que se trata de un elemento extraño en su cuerpo que ha notado y le moleste. En tal caso, la recomendación no puede ser otra que acudir a un profesional veterinario para que lo examine y determine el procedimiento a seguir.

2. Garrapatas, parásitos o picaduras

También hemos hecho referencia otras veces al peligro de las garrapatas y a su aparición en el interior de las almohadillas, siendo muy incómodo y doloroso para nuestra mascota. En ocasiones, estos y otros parásitos, como pulgas o ácaros, pueden provocar al animal trastornos inmunológicos y dermatológicos, además de otras enfermedades tales como la Anaplasmosis, Babesiosis, la enfermedad de Lyme, parálisis o Hepatozoonosis. Ante la aparición de garrapatas, la primera reacción del animal suele ser morder o lamer sus propias patas para así obtener más alivio. Si es esta la causa que provoca esta reacción en tu mascota, deberás quitar las garrapatas o bien de forma manual o empleando manzanilla, cítricos, vinagre de manzana o aceites naturales. La prevención será fundamental para evitar que estos parásitos acechen a tu mejor amigo peludo.

perro muerde o lame sus patas

3. Sequedad, hongos o alergias

En el interior de las almohadillas de tu perro también pueden generarse hongos o alergias que le causen un picor tan intenso que les obliga a morder o lamer sus patas para reducirlo. Podrás comprobar si se trata de este tipo afección si, por ejemplo, las almohadillas se encuentran irritadas o enrojecidas, y además muestran gran sensibilidad si las tocamos. En ese caso, debes plantearte que tu perro puede estar sufriendo una infección bacteriana en sus patas que le obliga a morderlas o lamerlas para calmar la reacción de la misma en su piel. También puede tratarse de una reacción alérgica. En cuanto detectes la posibilidad de que pueda tratarse de esto, debes acudir al veterinario para que examine al animal y te confirme tanto el diagnóstico como el tratamiento a seguir.

La dermatitis en perros puede producirse como consecuencia de alergias que se manifiestan en sus patas, ya sea por haber ingerido algún alimento o comida que no debía tomar, los factores medioambientales, los cambios estacionales o mediante el contacto con plantas o hierbas que provoquen en el animal esa reacción o intolerancia.

4. Tu perro sufre ansiedad o depresión

El estrés o la ansiedad también pueden provocar que tu perro se muerda o se lama las patas en exceso. Se trata de una reacción, la del lamido prolongado, que se desarrolla en los perros como síntoma de ansiedad o incluso aburrimiento que en los casos de mayor gravedad, puede llevar al animal a autolesionarse o infligirse graves heridas aunque sea de manera inconsciente. Y de igual forma si el animal se encuentra deprimido.

muerde sus patas

Ante esta situación, debemos hacer lo posible para lograr que el animal modifique esa actitud, para lo que podemos recurrir a cambios en sus hábitos, incrementando la actividad física para evitar el aburrimiento y estimularle quemando energía y ofreciéndole más entretenimiento y menos ratos de soledad o apatía. De esa forma podremos calmarle la ansiedad y revertir la situación de estrés que puede ser de lo más perjudicial para su salud.

5. Objetos clavados o uñas rotas

Si tu perro se muerde sus patas es posible que también sea porque durante el paseo o el rato de salida se le haya clavado algún objeto o pincho o se le haya introducido en sus almohadillas alguna piedra o material pegajoso que le esté molestando. El animal intentará quitarse lo que sea que tenga en sus patas mediante la mordida o lamiendo sus almohadillas, y si te has percatado de ello puedes echarle una mano tú mismo y ayudarte de alguna pinza o utensilio que te permita sacar aquello que le esté incordiando a tu mascota. Y una vez quitado, si compruebas que el animal sufre alguna herida, puedes emplear alcohol para desinfectarla.

daños en patas de perro

También puede que aquello que molesta al animal sea que una de sus uñas se haya roto, algo que puede resultarle incluso doloroso. Recuerda que a la hora de convivir con una mascota, conviene saber cómo cortar las uñas de tu mejor amigo peludo sin hacerle daño, siendo este además uno de los principales consejos para que las patas de tu perro se mantengan sanas. Así evitarás que pueda romperse con facilidad y evitarás que pueda pasarlo mal por ello.

6. Exceso de humedad

Tras el baño, las patas de tu perro pueden quedar demasiado húmedas si no las secamos correctamente. Y a su vez, la humedad debilita las patas ante posibles microorganismos que pueden crecer y provocar molestia y dolor. Recuerda que la piel de estos animales es sensible y eso provocará el lamido constante e insistente de tu can si se encuentra molesto o incómodo. Por eso, una vez que bañes a tu mejor amigo, procura secar bien sus patas, uñas y almohadillas para evitar que puedan humedecerse demasiado.

Comentarios (3)

liliana

excelente datos.

Yolanda Saez arce

Muchas gracias por tan valiosa información y poder así cuidar, con más conocimiento, a nuestras mascotas

Monica

Muy valiosa la informacion, de echo eso le esta pasando y no sabia que podia ser, muchisimas gracias.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar