¿Por qué mi perro me lame y qué pasa si lo hace?

A menudo, o bien hemos sido testigos del cariño incondicional que los perros muestran a sus dueños, o bien hemos tenido la suerte como propietarios de recibir de nuestra mascota el amor y fidelidad que tanto le caracterizan. Un afecto que estos animales nos ofrecen en ocasiones a través de lamidos en zonas de nuestro cuerpo como las manos o la cara.

Al lamido de los perros, un gesto común en estas mascotas y que también realizan consigo mismo en ciertos casos, a veces no se le otorga la importancia que merece. Por ello, es igual de recomendable conocer tanto su significado como las consecuencias que supone para nuestra salud y la de nuestro mejor amigo peludo.

¿CUÁNDO UN PERRO LAME?

Ya sea un gesto habitual que forma parte de su comportamiento o una muestra de afecto hacia sus compañeros humanos, lo cierto es que parece que existe cierto debate sobre los motivos de los lamidos de un can, o sobre cuál es el significado de que nuestro perro nos lama. Y lo cierto es que nos encontramos ante varias causas que despertarían esta tendencia canina habitual en su conducta.

Si bien estamos de acuerdo en que el olfato es uno de sus sentidos más reforzados, sucede también lo mismo con el gusto, por lo que estos animales lamen en muchas ocasiones a aquellas personas u objetos para simplemente conocer cómo saben y que ésto sirva como especie de presentación ante quién tienen delante. Y lo mismo sucede entre canes que acaban de conocerse, cuando es muy habitual que se lamen el hocico para saber si hay alimento cerca. Si tu perro te lame con asiduidad, un motivo de ello puede ser que le encante el sabor que desprende tu piel, o bien por alguna crema que utilices. Si también lo hace en repetidas ocasiones con otros objetos, debes prestar atención y considerar que podría padecer ansiedad, siendo lo más recomendable en estos casos consultar a un veterinario especialista.

La fidelidad que nos puede mostrar un perro puede llegar a tal punto que sus lamidos en nuestros pies cuando se tumba pueden significar su manera de mostrarnos su máximo respeto hacia nuestra persona como su propietario y mejor amigo. Cuando vuelvas a casa y le saludes con una caricia, si el can te devuelve el gesto lamiéndote la mano, será señal del amor que te procesa y de lo feliz que está de que hayas vuelto a casa.

¿POR QUÉ MI PERRO ME LAME LAS OREJAS?

Los perros lamen mucho y no sólo a nosotros. También lo hacen con sus colegas caninos como medio para comunicarse y sentir. A través de sus lamidos, además de otros gestos o movimientos, llevan a cabo actos comunicativos para transmitir algún tipo de mensaje.

Un método muy habitual entre perros es el de lamerse las orejas como acto de respeto relacionado con la higiene y el aseo, ya que los perros no pueden limpiarse sus propias orejas con su lengua. Pues lo mismo sucede con sus humanos más cercanos, para mostrar confianza y afecto y de paso, reunir información sobre nosotros y familiarizarse con nuestros fluidos y el olor que desprendemos. Que nuestro perro nos lame las orejas también puede ser motivo de que desea algo de nosotros y nos lo quiere hacer saber, como comidasalir a pasear o que juguemos con él.

QUÉ PASA SI MI PERRO ME LAME LA CARA

De entre los lamidos de los perros, quizás el que realizan sobre nuestra cara sea en el que más debemos prestar nuestra atención, al igual que cuando realizan el mismo gesto en nuestras orejas. Ni nosotros mismos nos ponemos de acuerdo, y mientras que algunos se dejan lamer la cara por su mascota, otras personas lo ven como algo negativo para nuestra salud. El debate entre propietarios está servido y lo cierto es que siempre ha existido una doble opinión respecto al tema. Pero la realidad es que, por mucho afecto que nos demuestre nuestra mascota y por muy emotivo que pueda resultar el gesto, éste no es conveniente ni para nosotros ni para nuestros peludos, según indican los expertos en el campo.

Si bien muchos de ellos consideran que la convivencia con una mascota nos puede aportar beneficios para nuestra salud por muchos aspectos, el hecho de que nos lamen la cara u otras partes del cuerpo como las orejas o la nariz no se encuentra entre ellos. La explicación es simple. El hocico y la saliva del can están en contacto con toda la suciedad, virus y bacterias que se pueda encontrar en la calle, y ésto a su vez puede transmitirse y llegar a nosotros a través del contacto de su lengua con nuestra cara, nariz u orejas.

La consecuencias negativas de que nuestro perro nos lama la cara no impiden que podamos convivir con nuestra mascota, aunque sí debemos implantar en ella unas normas de higiene necesarias para evitar posibles enfermedades. Y lo mismo sucede cuando somos nosotros los que damos besos a nuestro perro.

Además de mantener como norma que no nos lama la cara, de igual forma debemos respetar una serie de hábitos higiénicos a la hora de convivir con el animal, como llevar a cabo las desparasitaciones en los períodos de tiempo que deben hacerse, además de tener sus vacunas en regla, lavarse bien las manos con jabón tras mantener contacto con el can, o evitar también que entre en contacto con la basura o las heces que pueda encontrar en la calle.

¿POR QUÉ LOS PERROS SE LAMEN LAS PATAS?

Además de a nosotros y a otros perros, los canes también pueden tener tendencia a lamerse partes de su propio cuerpo, como por ejemplo sus patas, ya sea por motivos higiénicos o como remedio curativo para algún rasguño que les esté molestando. Ante este tipo de reacción de nuestro compañero peludo, lo más aconsejable es que no nos quedemos con la duda y acudamos a nuestro veterinario para mayor tranquilidad y seguridad.

Las heridas en las almohadillas, algún cortequemadura o fractura pueden ser algunas de los causas de que nuestro perro se lame las patas.  La aparición de garrapatas o alguna reacción o enfermedad de tipo alérgico en la piel también pueden desencadenar este gesto, que incluso puede derivar a mordiscos en las patas si se trata de una enfermedad de piel alérgica (ya sea a alimentos o a alguna otra infección, causada por ejemplo por hongos). Incluso ellos pueden ocasionarse a sí mismos rasguños si se lamen y muerden sus patas con insistencia, ante el gusto y placer que les supone.

Como señalamos, en el caso de que ésta conducta persista en el can y sea visible un sangrado, enrojecimiento o hinchazón, debemos consultar con un profesional lo antes posible, puesto que podemos estar un problema de mayor gravedad.

¿POR QUÉ LOS PERROS LAMEN EL SUELO?

Y además de lamernos a nosotros, a otros perros y a ellos mismos, los canes también pueden adquirir una tendencia a lamer el suelo por el que se desplazan o las alfombras que tengamos colocadas en el mismo. Esta conducta bien puede deberse en primera instancia al carácter curioso que caracteriza a este animal, y a la capacidad para reforzar sus sentidos que le proporciona este gesto. Pero ello también puede deberse a algún tipo de trastorno o afección que requiere nuestra atención y la de un especialista.

Problemas en el estómago, cólicos o dolor abdominal pueden provocar que nuestro perro comience a lamer el suelo de nuestro piso en búsqueda de alivio para sus molestias. El estrés o la ansiedad también pueden provocar la aparición de esta dinámica. Antes de tomar decisiones arriesgadas, lo más razonable será consultar a un veterinario y nunca decantarnos nosotros mismos por algún medicamento. Si ha sido consecuencia de la acumulación de ansiedad y la solución está en nosotros, podemos optar por sacarle a pasear el tiempo que necesite y evitar que pueda estar encerrado en casa demasiadas horas y le afecte la soledad, y en definitiva intentar convivir y pasar más tiempo con él.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar