Consejos para evitar que tu perro ladre

La mayoría de los ladridos de nuestros perros responden a algún tipo de situación que ellos advierten como problemática. Al ser animales sociales buscan mediante el ladrido reunir o proteger a su manada, lo que en entornos de ciudad puede suponer un conflicto con los vecinos. Si quieres que tu perro reduzca su número de ladridos a continuación te aportamos algunos consejos que pueden servirte de ayuda.

perro ladra

Son muchas las ocasiones en las que nuestros perros comienzan a ladrar sin motivo aparente generando en los dueños sensaciones adversas como ansiedad o confusión. Y es que los ladridos se pueden convertir en una fuente de conflictos entre familia y vecinos, en especial cuando se produce en horario nocturno. Para solucionar estos problemas de conducta debemos, en primer lugar, conocer el motivo.

Una vez detectado el origen del problema podremos iniciar el proceso de corrección que requerirá de diferentes técnicas en función de su punto de partida. Cabe destacar que la mayoría de los problemas que provocan ladridos de nuestros perros están causados por los siguientes factores:

Ansiedad por separación

La ansiedad por separación es una de las causas más habituales por las que un perro ladra. Los cánidos son animales de grupo, por lo que al quedarse solos buscan reunir a su manada mediante señales acústicas. La situación para él es tensa y, por ello, estos ladridos pueden ir acompañados de destrozos en casa o situaciones de euforia. La dependencia hacia el dueño suele estar detrás de estos problemas, de manera que si queremos solucionarlo debemos dar más independencia a nuestra mascota.

Si eliminamos despedidas y recibimientos haremos comprender al perro de que las salidas y llegadas no son un acontecimiento importante. Para aliviar su frustración es recomendable dejar algún juguete o alimento que les guste especialmente. Además, es bueno realizar entradas y salidas de casa ampliando el tiempo que permanecemos fuera para hacer ver al perro que sus dueños van a volver.

Aburrimiento o exceso de energía

Es frecuente en ciertas razas, especialmente perros cazadores o pastores, tenga una energía increíble. Estos animales están acostumbrados a desarrollar un esfuerzo físico importante, por lo que al estar encerrados en pisos y casas no liberan suficiente tensión. Los paseos para estos animales son imprescindibles ya que les permitirá gastar la energía acumulada, socializar con otros perros y, además, reconocer su entorno.

La solución para los ladridos por esta causa es relativamente sencilla y consiste en aumentar el tiempo de paseo para asegurarnos que hace suficiente ejercicio físico. Pero también hay que estimularles mentalmente, por ejemplo, con ejercicios de rastreo para que busquen comida escondida o enseñándoles trucos. El objetivo es mantener su cerebro ocupado y con un objetivo.

Defensa del territorio

Los perros son animales territoriales y cuando algún extraño se acerca a lo que consideran su casa ladran para indicar que no se acerquen más. Es una conducta natural muy difícil de eliminar aunque se les puede acostumbrar o desensibilizar frente a los ruidos más frecuentes como el timbre, el ascensor o el paso de los vecinos por la escalera o la calle para evitar ladridos molestos durante la noche.

Otras causas

Un perro también puede ladrar por miedo, inseguridad, problemas de conducta o incluso dolor. Por ello cuando observamos este comportamiento y no podemos asociarlo a una causa clara lo mejor es contactar con un etólogo profesional para que valore nuestro caso concreto y pueda ayudarnos a nosotros y a nuestro amigo canino.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar