Consejos para actuar ante una picadura de medusa en perros

Ir a la playa con tu perro es un plan magnífico que también conlleva riesgos para la salud de tu mejor amigo. Nos toca hablar de uno de los mismos que además es también temido por los humanos: la posible presencia de medusas en la costa y sus picaduras que nos causan un dolor que puede llegar a ser muy notable en el momento del ataque. Repasamos cómo actuar ante una picadura de medusa en un perro y cómo prevenir este tipo de infección.

picadura de medusa en perros

El peligro que suponen las plagas de medusas es una de las pocas cuestiones que pueden amargarnos un día veraniego de playa. Se trata de una preocupación persistente verano tras verano cuando nos acercamos a las playas, y que en cualquier momento del baño o del paseo puede ponerle fin al disfrute de un día de descanso o vacaciones merecidas que tanto llevábamos esperando. Por eso, siempre debes tener en cuenta esta y otras amenazas a las que tu perro se enfrenta cada verano y a las que debemos estar atentos.

picadura de medusa

La sensación de evitar pisar una medusa que no veamos la tenemos con nosotros prácticamente todo el tiempo e intentamos ser precavidos y estar atentos para esquivarlas, pero si vamos en compañía de nuestro perro la atención debe ser doble. Su curiosidad e inocencia puede jugarles una mala pasada en cualquiera de las playas para perros a las que podemos acudir en España, sobre todo en aquellas calas más salvajes en las que no se controlan del todo las plagas. Por lo que para disfrutar de una jornada segura con perro en la playa se requiere prevención ante estos organismos marinos que pueden estar presentes en la orilla. Pero si no podemos evitar el ataque de estos hacia nuestra mascota, debemos saber cómo actuar de inmediato para controlar la inflamación y el veneno. Acudir al veterinario será obligatorio si detectas algunos de los síntomas o dolencias más destacadas en alguna zona de su cuerpo que veremos a continuación.

Síntomas y posibles zonas afectadas

Si bien los perros cuentan con mayor protección que nosotros, la que le ofrece tanto su pelaje como las almohadillas de sus patas, bastante duras y resistentes, pero otras zonas son más sensibles a posibles picaduras como la nariz o trufa, la cavidad oral, el abdomen, la región inguinal o en las orejas de forma interna. Las consecuencias inmediatas de esta será dolor y muestras de cansancio excesivo, debilidad o nerviosismo. También podríamos notar que tiene dificultades a la hora de respirar y puede llegar incluso a llorar por la sensación tan molesta que le produce el dolor de la picadura. La zona en la que se ha producido la misma podremos localizar heridas cutáneas, un enrojecimiento de la piel o eritema, o bien un edema o hinchazón que causa la acumulación de líquido en los tejidos del cuerpo. También notaremos que el animal sentirá picor o prurito extremos, y podremos observar protuberancias o pápulas en la piel. En los peores casos, podrían manifestarse calambres musculares, agitación, náuseas y hasta producirse un síncope.

síntomas de picadura de medusa

Una vez identificados estos síntomas debemos ponernos en marcha y acudir a nuestra clínica veterinaria para que sea examinado por un profesional. Ten en cuenta que el veneno de la medusa podrá afectar a nuestro can en mayor o menor medida dependiendo de sus condiciones físicas, de las características de su raza y de su estado de salud y cómo se encuentre este en tales momentos. También puede ser más o menos preocupante según factores como el grosor de su piel o el tipo de medusa por la que ha sido afectado.

Cómo se producen las picaduras de medusas

Las células o nematocistos que poseen estos organismos marinos contienen una cantidad destacada de veneno que inyectan mediante un aguijón que hace las funciones de un dardo disparador denominado nidocilio. Este se activa al entrar en contacto con la piel del receptor, momento en el que produce una descarga eléctrica y se disparan las células que incluyen el veneno. Un proceso que además se produce de manera veloz y en apenas unos microsegundos, por lo que conviene reaccionar rápido en cuanto notemos que el animal o nosotros mismos hemos sido afectados por el mismo.

plaga de medusas

No son pocas las zonas de costa en las que abundan estos organismos marinos, que incluso pueden aparecer en forma de plagas debido a la pesca de aquellas especies que son las que las ingieren, por lo que ello facilita que terminen llegando a la orilla de muchas playas, y que se mantengan en las mismas si no se recogen, como sucede en las calas que se encuentran más salvajes.

Cómo prevenir la picadura de una medusa

  1. Inspecciona la zona costera, la orilla y la parte de la playa en la que te vas a situar con tu perro para comprobar si se encuentra libre de medusas que puedan acecharnos.
  2. Mantén especial atención a tu perro cuando escarbe o juegue en la arena. Podría dar con medusas que se encuentran enterradas y al establecer contacto con las mismas, igualmente la picadura es inevitable. Evita sobre todo que juegue con el hocico o que se lleve algo de la tierra a la boca.
  3. Si vas a dar paseos con tu perro, no pierdas de vista por donde pisáis ambos, sobre todo si el recorrido es por la orilla sin importar si la marea está alta o baja. El agua del mar puede ‘camuflar’ a medusas que se encuentran en la tierra mojada y que no veamos.
  4. Puedes utilizar unos ‘calcetines’ o zapatos especiales para perros que ofrezcan mayor protección si compruebas que en la playa en la que te encuentras con tu perro existe demasiado riesgo.
prevenir picadura de medusa en perros

Pasos para actuar ante una picadura de medusa en perros

  1. Tanto si eres tú como tu perro el afectado por la picadura, lo primero que debemos controlar es nuestros propios nervios. Ten en cuenta que el animal no tiene esa capacidad y puede alterarse más de lo debido si le ha picado una medusa y siente un dolor punzante muy incómodo. Mantén la calma para que tu mascota se tranquilice poco a poco y así evitemos que se altere demasiado.
  2. Debes procurar que tu perro no se lama la zona de su cuerpo en la que se encuentra la picadura de la medusa, puesto que ello puede provocar que la infección o el veneno se extiendan a otras partes. Recordemos que los canes utilizan su lamido a modo de tratamiento en aquellas zonas de su cuerpo que contraigan alguna infección.
  3. Aplica hielo envuelto en una toalla a la hinchazón o inflamación que haya provocado la picadura durante al menos 15 o 20 minutos. Con ello podremos anestesiar el dolor y calmará los nervios del animal.
  4. Una vez que el perro se encuentre más calmado, debemos revisar la zona de la herida para comprobar si tras la picadura quedaron restos o tentáculos de la medusa en su piel o pelaje. En el caso de encontrar alguno, debes quitarlos con guantes y pinzas. Emplea sin frotar agua salada (nunca dulce) una vez hagas este proceso y raspa la zona con algún objeto que fino que no le suponga más daño (por ejemplo, una tarjeta de crédito).
  5. Si vemos que la evolución es favorable, de vuelta de la playa extiende vinagre en la herida para así lavarla durante 10 o 15 minutos. Si bien esto no disminuye el dolor, sí mantendrá inactivas las descargas de veneno de las células o nematocistos que han sido inyectadas las toxinas con la picadura.
  6. Finalmente, debes secar la parte afectada y aplicar una pomada analgésica que pondrá fin poco a poco a la infección y controlará el veneno hasta que no quede rastro de él. Pero para completar el proceso lo más factible es consultar con el veterinario para que compruebe que no existe mayor riesgo y, de paso, te confirme cuál es la mejor pomada para emplear según el estado de la picadura.
  7. Si el procedimiento se lleva a cabo de forma correcta, lo habitual es que los síntomas desaparezcan en unos días. Pero si ocurren complicaciones secundarias o infecciones, debemos actuar de nuevo, por lo que conviene vigilar la zona afectada y comunicar al veterinario cualquier cambio que apreciemos, ya sea físico, emocional o en su comportamiento.
pasos para actuar ante picadura de medusa

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar