Transfusión de sangre en perros: ¿Qué es? ¿Cómo y dónde se hace?

Te contamos todo sobre la transfusión de sangre en perros y gatos. Un procedimiento médico habitual en pacientes humanos y que también puede llevarse a cabo en animales de compañía para que el organismo de la mascota reciba el reemplazo de sangre que necesita para superar un problema de salud.

En medicina es bastante común hablar de transfusiones de sangre. Un procedimiento médico de rutina que permite al paciente recibir sangre donada como reemplazo para compensar la cantidad perdida a causa de una intervención o lesión. La transfusión sanguínea también se emplea ante la aparición de enfermedades que impiden la producción de sangre en el cuerpo o altera algunos componentes sanguíneos. Además, suele realizarse sin complicaciones o en caso de surgir suelen ser leves.

La pérdida importante de cantidad de sangre, una cirugía o diferentes patologías suelen ser los principales motivos para optar por una transfusión sanguínea en mascotas. Estos productos se administran por vía intravenosa con sangre de ejemplares sanos que ha sido donada sin ningún coste a cambio. Y siempre supervisando muy de cerca al animal receptor antes, durante y una vez se complete el procedimiento. El esquema de transfusión específico servirá, en este caso, para comprobar temperatura, frecuencia cardiacas y respiratoria y el color de la mucosa.

Aunque pueda sonarle extraño a algún que otro propietario, las transfusiones sanguíneas también pueden realizarse en animales de compañía como perros y gatos. En medicina veterinaria son muchas las ocasiones en las que resulta igualmente necesario este procedimiento, con importantes beneficios terapéuticos que incluso han provocado un incremento en la demanda de transfusiones. Pero, al igual que sucede con la mayoría de técnicas curativas, también conlleva ciertos riesgos que conviene conocer para que se administren correctamente.

Repasamos todo lo que acontece a la transfusión de sangre en perros y gatos y resolvemos todas las dudas que pueda generar el procedimiento en cuanto a duración, precios, cómo se realiza y cuáles son los hospitales con banco de sangre animal

¿Qué es la transfusión sanguínea en veterinaria?

Como sucede con las personas, la sangre de cada animal de compañía es diferente y existen diferentes grupos sanguíneos que, eso sí, mantienen una gran compatibilidad entre sí. Esta es una cuestión tan básica como fundamental a la hora de realizar transfusiones para evitar la aparición de reacciones adversas que puedan comprometer la vida del animal.

transfusión de sangre en perro

La sangre de los perros y gatos, como decimos, cuenta con características similares a la de los humanos, con la diferencia de que los grupos sanguíneos de estos animales son más numerosos. Siendo ésta a la vez la principal limitación a la hora de llevar a cabo transfusiones sanguíneas.

Mientras que en gatos únicamente se reconoce un grupo sanguíneo con tres fenotipos (A, B y AB), en los perros se contabilizan hasta doce grupos de sangre, de los cuales el que posee la actividad antigénica más importante es el grupo A. Con tres antígenos muy similares (Aa1, Aa2 y Aa3), el más antigénico es el Aa1. Los perros que son Aa1 negativos son los considerados como donantes universales.

La transfusión sanguínea en veterinaria es, en definitiva, un tratamiento que se suele llevar a cabo de urgencia para ayudar a la recuperación de los animales afectados por alguna lesión o patología. En ocasiones resulta vital su empleo para salvar la vida de la mascota. Es necesario que la sangre sea donada por un animal de la misma especie.

La transfusión se empleará para mantener la capacidad de transporte de oxígeno a través de la sangre en patologías como anemias, alteraciones hemodinámicas tras traumatismos fuertes, hemorragias internas, cirugías, neoplasias, etc.

¿Cuánto dura una transfusión de sangre en perros?

El procedimiento de sacar sangre para una transfusión en perros tiene una duración de entorno a 10 o 15 minutos, siendo en los perros necesaria la extracción de 450 mililitros de sangre y de 50 en los gatos. Es imprescindible que la mascota cuente con todas las vacunas al día, se encuentre sana, desparasitada y en su peso ideal para que pueda ser elegida como donante.

cuánto dura una transfusión de sangre

¿Cuánto cuesta una transfusión de sangre en un perro?

A la hora de hacer una transfusión de sangre en perros, el precio del procedimiento puede variar dependiendo de los servicios veterinarios que se tengan contratados. Acudir a una clínica privada supondrá un coste elevado para la práctica de cualquier intervención que necesite un perro o gato. Para optar a tarifas reducidas y más accesibles es fundamental contar con servicios veterinarios o los llamados seguros de salud para mascotas. Es el caso de Mascota y Salud, que ofrece el servicio de transfusión de sangre (sin incluir las bolsas) a un precio de 67,76 euros para todos aquellos asegurados que hayan contratado la asistencia veterinaria, por sólo 19 euros al año y con acceso a la red de clínicas concertadas más amplia de España.

¿Cómo se hace una transfusión sanguínea en perros?

A a la hora de llevar a cabo una transfusión de sangre en mascotas, antes de nada es imprescindible determinar los grupos sanguíneos tanto del donante como del receptor.

En perros el proceso resulta más complejo y, por ello, se suele recurrir a una prueba de cruzamiento de sangres para comprobar si los eritrocitos transfundidos no van a recibir un ataque por el sistema inmune del receptor, produciendo lisis o aglutinación de los eritrocitos transfundidos. Además de probar si la sangre transfundida va a reaccionar frente a la del receptor.

cómo se hace una transfusión de sangre en perros

En gatos, en cambio, se trata de un procedimiento más sencillo por el reducido número de grupos sanguíneos. La reacción en los cruzamientos indicaría que un individuo es A y el otro B, siendo la transfusión incompatible en ese caso. Por contra, la ausencia de reacción significaría que se puede transfundir sangre de manera completa.

Se prepara de manera aséptica la zona yugular colocando al animal en posición decúbito lateral o esternal y con el cuello en extensión. La sangre se recoge mediante jeringuillas, sin sujeción química o con sedación ligera dependiendo del carácter del animal y cumpliendo siempre la proporción de 9 ml de sangre por 1 ml de citrato 3,8%. En los felinos el sistema de recogida es abierto, al contrario que en los perros, que se produce de forma cerrada y a través de bolsas comerciales. Esto implica que se debe extremar la asepsia para impedir el almacenamiento de la muestra que pueda aumentar la posibilidad de contaminación y transfundirse en un máximo de 48 horas.

En cuanto al almacenamiento de sangre, las muestras se almacenan refrigeradas (1-6 Cº) o congeladas (-20ºC), siendo lo ideal disponer de neveras y congeladores que sean exclusivos para el banco de sangre y evitar fluctuaciones de temperatura que puedan alterar los componentes de la muestra. Ya con la muestra obtenida, se separa el plasma mediante bolsas dobles para transfundir componentes sanguíneos que puedan ser útiles en determinadas ocasiones.

Es imprescindible evaluar las muestras almacenadas previo paso a su administración para comprobar que las bolsas se encuentren íntegras sin orificios ni desgarros. En caso de que se observen coágulos o alteraciones en el color, esto podría significar que se hubiera producido una contaminación bacteriana o hemolisis.

Tras la inspección se procede al calentamiento de las muestras, evitando que éste sea agresivo que pueda producir una desnaturalización de las proteínas. Una vez sacadas del congelador, se mantienen a temperatura ambiente al menos una hora antes de que se administren. En casos de urgencia, también pueden calentarse mediante el baño en agua caliente hasta los 39ºC, pero ya debe estar a temperatura ambiente antes de ello.

Fórmula para Transfusión de sangre en perros

Una vez que un perro no ha sido expuesto a transfusiones previas, no suele tener aloanticuerpos con la prueba de cruzamiento y la misma es siempre negativa será posible la compatibilidad. Básicamente, cuando la mascota no posea aloanticuerpos naturales contra el sistema de grupo sanguíneo considerado más inmunogénico (A). En ese caso la primera transfusión siempre se considera compatible.

fórmula para transfusión sanguínea en perros y gatos

Tras realizarse esta primera transfusión, aparecerán a los días aloanticuerpos frente a antígenos extraños si existe incompatibilidad en las sangres. Esto provoca una reacción transfusional intensa si se le realiza otra transfusión. Por lo que, aunque se haya completado una primera transfusión sin problemas, será obligatorio realizar una prueba de cruzamiento sanguíneo si han pasado más de cuatro o cinco días desde la primera para evitar reacciones y rechazo de sangre transfundida.

En el caso de los gatos, siempre será necesario realizar transfusiones entre animales del mismo grupo sanguíneo al no existir ningún donante universal.

El volumen de sangre que se debe administrar puede calcularse mediante la fórmula que se indica a continuación:

Hematocrito deseado – Hematocrito actual

——————————————————– x (90 en perros o 60 en gatos)

Hematocrito del donante x peso (kg)

Transfusión de sangre entera en perros

Para la administración de la sangre es necesario emplear filtros sanguíneos para evitar posibles coágulos. En gatos, se transfiere el contenido de las jeringuillas a una bolsa o botella de suero estéril vacía y se conecta a un equipo de transfusión con filtro. Se utiliza una vía intravenosa para administrar la sangre y un catéter periférico que debe ser del mayor calibre posible. La opción más preferible suele ser la del flujo gravitatorio, aunque la vía intraósea también puede considerarse en cachorros ante la buena permeabilidad de hematíes al torrente circulatorio.

Transfusión de sangre en perro entera

El volumen dependerá del peso y estado del paciente, aunque por lo general la cantidad estándar suele ser de 20 ml/kg de sangre entera o 10 ml/kg de concentrado de hematíes que aumentará un 10% el hematocrito. Resulta sumamente complejo restaurar un hematocrito normal mediante transfusiones.

Transfusión de sangre en perros: riesgos

Por otra parte, la velocidad de la administración dependerá de factores del receptor, como el estado cardiovascular. Si éste se encuentra en un estado comprometido, lo ideal será administrar un concentrado de hematíes en lugar de sangre entera.

Como norma se empieza con un ritmo de infusión bajo para controlar los posibles efectos adversos. Si no surgen complicaciones, se irá aumentando paulatinamente el ritmo hasta los 10-15 ml/kg en perros 2,5 en gatos. Dicho ritmo sólo debe incrementarse en casos puntuales, como la aparición de hemorragias activas. La transfusión de los hemoderivados debe completarse en un periodo máximo de 4 horas para la prevención de contaminaciones.

riesgos transfusión de sangre en perro

Las reacciones adversas a las transfusiones sanguíneas en perros y gatos se clasifican en inmunomediadas y no inmunomediadas, siendo posible evitarse la mayoría de ellas si se selecciona de forma adecuada el donante y el producto sanguíneo, aplicando técnicas de administración correctas. Las más peligrosas son las que pertenecen al primer grupo, pudiendo ocasionar signos de shock anafiláctico o hemólisis intravascular aguda por reacción de anticuerpos del receptor contra los eritrocitos del donante.

Los signos aparecen habitualmente una o dos horas después del inicio de la transfusión en forma de temblores, taquicardia, taquipnea, aumento de la temperatura, vómitos, urticaria, etc. En casos extremos, podría aparecer un fallo renal agudo por filtración de hemoglobina libre, siendo menos frecuente en perros y gatos, o incluso una parada cardiorrespiratoria. El tratamiento consistiría, en primer lugar, en suspender la transfusión y fluidoterapia con diferentes componentes.

Fiebre y anorexia son otras reacciones inmunomediadas menos severas y más frecuentes. Por otra parte, las no inmunomediadas suelen producirse como consecuencia de alteraciones de los productos sanguíneos durante su obtención o almacenaje o por administración de volúmenes o de éstos a velocidad excesiva. Esto se manifiesta por la presión venosa central, taquipnea-disnea, tos, congestión de mucosas y auscultación de crepitaciones húmedas en pulmón. El mayor riesgo reside en pacientes con cardiopatías o anemias normovolémicas crónicas y en gatos.

Transfusión de sangre por anemia en perros: efectos secundarios

La hemoglobina es la principal responsable del transporte de oxígeno a los tejidos, por lo que la reducción en su concentración o en el número de glóbulos rojos conlleva una hipoxia tisular que puede tener graves consecuencias para la salud de la mascota.

efectos de una transfusión de sangre en mascotas

El artículo publicado por la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA) Transfusiones sanguíneas en perros y gatos señala que los dos principales mecanismos fisiológicos compensadores de anemias son el aumento del gasto cardiaco y el de los niveles intraeritrocitarios de la enzima, que favorece la cesión de oxígeno a los tejidos.

La causa de la anemia es un factor fundamental para decidir si está indicada una transfusión. Si la anemia es regenerativa y es viable instaurar una terapia específica que sea eficaz a corto plazo, quizá se pueda prescindir de la transfusión. Según dicho estudio, en anemias agudas hipovolémicas no debería permitirse que el Hcto. disminuya por debajo del 25-30% en perros o 20-25% en gatos, mientras que anemias crónicas el paciente suele compensar la anemia sin necesidad de transfusión, hasta Hctos. de 12-15% en perro y 10-12% en gatos.

¿Cuáles son las razas de perros y gatos que pueden donar sangre?

Para encontrar donantes resulta fundamental la voluntariedad de los pacientes y el papel de los auxiliares de recepción. Para donar el animal debe ser adulto y sano, pero sin que haya superado los ocho años de edad y con un peso mínimo de 25 kilos en perros y de 3,5 o 4 en gatos.

razas para transfusión sanguínea

Antes de la extracción, se someten a una exploración clínica y se lleva a cabo un hematocrito que debe ser superior a 30% en gatos y a 40% en perros. Hay que tener presente que nunca deben emplearse como donantes aquellos animales que previamente hayan sido transfundidos por los posibles anticuerpos que se hayan formado.

Si bien la frecuencia de extracción en perros puede ser mensual, algunos expertos sugieren la opción de extraer hasta 22 ml de sangre por kilo de peso cada diez o veinte días, al mismo tiempo que se le debe proporcionar al animal suplementos nutritivos.

Las pruebas analíticas determinarán que los donantes estén libres de enfermedades infecciosas y se seleccionarán en función del tipo de vida del animal y de la localización geográfica, siendo algunos ejemplos las pruebas de leishmaniosis o anaplasmosis.

Hospitales con banco de sangre animal

Para perros y gatos la transfusión de sangre puede significar la diferencia entre salvar su vida o perderla, por lo que son cada vez más la clínicas y los hospitales veterinarios que cuentan con banco de sangre animal para poder llevar a cabo este proceso.

hospitales con banco de sangre animal

Los hemoderivados del Banco de Sangre Animal son enviados de manera directa y rápida a las instalaciones de hospitales y centros veterinarios de todo el país gracias a acuerdos que permiten una respuesta eficaz una vez que se ha decidido realizar una transfusión sanguínea.

Los centros BSA con almacenamiento permanente de hemoderivados son los siguientes:

Hospital Veterinario Animals Cantabria
Hospital Veterinario Cruz de Piedra
Nexo Centre Mèdic Veterinari Castellò
Hospital Clínico Veterinario UNEX
Centro Veterinario La Salle (Salamanca)
Hospital Veterinario Ciudad Real
Hospital Veterinario Parla Sur
ANICURA ALBEA
Hospital Veterinario Madrid Este
Hospital Veterinario Cuatro de Octubre
Hospital Mediterrani Veterinaris
Clínica Veterinaria Mediterránea
Imavet Galicia
Hospital Veterinario Estoril
Hospital Veterinario VETSIA
Hospital Veterinario Ciudad de Lugo
Hospital Veterinario Abeiro
Centro Médico Veterinario Delicias
Hospital Veterinario Puchol
Hospital Veterinario Al Sur
Vetsolidari
URVEMACE
Hospital Veterinario Valdelasfuentes
Ervet Urgencias
Hospital Veterinario Universidad de Murcia
Hospital Veterinari del Mar
Hospital Veterinari Sitges
Hospital Veterinario Buenavista
Hospital Veterinario San Fermín
Urgencias Veterinarias Madrileñas
Hospital Veterinari Garbí
Hospital Veterinario Benipeixcar
Hospital Veterinario de la Universidad Católica de Valencia
Hospital Veterinario Madrid Norte
Hospital Veterinari Glòries
Vetland Vigo
Gattos Centro Clínico Felino
Hospital Veterinario Aitana
Aúna Especialidades Veterinarias
Hospital Veterinario San Vicente
Hospital Veterinari Balmes
HV Canis Mallorca
Hospital Veterinario Guadiamar
Banco de Sangre Animal
HV Nacho Menes
Anicura Hospital Veterinario Valencia Sur
HCV Universidad de Córdoba
Hospital Clínic Veterinari
ARS Veterinaria

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar