Desparasitar a un perro, un escudo frente a las enfermedades

Los perros están expuestos a distintos tipos de parásitos que pueden deteriorar su estado de salud y transmitirse a sus dueños, generando enfermedades y problemas sanitarios que son fácilmente evitables. Para mantener a nuestro perro sano la mejor opción es acercarnos a nuestro veterinario de confianza, que nos ayudará y aconsejará sobre las mejores opciones para desparasitar y mantener la salud de nuestra mascota.

La tenencia de mascotas requiere ciertos cuidados si convive con nuestra familia, siendo especialmente importante la desparasitación de los perros si queremos que gocen de una buena salud. Nuestros animales de compañía necesitan de una serie de tratamientos médicos para mantenerlos adecuadamente y así evitaremos problemas serios de salud tanto en nuestra mascota como en nuestra propia familia (transmisión de posibles zoonosis).

La eliminación de parásitos y la prevención de enfermedades infecciosas es una necesidad en nuestros animales, para ello habrá que acudir de manera periódica al veterinario para asegurarnos del bienestar de nuestra mascota y así estar completamente seguro.

El objetivo principal de desparasitar es la eliminación de una gran variedad de parásitos, los cuales pueden provocar enfermedades y síntomas de gravedad en nuestro animal, pudiendo llegar a poner en riesgo su vida. A los parásitos internos le tenemos que añadir las enfermedades transmitidas por las garrapatas y otros insectos, algunas de ellas letales para nuestra mascota.

Para desparasitar a nuestra mascota de manera correcta debemos consultar a nuestro veterinario y así asegurarnos de que se le administra el tratamiento más adecuado a su raza, peso y edad. Además debemos determinar si deseamos realizar una desparasitación interna o externa, ya que el tratamiento se realizará de manera distinta.

En las parasitosis externas son varios los insectos que tenemos que combatir, como pueden ser pulgas, garrapatas, piojos o ácaros. Los tratamientos a aplicar para su eliminación son variados, abarcando desde la colocación de collares antiparasitarios a la administración de pipetas o comprimidos.

Es importante la aplicación de estos tratamientos ya que pueden afectar a los miembros de nuestra familia, pudiendo desarrollarse reacciones alérgicas a su picadura. Sin embargo, las garrapatas son más peligrosas ya que, además de perforar nuestra piel y chuparnos la sangre, pueden ser transmisoras de infecciones serias como la babesiosis, la ehrlichiosis o el virus del nilo.

Por otro lado, encontramos las parasitosis internas, pudiendo ser debidas a nemátodos (especialmente Toxocara canis y Toxascaris leonina), tenias, gusanos látigo y gusanos con gancho. Estos insectos se introducen en el tracto digestivo del animal alimentándose de los nutrientes ingeridos y provocando en ocasiones una infección que según la intensidad puede provocar en el animal diarreas, vómitos, abdomen hinchado e incluso anemias, especialmente en cachorros, además de tos y neumonías.

Para eliminar los parásitos internos la medida más frecuente es la administración de antiparasitarios internos, normalmente por vía oral y con una periodicidad de tres meses. Mediante la aplicación de este tratamiento conseguiremos que nuestro perro elimine los parásitos digestivos y así podamos disfrutar de una mascota saludable y sana.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar