Qué son las enfermedades congénitas en perros

Las enfermedades congénitas son raras en la naturaleza, ya que aquellos animales que presentan problemas de algún tipo tienden a morir en poco tiempo. Sin embargo, la condición de animal doméstico del perro ha permitido que animales con mutaciones sobrevivan gracias a los cuidados humanos, incorporando enfermedades a las líneas genéticas de ciertas razas que hacen que algunos canes presenten en la actualidad patologías de importancia.

PERROS CON ENFERMEDADES CONGÉNITAS

Existen datos de que el perro se domesticó durante el paleolítico, hace aproximadamente 30.000 años, y durante gran parte de este proceso evolutivo los animales se reprodujeron sin influencia del ser humano, manteniendo las características de los lobos de los que originariamente proceden todos los perros.

Estas características morfológicas estaban diseñadas para sobrevivir, permitiéndoles cazar, defenderse, soportar el clima, y en definitiva mantenerse vivos en el entorno en el que habían evolucionado.

La salud de estos animales era fuerte, ya que existía una selección natural donde aquellos individuos más débiles o que desarrollaban ciertas enfermedades morían. Poco a poco y debido a mutaciones naturales los perros comenzaron a desarrollar distintos aspectos, apareciendo entonces ejemplares de distinto tamaño y con distinto largo y color del pelaje.

Aunque inicialmente la función del perro era la de la caza, poco a poco el ser humano vio que podría serle de gran ayuda en otras tareas como el pastoreo, la guarda, el rastreo o la compañía. Esto hizo que, según su morfología, carácter y aptitudes, algunos ejemplares fueran más eficientes en unas tareas y más torpes en otras.

Además, el ser humano vio que podía escoger a los ejemplares que más le interesaban y reproducirlos, obteniendo con ello cachorros similares a sus padres. Rápidamente detectaron que ciertas características físicas, como tamaño o color se transmitían a sus hijos, pero también lo hacían el olfato, la velocidad o la inteligencia. De esta forma comenzaron a cruzar animales hasta llegar a las más de trescientas razas caninas reconocidas a día de hoy.

El origen de las enfermedades congénitas

Por desgracia esta selección artificial trajo consigo las enfermedades congénitas. Estas patologías surgen por una mutación del ADN y por tanto son hereditarias.

En este sentido algunas enfermedades congénitas son dominantes, se desarrollan en cualquier animal que tenga la mutación, mientras que otras son recesivas, lo que provoca que haya animales enfermos con signos externos y otros que tan sólo son portadores y no desarrollan síntomas, aunque si transmiten la enfermedad a sus cachorros.

La mayoría de mutaciones son naturales, dándose de forma casual sin que se llegue a identificar una causa única. En las especies salvajes las enfermedades congénitas graves no suelen estar muy extendidas, ya que en el medio natural los animales no tienen la capacidad de sobrevivir. En el caso de animales domésticos con atención veterinaria y alimento si que pueden sobrevivir.

¿Cómo se extendieron y cuáles existen?

A pesar de su origen natural la diseminación de las enfermedades congénitas tiene un carácter artificial. Durante la creación de las razas caninas de compañía los criadores buscaban fijar ciertas características físicas o de comportamiento y esto lo conseguían cruzando parientes, en ocasiones muy cercanos.

De esta forma lograron crear decenas de razas nuevas con un aspecto muy alejado de los primeros perros domésticos, pero al mismo tiempo también hicieron que ciertas enfermedades ocultas en animales portadores diesen la cara en las camadas.

PERROS CON ENFERMEDADES CONGÉNITAS

La ciencia veterinaria describe cientos de enfermedades congénitas. Algunas afectan a todos los perros, mientras que otras son típicas de algunas razas. Una de las patologías más frecuentes son las cardiopatías. En este grupo tenemos aumentos del tamaño del corazón, problemas en la contracción o malformaciones de las válvulas.

Las enfermedades ortopédicas son otras de las patologías congénitas que más habitualmente se encuentran. Entre todas ellas la displasia de cadera es la más numerosa, aunque poco a poco van encontrándose otras como la luxación de rótula, la displasia de codo, la artrosis juvenil, etc.

También las alteraciones congénitas digestivas van ganando terreno en la clínica gracias a la mayor oferta de pruebas, lo que permite llegar a diagnósticos que hasta hace pocos años eran imposibles de alcanzar.

Por otro lado, las alergias e intolerancias alimentarias, el megaesófago, la sensibilidad gástrica o ciertos procesos inflamatorios o tumorales del intestino, son patologías que poco a poco van encontrándose con más frecuencia.

Patologías congénitas raras

Existen también enfermedades hereditarias raras, aunque no por ello desconocidas para los veterinarios, que se encuentran en ocasiones sin opciones terapéuticas. Son ejemplo de ellas la siringomielia o la hipoplasia traqueal, sin olvidarse de otros problemas de este tipo a nivel respiratorio, cerebral, dermatológico o tumoral.

PERROS CON ENFERMEDADES CONGÉNITAS

En cuanto a razas las más propensas a sufrir este tipo de patologías son las más seleccionadas, como las denominadas gigantes (Gran Danés), las miniaturas (Chihuahua), las braquicéfalas (Bóxer, Carlino o Bulldog), las de cualidades exageradas (Sharpei o Chowchow) y algunas que, aunque aparentemente no tienen características llamativas, tuvieron una cría mal planificada como el Cavalier King Charles Spaniel.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar