Razones por las que los perros no deben estar en la cocina

Como lugar principal de una casa destinado a la alimentación, la cocina debe contar siempre con la máxima higiene posible para evitar que se generen posibles agentes contaminantes. Razón de más para que no sea un espacio muy frecuentado por nuestras mascotas. Te explicamos cuáles son los motivos que justifican porqué no debes dejar que tu perro entre en la cocina a sus anchas y se quede demasiado.

perro en cocina

Como ya os hemos recordado en otras ocasiones, la importancia de llevar a cabo una alimentación adecuada y de calidad es prioritario para nuestras mascotas y también para nosotros, como es lógico. Ello requiere, además de elegir con criterio los alimentos, llevar a cabo una higiene de lo más rigurosa tanto con la comida como con el espacio o lugar en el que se prepara. Hablamos por supuesto de esa parte de la casa tan frecuentada cada día como es la cocina, una zona en la que podemos pasarnos horas preparando platos y platos si la idea es la de guardar y conservar para la semana, o bien frecuentamos en cortos periodos de tiempo a lo largo del día ya sea para cocinar en el momento, picar algo o incluso almorzar o comer si lo empleamos para esta función.

Con comida y alimentos de por medio, debemos exigirnos una limpieza adecuada para evitar posibles infecciones o la aparición de agentes contaminantes que alteren el estado de los alimentos y nos provoquen algún tipo de afección estomacal o digestiva. De hecho, tanto para los animales domésticos como para las personas, las intoxicaciones alimentarias son más probables que se sufran por algún tipo de agente que se manifieste en la cocina que en cualquier otra parte de la casa. Sobre todo si la higiene no es la que debe ser. Proporcionar un comedero y bebedero individual a nuestro animal de compañía es fundamental, y si puedes asignarle un espacio de la casa como su lugar de comida será una buena idea.

Pero, en definitiva, la presencia de nuestras queridas mascotas en la cocina durante demasiado no es recomendable, puesto que pueden ser agentes contaminantes incluso para su propia comida, que al igual que la nuestra debe mantenerse lejos de cualquier foco de contaminación que pueda generarse. Por ello no está de mas plantearnos ubicar sus utensilios en otra zona del hogar que no sea la cocina y así curarnos en salud frente a posibles infecciones alimentarias, que pueden producirse al suministrar comida no procesada directamente en la boca del animal, por ejemplo.

Virus y bacterias

Los animales pueden ser agentes contaminantes ya sea por sus propios pelos o secreciones, que pueden contaminar la comida o aquellos espacios en los que la colocamos. Esto a su vez puede provocar una simple reacción alérgica, pero también una afección estomacal que puede acabar complicándose. Son precisamente sus heces las que incorporan y transportan bacterias y parásitos que debemos evitar, por lo que el animal no debe en ningún caso hacer las necesidades dentro del hogar y mucho menos en un espacio como la cocina. También debemos asegurarnos de limpiar bien sus patas cuando volvamos del paseo para que no incorpore la suciedad de la calle a la cocina ni a ninguna otra parte del hogar. Tanto por su seguridad como por la nuestra, conviene por tanto mantener a nuestra mascota alejada de la cocina, y si entra en cualquier momento también debemos evitar que se suba a alguna silla o incluso una mesa que sea accesible para él, puesto que puede soltar pelos que acaben por el mobiliario del hogar pudiendo provocar algún tipo de infección.

Intoxicaciones y problemas estomacales

Debes tener en cuenta que las enfermedades producidas por la contaminación de alimentos originada por los propios animales pueden llegar a ser bacterianas, ocasionando síntomas como el dolor estomacal, vómitos, diarrea, cólicos o incluso torsión, necesitando atención veterinaria inmediata. El animal también puede contagiarse de manera viral, una patología que sólo debería durar unos días, pero en cualquier caso debe ser examinado por un profesional veterinario. En todo caso, el animal debe estar desparasitado y vacunado para que los riesgos de contagio de posibles infecciones bacterianas sean los mínimos posibles. La manipulación o el almacenamiento incorrectos son otros motivos que pueden provocar una intoxicación en el animal y que justifican mantenerlo alejado de la cocina y facilitarle su comida en su cuenco y recogerlo una vez que termine y limpiarlo correctamente. Y de igual forma con sus utensilios. Un proceso que debe tener asignado su zona del hogar que no sea la cocina, en la que tampoco debemos colocar su cama o instalar su espacio de descanso.

no dar alimentos a perros en cocina

Cocinar con el perro en la cocina

No es una buena idea. Es preferible que cuando vayamos a dedicar un rato de nuestro tiempo a estar en la cocina para preparar uno o varios platos, nuestra mascota no esté presente o demasiado cerca si además se muestra interesado en lo que estamos haciendo o desea mimos. Ten en cuenta que el simple gesto de darle una caricia nos exigirá lavarnos las manos minuciosamente antes de seguir, provocando un aumento de posibilidades de infección o contagio el hecho de que no lo hagamos así. Además, tener a la mascota cerca mientras cocinamos puede llevarnos a error y ofrecerle algún ingrediente crudo o cocinado que consideramos que puede gustarle, algo que tampoco debemos hacer. Un perro puede aceptar o llevarse a la boca cualquier alimento y debemos prestar mucha atención ante eso por su comportamiento instintivo. Por ello no conviene que ronde por la cocina o por la mesa en la que vamos a comer nosotros. Con una buena educación o adiestramiento evitaremos que puedan tener una tendencia a la glotonería y que intenten comer alimentos que no deben.

perro quiere comida en cocina

Recuerda lo que debes saber sobre si darle o no las sobras de tu comida a un perro, un hábito que puede provocar salmonella u otro tipo de intoxicación en la mascota. Para nuestros amigos caninos, la comida procesada y los alimentos preparados mediante un proceso adecuado de almacenaje siempre será una opción a considerar para evitar una posible descomposición. Es por ello que tampoco conviene que dejemos restos de comida en su cuenco cada vez que terminen de comer, y que para la próxima ocasión se lo encuentre perfectamente limpio.

Comentarios (2)

Silvia

Mi perra entrará en la cocina, en la cama y donde quiera.
Está más limpia que las personas y vosotros meteros estos consejos idiotas y occidentales donde os quepa.

Yaneisi torres

Desde Venezuela felicidad es una buena página por favor información tengo un perro rescado de la calle fue abandonado por la familia q se fueron del país pero el tiene muchas garrapatas apesar de colocar tramiento el continua con esa garrapatas q puedo hacer

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar