Torsión de estómago: Un problema de salud común en perros

Una de las afecciones más comunes que afectan a algunas razas caninas es la torsión de estómago o gástrica. Una dolencia seria que requiere urgencia veterinaria y que debe ser atendida a tiempo para evitar consecuencias fatales para el animal.

TORSIÓN DE ESTÓMAGO EN PERROS

Si bien la torsión de estómago es una afección que aparece con mayor frecuencia en algunas razas de perros, se trata de una dolencia que puede llegar a afectar a la gran mayoría de canes que existen. Su rápida y repentina evolución, pudiendo empeorar el cuadro clínico en apenas unos minutos, lo convierte en un motivo de urgencia veterinaria, pudiendo incluso provocar el fallecimiento del animal en el peor de los casos.

Aunque la opción más recomendable siempre será la de recurrir a nuestro veterinario para obtener el diagnóstico más certero, la importancia de tomar medidas preventivas para evitar su aparición es fundamental. Y del mismo modo, tener conciencia de cuáles son los síntomas y qué procedimiento seguir en caso de que tu mascota padezca este problema de salud.

¿Qué es una torsión de estómago o gástrica?

Denominada también como «DVG» (Síndrome de dilatación-vólvulo gástrico), la torsión de estómago puede afectar a todos los perros, aunque se muestra con mayor asiduidad en aquellas razas de mayor tamaño. Perros como el Mastín, Dóberman, San Bernardo, Labrador, Golden Retriever, Boyero de Berna, Rottweiler, Gran Danés, Bóxer, Pastor alemán y belga son los más propensos a padecer este problema. Pero además del tamaño, la edad del animal es otro de los factores a tener en cuenta que puede provocar la aparición de la enfermedad.

La torsión gástrica se produce cuando se lleva a cabo una rotación del estómago en la cavidad abdominal del perro, que es consecuencia de una fuerte dilatación que provoca un exceso de aire o de gases. La ingesta de agua o comida la precede, siendo algunas de las causas comunes que provocan su origen el exceso de alimentos ingeridos, la exagerada velocidad del proceso, el estrés o el miedo a que se le retire la comida, la abundancia de agua bebida sobre todo tras comer pienso seco (provocará hinchazón), o la práctica de ejercicio físico antes o después de comer.

EJEMPLO GRÁFICO DE TORSIÓN DE ESTÓMAGO

El giro del estómago en la cavidad abdominal es consecuencia de la rotura de ligamentos que lo sostienen, ante la imposibilidad de soportar la presión que ha provocado la dilatación. De esta forma, la entrada y la salida del estómago se ven obstruidas, y los alimentos y el agua no pueden eliminarse una vez que pasen por el aparato digestivo.

Una vez que el perro padece la enfermedad, pueden afectarse otros órganos como el bazo, lo que puede provocar la aparición de necrosis en el mismo por estrangulación. El origen de esta necrosis se produce por la presión que sufren los vasos sanguíneos que aportan sangre al estómago, lo que impide que estos realicen su función. Es por ello que el tiempo se convierte en un factor clave para evitar la gravedad de la enfermedad y poder atajarla con antelación. Por tanto, si la hinchazón va en aumento y se prolonga en el tiempo, las consecuencias de la necrosis serán más severas.

Hay que tener presente, además, que la torsión de estómago no desaparece ni remite sola, y siempre mantendrá un proceso de empeoramiento conforme avanza el tiempo. La asistencia veterinaria será siempre de emergencia en estos casos para evitar el fallecimiento del animal.

¿Cuáles son los síntomas de la torsión de estómago en perros?

En lo que respecta a los síntomas, la dilatación o torsión gástrica no es compleja de identificar. No tardaremos en notar que nuestro perro no se encuentra bien, puesto que se mostrará inquieto y se quejará por la molestia y el dolor. También puede sufrir espasmos abdominales, e intentará vomitar sin conseguirlo, expulsando únicamente saliva espumosa en abundancia. Su abdomen comenzará a hincharse y se endurecerá y tensará, sonando incluso como si fuera un tambor.

síntomas de la torsión

Una vez detectados estos síntomas, debemos actuar lo antes posible y llevar al animal al veterinario, puesto que cada segundo que pase su estado de salud empeorará, pudiendo entrar en un tiempo aproximado de dos o tres horas en estado de coma irreversible y fallecer.

Tratamiento: Qué hacer si mi perro sufre torsión de estómago

Tras detectar los síntomas y acudir al veterinario, en primer lugar el profesional debe estabilizar a la mascota, colocándole un catéter intravenoso mediante el que le administrará líquidos a la máxima velocidad posible. A continuación, se procederá al lavado de estómago con una sonda por el esófago para así descomprimirlo. Si este procedimiento no sirviera, se podría optar por una punción con una aguja en la pared del abdomen para llegar al estómago.

Doberman atendido por dos veterinarios.

El siguiente paso será el de operar, que se realizará llevando a cabo una intervención con la que se pretende unir el estómago al colon limitando su movilidad. Con este proceso, se conseguirá disminuir la posibilidad de recaer y volver a padecer la enfermedad. Eso sí, podría darse que el perro no soportara la anestesia durante toda la operación, lo que obligaría a llevar a cabo una gastronomía, que consistiría en abrir el estómago para vaciarlo, y que implicaría el retraso de la intervención.

Finalizada la operación, habrá que estar pendiente de las posibles complicaciones postoperatorias que puedan aparecer debido a la complejidad de la intervención, tales como una arritmia cardíaca, una peritonitis o una necrosis del tubo digestivo. Es por ello que, durante los días posteriores, debemos procurar darle a nuestro mejor amigo los mejores cuidados posibles para evitar secuelas u otras afecciones.

Medidas preventivas para evitar la torsión gástrica en tu perro

Los cuidados que le aportemos a nuestro animal de compañía a lo largo de su vida son primordiales a la hora de evitar que padezca patologías o problemas de salud. Aún siendo en ocasiones inevitable que nuestra mascota sufra la enfermedad, los propietarios deben poner todo de su parte para evitarla o retrasarla lo máximo posible.

FRACCIONAR LAS COMIDAS PREVIENE LA TORSIÓN

Para empezar, debemos racionar su ingesta de alimentos y fraccionar sus comidas para que no tenga más de dos al día. Será con los perros de mayores proporciones con los que habrá que tener mayor control, puesto que no deberán comer más de lo debido en ninguna de sus raciones. En el caso de que sólo podamos darle una de las dos comidas a nuestro perro, es conveniente optar por proporcionarle una ración rehidratada, ya que el lavado gástrico será más rápido con alimentos húmedos.

Además, recuerda fijar los horarios de comida teniendo siempre claro que no conviene que el animal se alimente durante la noche. También debemos evitar realizar cualquier tipo de ejercicio con él en las siguientes tres horas después de la comida, pero también en la hora anterior de la misma. El control de la bebida debe ser también estricto, puesto que la ingesta abusiva de líquido no es conveniente y si, por ejemplo, tras hacer ejercicio bebe desmesuradamente, se le debe proporcionar una cantidad de agua acorde y limitada.

Si notamos que se encuentra estresado o excitado, será mejor no alimentarlo hasta que podamos tranquilizarlo. Y si vamos a realizar un viaje en coche, lo más conveniente es que no ingiera alimentos antes del mismo. Por no hablar de la extrema vigilancia y control que debemos tener con nuestra mascota en caso de que haya padecido ya torsión de estómago o si comienza a vomitar con frecuencia.

Comentarios (1)

inma

hola tengo un problema con mi perrro me han dicho que puede ser del estres pero me tiene preocupada. desde un cierto tiempo tengo que ponerle algo de ropa porque sino la tiene empieza a mordiquearse el lomo hasta que se hace sangre.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar