5 Tips básicos para elegir la mejor cama para tu gato – GUÍA

El descanso es uno de los aspectos más importantes que no debemos dejar pasar a la hora de tener una mascota. Cuando incorporamos un gato a nuestra familia, su cama será un espacio fundamental en el que dormir y estirarse debe ser sinónimo de bienestar y confort. Por lo que elegir la mejor cama para tu felino es una tarea fundamental para la que te ayudamos con algunos tips sencillos pero esenciales.

cama para gato

Una nueva mascota en casa es siempre una alegría. Nuestras preocupaciones se centran en sus cuidados y su bienestar y que su nueva vida sea perfecta junto a nosotros en su nuevo hogar. Tanto si vamos a incorporar a la familia a un perro o a un gato, debemos considerar su descanso como un valor fundamental que ocupará una parte importante de su rutina diaria, y para lo que elegir la mejor cama posible para ellos se antoja como una necesidad que cada vez tiene más importancia en sus vidas y en las nuestras, que queremos lo mejor para ellos.

Por ello, y como ya hicimos previamente con las mejores camas para perros, ahora es turno de ayudarte a elegir la cama ideal para tu gato con algunos consejos básicos que te servirán para saber qué es lo importante a la hora de dar el paso, y así despejar este dilema que puede traerte de cabeza por la importancia que tiene para tu mascota.

¿Por qué es importante elegir bien una cama para gatos?

La respuesta está en el descanso, con importancia extrema para nuestras mascotas, al igual que para nosotros. Es un tema que merece especial atención y aunque puedas pensar lo contrario en un primer momento, no es lo mismo que tu gato duerma en una cama cómoda que en otra zona en la que el confort es menor. Para ello, los materiales y componentes de esta deben ser los idóneos para su descanso. Ten en cuenta que el sueño de los gatos se prolonga más horas que el nuestro y pueden llegar a dormir hasta 16 horas al día, y si bien es cierto que no tienden a dormir todo el tiempo en su cama, ello no es motivo para pensar que no deba tener la calidad suficiente para asegurarle el descanso confortable que merece.

por qué es importante elegir bien la cama para tu gato

Además, de esta forma le facilitaremos un espacio propio, único y exclusivo para él, acogedor y cómodo que pueda sentir como suyo gracias también a que tendrá su propio olor. Todo un gusto para un animal que, si bien sabemos que nos aporta compañía y afecto, posee un carácter independiente y a veces solitario que saciaremos con este tipo de decisiones. Su edad será otro de los factores que no podemos dejar pasar, ya que un gato joven es más activo y posee más energía que un gato anciano o con una edad más avanzada. Para el felino cachorro o más joven puedes elegir una cama con accesorios o juguetes colgantes que puedan divertirle mientras se encuentre estirado, mientras que para una mascota anciana puedes plantearte una cama ortopédica si el animal tiene problemas de movilidad.

Qué tamaño, forma y dimensiones debe tener una cama para gatos

El tamaño y las dimensiones de la cama debe ser equivalente al de las proporciones que posee tu mejor amigo felino. Eso sí, siempre debe ser un poco mayor que el animal para que este pueda estirarse sin problema e incluso no está de más que quede un poco de espacio libre para su gusto. La postura del animal a la hora de dormir debe ser tenida en cuenta para decidir el tipo de cama y su forma y tamaño para gato que debes elegir, puesto que no es lo mismo que tienda a dormir estirado o más acurrucado. Y de igual forma si al animal no le gusta acomodarse a ras de suelo y prefiere un poco más de altura o lo contrario para elegir la altura de la cama. Si tu gato acostumbra a dormir estirado puedes optar por una cama de unas dimensiones de 45 o 50 centímetros de diámetro, y si en cambio es de los que se acurrucan podría bastar con unos 40 centímetros de espacio. Para razas de gatos de gran tamaño siempre convendrá una cama con unas dimensiones propias para sus proporciones.

camas para gatos tamaño y forma

Proteger la espalda del felino y evitar que pueda caerse con facilidad deben ser algunos de los objetivos a la hora de elegir la mejor cama para tu gato, por lo que decantarse con una cama que cuente con paredes que protejan al animal será una buena opción que te evite preocupaciones por posibles caídas y sustos innecesarios. El material puede ser mullido y suave para que sea más cómodo para su ocupante. Asegúrate de que el colchón no sea ni demasiado blando ni fino para evitar la misma sensación que tendría si durmiese en el suelo ni tampoco que sienta que se está hundiendo al estar estirado.

Puedes escoger incluso otros diseños más estéticos y originales siempre y cuando te asegures que el material que la compone es el adecuado. Camas cubiertas tipo casa o iglú o descubiertas, ya sea con forma de sofá pequeño, circular o de cuna, que puedan colgarse de un armario o puerta para que el animal pueda visualizar su entorno y dar ese salto que tanto les gusta hacer para incorporarse al suelo sin que pueda suponer peligro alguno para ellos. De la cantidad y frondosidad de su pelaje también dependerá que el felino prefiera una cama que le abrigue más o menos en época invernal, sin olvidarnos de que en verano es posible que prefiera un cojín o una cama algo más amplia por el calor y que así se sienta más fresco. Realmente, en lo que concierne al diseño de la cama, importará que se amolde a la forma del gato cuando se acurruca, lo que le ayudará a mantener su calor corporal.

Material de las mejores camas para gatos

Como hemos incidido a la hora de explicarte por qué es tan importante elegir bien la cama para tu gato, si bien el aspecto de la misma y su estética puede preocuparte, será más importante que el material del que esté hecho sea el adecuado para asegurarnos de que descansa como debe. A ello nos referimos a que la cama debe lo necesariamente blanda o mullida y debe proporcionar a la mascota una transpiración acorde con su comodidad.

Ni que decir queda que debemos decantarnos por una cama compuesta por un material que nos asegure una mínima durabilidad y que no tengamos que sustituirla a las primeras de cambio. No sólo porque pueda romperse, sino que también resista a los lavados que le corresponden cada cierto tiempo, para lo que necesitamos que los tejidos sean los adecuados. Si bien los gatos son animales muy limpios, debemos tratar de escoger una cama que nos resulte fácil de limpiar y lavar. Recuerda que los plásticos o las polipieles no son tan higiénicos y ello conlleva a que su durabilidad sea menor que si se compone de otros materiales más resistentes, que también ofrezcan mayor protección ante rasguños o arañazos del felino.

¿Dónde colocar la cama para el gato?

Escoge el sitio idóneo para colocar la cama de tu gato en casa y decide en base a su comodidad y la zona del hogar que más suele frecuentar para su descanso. Si cada día elige el mismo espacio para la siesta o para sus horas de relax y descanso, ya ha tomado la decisión por ti, siempre y cuando sea un lugar de la casa acorde para él y para nosotros. En nuestra habitación junto a la cama, en la sala de estar junto al sofá o a una ventana… estos felinos suelen escoger un espacio en el que se sienten a gusto para echar sus ratos de sueño. Por lo que recuerda, a la hora de escoger el tamaño de su cama, tener en cuenta ese lugar en el que la vayas a colocar para que evitar problemas de espacio.

donde colocar la cama del gato

¿Cómo hacer una cama para gatos?

Así es. Tú mismo puedes crear la cama de tu gato si te lo propones. Aunque siempre nos será más sencillo (y quizá rentable en lo que se refiere a tiempo y energía) adquirir una en el mercado, mientras tanto que nos decidamos podremos facilitarle un espacio similar creado por nuestras propias manos a partir de materiales que tengamos a nuestra disposición.

camas caseras para gatos

Ya sea utilizando tela, un jersey o una sudadera vieja y cortándolos y cosiendo puedes dar forma a un espacio similar a una cama con relleno en su interior. También puedes «crear» camas caseras para gatos utilizando elementos del hogar que puedan servir para que tu mascota pueda descansar acompañado de cojines y mantas sin son lo suficientemente cómodos. Nos referimos a una cuna, una cómoda, un cesto, un par de toallas o mantas, un pequeño colchón y una cortinilla que puedas colocar en su lugar favorito de la casa, o utilizar una maleta vieja lo suficientemente amplia para que quepa sin problema y que sea cómoda. Incluso un cajón, siempre y cuando el animal no tenga problemas de espacio y puedas mantenerlo abierto evitando que se agobie o se estrese.

Comentarios (1)

Usuario

Mi gato tiene ya cama pero parece ser que le gusta más cualquier otro sofá o cama que no sea suyo, me parece increíble ya que no es la primera vez que le compramos una cama

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar