Mi perro ladra demasiado a algunas personas: Estas son las causas

Las capacidades de los perros para percibir tanto emociones como actitudes de los humanos les otorgan sensaciones, que en el caso de que no sean agradables, provocarán que su reacción ante la presencia de estas personas tampoco lo sea.

PERRO LADRA

Las virtudes que poseen los perros son incontables, pero una de las más destacadas es sin duda su gran capacidad intuitiva. Como miembro de nuestra familia, nuestra mascota canina nos conoce y no necesita investigar demasiado para descubrir cuál es nuestro estado de ánimo y si estamos tristes, alegres, cansados o desesperados por alguna cuestión que nos afecta. Si les tratamos como se merecen, ten por seguro que no lo olvidarán y nos responderán con más amor y afecto que el que les ofrecemos. Y lo mismo sucederá con el efecto contrario, en el caso de que hayan tenido una experiencia negativa con alguien en particular, también lo recordarán para siempre.

La capacidad de estos animales para detectar emociones y estados de ánimo no sólo les estimula a la hora de intentar animarnos cuando necesitamos apoyo o afecto, sino que también les aporta un ‘sexto sentido’ a la hora de identificar a ciertas personas que no conoce. Apenas unos segundos pueden ser suficientes para que nuestro mejor amigo de cuatro patas saque conclusiones, que pueden ser precipitadas o no, sobre alguien en particular. Y esto puede manifestarlo o bien con lamidos o gestos juguetones en el caso de que sean buenas, o con ladridos y cierto rechazo si sus vibraciones no son nada halagüeñas.

Cuando sucede este segundo caso, para nosotros como propietarios nos supone un quebradero de cabeza por vernos envueltos en situaciones incómodas con personas desconocidas o incluso con otras que forman parte de nuestro entorno. Pero también por ser testigos de cómo nuestra mascota muestra un carácter nada agradable ante algunas personas que no le beneficia. Pero todo esto tiene una explicación.

¿Por qué mi perro ladra a ciertas personas sin motivo?

Lo cierto es que para estos animales siempre hay un motivo por el que sienten aprensión o desconfianza con ciertos individuos. Aunque creas que no, ya te adelantamos que su capacidad de identificar emociones y estados anímicos les aportan vibraciones que en el caso de que no sean benévolas les producirá un estado de inquietud y recelo hacia ellos que harán visible con sus ladridos y movimientos que muestran aprensión, agresividad y expresan claro rechazo y distanciamiento.

LADRIDO DE UN PERRO

Evidentemente, si a cualquiera se le ocurre mostrar un trato despectivo o maleducado con nosotros y nuestro perro es testigo de ello, se enfrentarán a ellos sin dudarlo para defendernos. Pero en el caso de aquellos que todavía no han mostrado sus cartas, el animal es capaz de detectar esa energía negativa que en teoría le impregna, e incluso se esfuerzan por advertirnos de esta para que seamos conscientes de lo que ellos están sintiendo. Unas cualidades que entrenadas, potenciadas y combinadas con otros aspectos ha catapultado como bien sabemos a ciertas razas caninas a ejercer de perros policías a lo largo de la historia.

¿Cómo reconocen los perros las malas vibraciones en una persona?

Lo cierto es que muchas veces nos pensamos que nuestro perro tiene comportamientos extraños, pero en realidad tienen una explicación como en el caso que especificamos en este artículo.

El sentido del oído y del olfato, unidos a su gran capacidad para leer el lenguaje corporal humano son sin duda los medios principales con los que los perros obtienen buenas o malas vibraciones de ciertos seres en particular. Además, se atreven a evaluar y juzgar según la actitud y la conducta que muestre la persona.

Una interacción social que nace de la relación entre ejemplares de la misma especie en base a los comportamientos de sus iguales, y que han enfocado hacia los humanos de la misma forma.

De esta forma, estos animales son capaces de detectar en humanos síntomas de ansiedad, cansancio, estrés, apatía o resentimiento. Son por ello muy hábiles para identificar a alguien que puede tener malas intenciones con nuestra persona. Y de ahí que utilice sus medios, como ladridos incontrolados, para avisarnos y que tengamos especial atención a quien tenemos delante.

PERRO LADRANDO

El hecho de no empatizar o sentir una conexión negativa con ciertos humanos se produce en estos animales por tanto debido a sus habilidades para percibir más que lo que las apariencias muestran. Relacionando aspectos característicos con experiencias pasadas, el can transforma un simple gesto en una posible amenaza.

Como animales muy territoriales, su protección hacia sus miembros cercanos y su territorio es incuestionable. Esto también quiere decir por tanto que puede darse el caso de que nuestro can juzgue de forma precipitada y vea una amenaza que no es tal. Por ejemplo, cuando se produce una invasión de su territorio que no ha sido de forma intencionada por parte de una persona, o si ha asociado algún tipo de reacción con un recuerdo negativo.

Otros motivos por los que un perro ladra

Un perro ladra también por miedo. Tanto suyo como del que puede percibir de un individuo cercano. ¿Y cómo es posible que puedan sentir que tenemos temor ante algo? Pues gracias a las hormonas que libera nuestro organismo para protegernos de una amenaza exterior, y esto provoca que nuestro olor se modifique. Es por tanto posible que su ladrido se dé también a modo de defensa por detectar el miedo en nosotros hacia su presencia. O también por el suyo propio debido a una experiencia traumática que haya recordado.

LADRIDOS DE UN PERRO

Pero los ladridos de los perros que van dirigidos a humanos no siempre tienen su origen en el rechazo que los animales puedan sentir hacia estos. De hecho, también pueden ser motivo de aviso para alguien que padezca una patología o problema de salud, que también pueden advertir los perros gracias a sus capacidades olfativas y su elevada inteligencia.

Otras cuestiones como una educación incompleta, el hecho de establecer contacto con otros perros o padecer un estado de salud deficiente también pueden provocar ladridos incontrolados de tu perro. En el caso de que padezca problemas de hiperactividad, estrés o ansiedad, deberás respetar su espacio y prestar atención para conocer cuáles son los motivos por los que el animal se siente así. Unos síntomas preocupantes que si continúan tras unos días deben ser tratados por un profesional veterinario para que pueda determinar la causa de los mismos y ofrecer el mejor tratamiento a seguir para remediarlo.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar