¿Sabes qué es la etología canina?

Etóloga canina con un pastor alemán

Si de algo estamos siendo testigos en los últimos tiempos es del inmenso abanico de ciencias y doctrinas que se están creando con el paso de los años. La etología canina se ha puesto de moda. En gran parte, gracias al interés de los dueños por conocer más acerca de sus mascotas. ¿Sabes a qué nos referimos exactamente cuando hablamos de esta rama de estudio? ¡Te lo contamos!

Las innumerables razas de perros y los variados comportamientos que presentan todas ellas han complicado mucho la comprensión de determinadas acciones de los canes. Todo ello, a pesar de que la conducta y las capacidades psicológicas de los mismos han sido objeto de estudio desde principios del siglo pasado. Hasta hace relativamente poco, no era posible entender determinadas acciones que los perros desarrollaban delante de sus dueños. Esto ha sido posible gracias a la etología canina.

La etología canina estudia la conducta y los instintos de los perros. Se trata de lo más parecido a un psicólogo que tienen estas mascotas. Son profesionales especializados que luchan por mejorar los comportamientos de determinados perros. En aquellos canes que demuestran malas acciones o conductas inapropiadas, disponer de un etólogo puede permitir acabar con  ellas.

Este profesional de la psicología canina estudia en profundidad a tu perro para diagnosticar la raíz de esas conductas problemáticas. De esta forma, entenderemos el origen de las mismas, las causas que crean estas situaciones y las acciones que debemos emprender para acabar con ellas.

Niño acariciando a su perro en un parque

La valoración del etólogo te dará soluciones adecuadas que ayudarán a tu perro a comportarse mejor. Gracias a ello, disfrutaremos de nuestro amigo como nunca antes lo habíamos hecho. Las consultas de estos profesionales son siempre presenciales, por lo que no debes remunerar ninguna intervención llevada a cabo a distancia.

Según los etólogos, la principal causa de las inadecuadas acciones de los canes es una mala educación proporcionada al perro que implica en problemas de sociabilización y salud mental. Hay ocasiones en las que estos problemas vienen implícitos en la mascota, independientemente de la educación que se le transmita. A pesar de estas diferencias, esta ciencia ayuda a solucionar todas las situaciones.

¿Qué problemas soluciona la etología?

Los problemas con los que acaba esta ciencia son tan variados como los propios malos comportamientos de los distintos canes. Uno de ellos es la estereotipia. Se trata de determinados movimientos simples o complejos que el animal desarrolla sin un fin determinado.

Otro caso curioso que también pone fin el etólogo es la coprofagia. Determinados perros tienen la costumbre de comerse sus propios excrementos o las de otros canes. Pues bien, esta ciencia es capaz de detectar el motivo que mueve al animal a actuar de esta forma para, posteriormente, acabar con este comportamiento.

Los celos, el estrés, la ansiedad y la agresividad son otros cuatro comportamientos a los que la etología también puede poner fin. De esta manera, la actitud de la mascota será mucho más apacible y tranquila con su dueño.

Independientemente de los problemas que esta ciencia pueda resolver en tu perro, hay que recordar que no hace milagros. De la noche a la mañana tu perro no olvidará su mala conducta. La etología exige un tiempo determinado para cambiar los hábitos del animal, que puede variar dependiendo de determinadas circunstancias. Por lo tanto, lo mejor para conseguir una buena conducta del animal es que los dueños dediquen el tiempo necesario a sus mascotas para educarlas de forma correcta.

Etólogo sujetando un perro cachorro.

No siempre te puedes fiar de cualquier persona que dice ser un etólogo. Debes tener en cuenta varios factores y elementos para corroborar la autenticidad de dicho profesional. Para empezar, la titulación oficial y homologada son dos componentes que no le deben faltar al experto.

Lo más recomendable es buscar información en internet sobre el perfil profesional de cada etólogo. De esta forma, corroborarás la fiabilidad del mismo. En el caso de que te exija dinero por adelantado, no debes fiarte de dicha persona. Por último, sin ninguna duda, desde Mascota y Salud te recordamos que no contrates a aquellos etólogos que emplean violencia física y psicológica contra los perros para obligarles a cambiar el comportamiento.

¿Sabes qué es la etología canina?
5 (100%) 1 vote[s]

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar