Pododermatitis en gatos – Todo lo que debes saber

La pododermatitis felina es una enfermedad que provoca serias molestias a nuestros gatos. La aparición de síntomas como hinchazón, grietas o úlceras, en las almohadillas son en muchos casos tan graves que impiden al animal caminar con normalidad, siendo necesaria una visita al veterinario y un tratamiento de larga duración para su correcta recuperación.

¿Qué es la pododermatitis?

La pododermatitis felina, también llamada pododermatitis de células plasmáticas (PCP), es una enfermedad hasta hace unos años poco conocida pero que cada vez se da con más frecuencia entre los felinos domésticos.

En los animales afectados de PCP los dueños de gatos suelen observar cómo sus gatos comienzan a caminar de forma extraña, llegando incluso a dejar de moverse. Este comportamiento puede deberse a la pododermatitis felina, una inflamación de las almohadillas de una o de varias patas.

En un primer estadio suele observarse esta zona algo hinchada, enrojecida y caliente, para posteriormente comenzar a aparecer costras y grietas que profundizan con el paso de los días. Al menos una cuarta parte de los animales que padecen PCP suelen sufrir úlceras y heridas abiertas bastante molestas.

¿Qué causa la pododermatitis en gatos?

El origen de esta enfermedad no está claro. Aunque inicialmente se relacionó con los virus de la leucemia y de la inmunodeficiencia felinas, los estudios no han podido probarlo, ya que muchos de los animales que sufren pododermatitis felina no padecen ninguna de estas dos enfermedades infecciosas.

Otra de las causas que se barajan son problemas alérgicos, ya que esta patología suele tener carácter estacional mostrando sintomatología similar al complejo granuloma eosinofílico. También se ha asociado con problemas infecciosos por responder al uso de antibióticos.

Dado que no existe una edad concreta de aparición, habiendo casos de animales entre los 6 meses y los 15 años, ante la presencia de una cojera debemos revisar siempre las patas de nuestro gato y acudir al veterinario si observamos cualquier alteración, por leve que sea.

¿Qué son las almohadillas de los gatos?

En la consulta el especialista hará una revisión general para detectar otras posibles lesiones que puedan aclarar el cuadro. Si se sospecha de una pododermatitis PCP la única forma de confirmar el diagnóstico es mediante una citología o biopsia, donde observaremos gran cantidad de células plasmáticas.

¿Cómo curar la almohadilla de la pata de un gato?

Este trastorno suele tratarse con doxiciclina durante al menos un mes, alargándose el periodo hasta los tres meses para lograr la recuperación completa. En aquellos gatos que lo requieren pueden usarse también corticoides para bajar la inflamación y aliviar las molestias e incluso fármacos moduladores del sistema inmune.

El pequeño porcentaje de felinos que no responden al tratamiento médico son candidatos a la cirugía, obteniendo buenos resultados en la mayoría de ellos.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar