Mi perro babea mucho, ¿es preocupante?

Todos los perros babean en mayor o menor medida, sin embargo, hay casos en los que la salivación de la mascota es excesiva. ¿Repercute esto en la salud del animal? ¿Qué puede significar que el can salive más de lo normal? ¿Qué debo hacer si mi perro babea mucho?

Las babas son un acompañante fijo de nuestros amigos caninos y cumplen una función que mucha gente desconoce: son las encargadas de ayudar en la ingesta de alimentos para lograr una digestión satisfactoria. Es decir, sin ellas, ¡los perros no podrían asimilar los alimentos como deberían!

Dicha saliva debe estar regulada por el organismo perruno, de tal forma que, a priori, nunca debería ser excesiva. Sin embargo, es posible que hayas notado que tu perro babea mucho y desconoces el motivo de este fenómeno. ¡No te preocupes! En este artículo de Mascota y Salud te detallamos los motivos y  te explicamos cómo actuar ante este síntoma de tu fiel compañero.

¿Por qué babea mucho mi perro?

Como vas a leer a continuación, un perro babea mucho por numerosos motivos. Algunos de los cuales no tienen la menor importancia siempre que se traten con normalidad y la salivación no vaya a más. De hecho, los canes manifiestan este síntoma en circunstancias que los humanos también lo mostramos, como cuando tenemos hambre y vemos un plato de comida.

No obstante, hay casos en los que el babeo es más preocupante, puesto que se trata de un indicio claro de que la salud del animal corre peligro. A continuación, ¡te comentamos los principales motivos por los que babea mucho un perro!

La raza influye

Muchas veces, el babeo excesivo en perros se explica por la raza a la que pertenece el can. El Gran Danés, el Bulldog Inglés, el Bulldog Francés, el San Bernardo y el Basset Hound, son algunas de las razas de perros que más babas desprenden a lo largo del día.

 Pero, ¿por qué este tipo de canes son más propensos a desprender más saliva? La respuesta la encontramos en las características físicas de estos animales, concretamente, en las peculiaridades de la boca. Todos estos canes poseen unos belfos caídos que cubren completamente sus labios inferiores y que, además, acumulan una gran cantidad de saliva que se va almacenando sin ser asimilada por el animal. De este modo, la única forma que tiene el can de deshacerse de toda la saliva sobrante en la zona es la de expulsarla a través del babeo.

Emoción canina

Es posible que la salivación abundante del can se deba a un momento particular de entusiasmo. Los perros más nerviosos suelen babear en situaciones que suponen un estímulo emocional importante: ver a su dueño coger la correa para salir a pasear, contemplar una pelota con la que quieren jugar, ver a alguien conocido, relacionarse con otros perros, escuchar un ruido extraño, etc.

La comida anda cerca

De la misma manera que a los seres humanos se nos hace la boca agua cuando olemos un cocinado superapetecible, los canes aumentan su babeo cuando detectan algo de comida a su alrededor. Cuanto mayor son las ganas por comer, mayores serán la salivación y la excitación del can.

Por mucho que nuestro perro babee al contemplar algo de comida, no siempre necesitará comer ese alimento. Debemos controlar bien la ingesta de alimentos de nuestra mascota, de lo contrario, podrá caer en una situación de sobrepeso o, peor aún, de obesidad. Descubre en este artículo Cómo saber si mi perro está gordo.

Signo de deshidratación

Como vas a poder contemplar en este artículo, el babeo exagerado en canes, en muchas ocasiones, es una señal de alarma. Tanto es así, que una salivación fuera de lo normal puede ser una evidencia de que tu perro se está deshidratando.

Para evitar esta necesidad fisiológica importantísima, te recomendamos controlar el líquido que bebe tu mascota al día y siempre llevar agua encima. Además, es útil saber que el desmesurado babeo no es un síntoma único de la deshidratación del can. A esta señal de alarma, se le unen las encías blancas al tacto y el jadeo incesante.

El golpe de calor suele ser la principal causa de deshidratación en perros. Para conocer más información sobre este peligro, accede al siguiente artículo de nuestro blog.

¿Le has dado relajantes a tu perro?

Uno de los motivos por los que mi perro babea mucho puede ser consecuencia de determinados medicamentos. Los relajantes están muy extendidos en la medicina canina para calmar dolores y apaciguar comportamientos impulsivos por parte de nuestros compañeros de cuatro patas. Sin embargo, cada vez más estudios reflejan que estos remedios pueden ocasionar una relajación excesiva en el animal, provocando un babeo mucho mayor al habitual.

Si tu can está ingiriendo este tipo de medicamentos y su salivación es abundante, ¡acude al veterinario para que valore la gravedad de dicho síntoma!

Enfermedades infecciosas en la boca

El cuerpo canino es una máquina muy sabia que nos señala necesidades concretas en momentos críticos. Es por ello que, ante una enfermedad infecciosa en la boca, el organismo del can produce más saliva para señalarnos que algo no va bien.

Un perro babea mucho cuando padece complicaciones como la gingivitis, la estomatitis, una inflamación en las encías, un diente roto o, incluso, un tumor. Para cerciorarnos de que la salivación excesiva está detrás de estos problemas de salud, hay que tener en cuenta que estas babas suelen ir acompañadas de un mal olor en la boca del animal. Si el perro, presenta ambos síntomas, ¡es muy probable que tenga una enfermedad infecciosa en  la cavidad bucal!

Una posible intoxicación

Una intoxicación puede estar detrás del exceso de babas de un can. Sin embargo, en este caso, habrá unos síntomas más importantes y evidentes que nos mostrarán esta irregularidad en el organismo del perro: fiebre, vómitos, temblores, tos, dificultad para respirar y desorientación, entre otros.

Dicha intoxicación puede tener numerosas variantes: desde una intoxicación alimenticia por ingerir comida en  mal estado, hasta una intoxicación provocada por la picadura de un insecto.

¿Qué hacer si mi perro babea más de lo normal?

Como hemos visto, un perro que babea mucho no tiene por qué ser motivo de preocupación. Este síntoma aparece en circunstancias  puntuales que vive el perro a diario. No obstante, siempre es conveniente acudir al veterinario para que sea él quien haga un diagnóstico profesional del caso.

Este artículo es informativo y solo un veterinario tiene los conocimientos necesarios para hacer una evaluación de la salivación excesiva en tu can. ¡Recuerda que la salud de tu mascota puede estar en peligro!

Si aún no tienes a un equipo de profesionales a la altura de tus exigencias, te recomendamos que contrates los servicios de Mascota y Salud. Contamos con más de 400 centros veterinarios asociados repartidos por toda España, permitiendo que la salud de tu perro siempre esté en las mejores manos, ¡incluso cuando estás de viaje con tu compañero canino!

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar