5 consejos a seguir si vas a tener un segundo gato

Si bien la decisión de contar con un segundo gato en casa seguramente suponga una gran noticia, debe ser sopesada previamente y, en el caso de lanzarnos a ello, debemos preparar la situación y el entorno para que la segunda mascota encaje en nuestro hogar como se merece y la convivencia con el primer felino sea la que deseamos.

presentar a dos gatos

Si ya cuentas con un gato como animal doméstico en casa y te has planteado incorporar una segunda mascota felina, seguramente hayas pensado eso de: «Dos mejor que uno».

Y seguramente que así sea y disfrutes de la compañía de dos fantásticos seres que te harán más feliz si cabe.

Pero antes de introducir a este segundo miembro felino en tu familia, no está de más que prepares diferentes cuestiones para que su llegada sea la que esperas, encaje a la perfección en tu entorno familiar y mantenga la relación idónea con el que será su ‘hermano mayor’.

Para que esto último se dé como queremos, será importante llevar a cabo una introducción adecuada de este segundo gato en casa, puesto que puede determinar bastante cómo será la convivencia entre ambos y si se sentirán cómodos en el hogar tal como queremos que así sea.

A la hora de llevar a cabo esta introducción, recomendamos tener en cuenta las cuestiones que vamos a comentar a continuación:

1. Solvencia económica y suficientes recursos

Somos conscientes de los beneficios que nos aportará contar con una segunda mascota en casa, pero antes de tomar la decisión de forma definitiva conviene sopesarlo como es debido y tener en cuenta diferentes factores para que más tarde nada de ello nos complique más de lo debido.

La futura calidad de vida de tus mejores amigos felinos es prioritaria y debemos tener claro que podemos contar con una solvencia económica suficiente para mantenerlos en las mejores condiciones posibles y que se merecen.

No sólo nos referimos a cuestiones relacionadas con su alimentación o higiene, también debemos contar con posibles imprevistos que sucedan y que debamos resolver conforme a su salud u otras necesidades que puedan tener ambas mascotas, y que posiblemente requieran un esfuerzo económico en diferentes momentos de nuestra convivencia.

Estar preparados y ser conscientes de ello será fundamental.

De igual forma sucede con los recursos que te implica convivir con un gato. Si son dos los felinos que habitarán en tu hogar, necesitarás el doble de bandejas, rascadores, comederos, bebederos, etc. Si luego deciden compartir, eso ya será otra historia.

Pero antes debemos asegurarnos que cada uno cuenta con su espacio y sus utensilios básicos e individuales.

Además de recursos materialistas o económicos, cuenta también con una importante franja estimada de tu tiempo libre que deberás implicar a sus cuidados y necesidades.

Dicha estimación aumentará al contar con dos gatos en lugar de uno sólo. Si estás dispuesto a ello, a buen seguro que la ‘doble’ convivencia merecerá pena sin duda.

2. ¿Importa la edad y el sexo del segundo gato?

Al ser los gatos animales muy particulares, algo en lo que, aunque nos encanten, podemos estar de acuerdo todos, podemos optar por atajos o medidas que nos ayuden en caso de querer convivir con dos felinos en nuestro hogar y que el inicio de la relación entre ambos ‘hermanos’ sea el que esperamos.

Lo cierto es que podemos encontrar una vía que nos haga más fácil esta tarea en incorporar un gato que sea cachorro o más joven, puesto que eso hará que nuestro primer felino sienta menos celos y vea menos rivalidad hacia el nuevo miembro de la familia.

De hecho, es posible que lo vea como un compañero de juegos idóneo.

Pero si no es tu caso, y el nuevo gato de la familia es adulto y tiene una edad similar a la del que ya convive con nosotros, siempre puedes seguir los consejos que te indicamos a continuación.

En lo que respecta al sexto, si finalmente optas por la esterilización, sería un tema que no tendría relevancia a la hora de establecer las bases para una adecuada convivencia.

3. La importancia del espacio

dos gatos conviven

Una vez que nos disponemos a introducir al segundo gato en casa, es recomendable preparar antes de su llegada una zona o habitación donde nuestro nuevo compañero doméstico debe encontrar todo lo necesario en su día a día: comedero y bebedero, bandeja de arena, rascador, etc.

Y donde debe contar con un espacio que le sea cómodo para que se convierta en su lugar preferido de la casa y en su particular zona de confort en la que se sienta más a gusto.

Además, puedes optar por dejar el transporte en el que llegó en otra zona de la casa más próxima al lugar en el que se encuentra el primer felino, para que este vaya captando el olor del nuevo residente, que podemos utilizar para que tenga un efecto positivo colocando latas o snacks próximos a este.

Pasados los primeros días, daremos el siguiente paso para asentar la convivencia si así lo creemos conveniente si vemos que todo va sobre ruedas.

Si el primer felino se encuentra tranquilo y su nuevo compañero se ha adaptado al espacio, podremos optar por intercambiar las zonas de ambos y así ayudar a conocer el territorio de cada uno al otro y así ir familiarizando a cada uno con los olores de su nuevo ‘hermano’.

Si vemos que el ejercicio no sale como habíamos esperado, deberemos optar por detenerlo, volver a la situación anterior y esperar unos días para volver a intentarlo.

4. ¿Cómo presentar a los dos gatos?

A la hora de presentar a dos gatos, una vez que hemos comprobado llevando a cabo los pasos anteriores que existe una cierta compenetración, podremos llevar a cabo un encuentro visual en primer lugar entre ambos.

El gato más tranquilo puede esperar a su compañero en el transportín junto con snacks que el otro felino pueda visualizar. Un proceso que puedes repetir un par de veces durante un día hasta que lo creas oportuno, y así ir acostumbrando a cada animal a la presencia de su igual.

dos gatos se conocen

Y finalmente, preparar un contacto directo entre ambos de forma paulatina que será el culmen del proceso y el inicio de su relación.

Ten presente que en todos y cada uno de los pasos, la calma a la hora de llevarlos a cabo será fundamental para lograr el éxito del mismo.

Si notas incomodidad en uno o en los dos felinos, retrocede y espera para volver a intentarlo. La tranquilidad y la paciencia en la que incidimos tendrá mayor valor si cabe en este último paso, en el que evitaremos que puedan reaccionar con agresividad o enfrentamiento.

Acerca poco a poco a ambos animales de igual forma que iniciaste el contacto visual, hasta que estén juntos y establezcan contacto físico.

Repite el ejercicio en varias ocasiones hasta que compruebes que el proceso ha finalizado con éxito. Eso sí, una vez logrado, será importante supervisar dicha relación, sobre todo los primeros días, para reaccionar ante posibles cambios.

5. ¿Cómo actuar si se complica la convivencia?

Sin duda, volvemos a incidir que la tranquilidad y la paciencia a la hora de gestionar este proceso es más que necesaria, y que o bien puede ser exitoso con rapidez o que necesite más tiempo del que en un primer momento habíamos pensado que llevaría.

Si en menos de una semana hemos logrado que ambos gatos ya se conozcan y convivan como queremos, lo habremos logrado rápidamente.

Pero si en cambio, tras 15 días seguimos sin poder establecer contacto directo entre ambos, la recomendación más coherente es la de consultar con tu veterinario o acudir a tu clínica para que el profesional pueda aclararnos qué sale mal para que no podamos lograr la deseada convivencia.

Comentarios (3)

Muy buena información, obligatorio para cualquier persona con gatos en casa

¡Muy buenas consideraciones a la hora de tener una mascota!
Sin duda, un animal doméstico es un sinónimo claro de familia. Es imprescindible cuidar de nuestros compañeros, ofreciéndoles los mejores productos y tratamientos. Nosotros siempre recomendamos no escatimar en el confort de las mascotas.
¡Un saludo!

Buenas tardes,

Querría consultar lo siguiente: tengo una gata de 9 años, la que hace ya casi 1 año experimentó un cambio de piso, y a todo esto se le añadió que se encuentre sola durante nuestras jornadas laborales. En casa hemos decidido adoptar otro gato para que así se hagan compañía, pero nuestra duda radica en que nuestra gata nunca ha convivido con otros gatos (la adoptamos a un particular con un 1 mes de vida) y siempre se ha visto rodeada de humanos. Además nos preocupa su estado actual que se basa en limpieza persistente y despoblarse la barriguita (lo que estamos combatiendo con flores de bach y feliway). ¿Sería correcto una compañía o es mejor buscar otros mecanismos de juego en sus horas de soledad? ¡Estamos desesperados!

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar