Educar a un gato – Trucos y consejos

Muchos dueños de gatos han tratado de educar y enseñar trucos a sus mascotas quedando terriblemente frustrados en el intento. Como animales solitarios que son, a diferencia de los perros los gatos no suelen tener necesidad de reconocimiento ni de un contacto continuo, pero esto no significa que no sean capaces de aprender. Para ello hay que estudiar sus gustos y sobre todo sus intereses, planteando el adiestramiento como parte de un juego excitante y divertido.

¿Qué trucos se le puede enseñar a un gato?

Son muchos los dueños de gatos que tras años de convivencia han dado por imposible enseñar a sus compañeros peludos. Desde trucos o acrobacias hasta corregir comportamientos indeseados, la mayoría acaban por abandonar la tarea creyendo que los gatos no son capaces de aprender.

Nada más lejos de la realidad, porque con paciencia y empleando las técnicas adecuadas los gatos pueden aprender todo tipo de comportamientos. Al igual que sucede con los perros, el gato es un animal doméstico totalmente adaptado a la vida en cautividad y esta domesticación implica que con el paso del tiempo han aprendido a entendernos y ha identificar nuestras señales, lo que ha permitido que vivan entre nosotros y sean tan apreciados. Pero ¿por qué razón es tan difícil enseñar a estos animales cuando es obvio que se trata de animales con una extremada inteligencia?

La respuesta puede estar en su carácter solitario, a diferencia de los perros que son gregarios. Esta característica hace que no tengan una necesidad de contacto continuo ni de reconocimiento. Esto significa que algunos ejemplares necesitan de mucho esfuerzo para lograr avances, mientras que aquellos que sean más sociables lo hagan con mayor facilidad.

¿Cómo se entrena a un gato?

A la hora de adiestrar a un gato lo primero es identificar cuál es la recompensa que más le atrae. En algunos puede ser algo de comida, mientras que en otros puede ser una caricia. Este premio debe estar siempre presente durante las sesiones de entrenamiento.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es que los gatos están preparados para percibir cientos de estímulos, por lo que se distraen con facilidad. En este sentido también tienden a aburrirse si no se les estimula lo suficiente, por lo que debemos buscar objetos o estímulos que llamen su atención a la hora de motivarles.

¿Cómo educar a un gato para que no muerda?

Una muy buena forma de educar y conseguir su interés es mediante el juego. Podemos usar cuerdas o plumeros a modo de presa para lograr que suban a algún sitio o se muevan en una dirección, premiando siempre cuando logremos el objetivo.

Concentra sus energías de juego en sus juguetes, redirígelo a un rascador y tras unos minutos pausa el juego ignorando los comportamientos de morder y arañar de manera inmediata. Emplea tu voz y juega con regularidad para que el felino vaya habituándose.

¿Cuándo empezar a adiestrar a un gato?

El truco para conseguir avances es ir despacio, dividiendo el truco que queramos enseñar en tareas sencillas que el gato entienda más fácilmente. De esta forma el animal avanza de forma más segura y evitamos la frustración de no lograr alcanzar una meta demasiado compleja.

Dado que los felinos cuentan con la capacidad de aprender desde que nacen, lo recomendable es comenzar su educación desde que son cachorros. Será, en concreto, entre la segunda y séptima semana de vida cuando se encuentre más receptivo a la hora de aprender nuevos conceptos.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar