Desenredar el pelo de un perro sin hacerle daño – 5 Trucos

Hay razas de perros de pelo largo, como el Maltés o el Yorkshire, que tienden a acumular el pelo muerto en forma de nudos. Para evitar que la acción de cepillarle se convierta en un auténtico trauma para nuestra mascota, te ofrecemos una serie de consejos que facilitarán mantener su capa peluda en perfectas condiciones y que el peinado no suponga un sufrimiento para el animal.

Aquellos que tenéis un perro de pelo largo estáis más que acostumbrados a pelear con los nudos y los enredos para peinar a vuestro animal. Esta situación, poco agradable para mascota y propietario, tiende a alargarse más de lo necesario porque carecemos de algunos trucos muy necesarios. Si quieres reducir el sufrimiento de tu peludo a la hora de los cepillados debes continuar con los siguientes consejos.

1. Aplica champú y acondicionador de calidad

En primer lugar, dedicar un rato diario al peinado y acicalamiento de tu perro reducirá en gran medida la realización de nudos y enredos y para una correcta higiene será necesario contar con ciertos elementos que facilitarán el mantenimiento de su pelaje. La aplicación de un champú y un acondicionador de calidad reducirá en gran medida los enredos, dejando su pelo más sedoso y preparado para peinar. Otros elementos como un peine de metal y un cepillo de cerdas suaves serán de gran utilidad, así como unas tijeras para los casos de enredo más graves.

2. Los premios y caricias le calmarán

El proceso de cepillado debe ser algo agradable para nuestro perro, buscando en todo momento que se encuentre cómodo y seguro. En ocasiones premios y caricias serán necesarios para mantenerlo tranquilo y evitar que se pueda hacer daño.

3. No uses un cepillado intenso

Para empezar a cepillar a tu animal debes hidratarle un poco el pelo, por lo que la aplicación de un spray con una parte de acondicionador y tres de agua permitirá un mejor desenredo. Un consejo es que trates de deshacer los nudos individualmente con paciencia y cuidado. No trates de eliminar todo el pelo muerto con un cepillado intenso, ya que lo único que conseguirás es hacer daño a tu mascota.

Tampoco seas demasiado intenso en cada nudo, porque hay ocasiones en las que puede ser demasiado grande y provocar daños a nuestra mascota. Cambia a un nudo más pequeño y luego retomas el anterior, así disminuirán las molestias.

4. Cuidado con los nudos medianos

Los nudos medianos deben ser cepillados con precaución, sujetando el pelo desde su base para evitar tirones innecesarios a nuestra mascota. Si el tamaño del nudo es excesivo existe una herramienta que corta el nudo para desenredarlo mejor, por lo que el daño a nuestro perro será menor aunque su capa de pelo puede quedar ligeramente desigual).

5. Emplea tijeras sólo en casos extremos

Emplear las tijeras o rasurar una zona solo debe hacerse en los casos más extremos, ya que un movimiento repentino nos puede llevar a cortar a nuestro animal. Si crees que el nivel de enredo es excesivo quizás debas llevarlo a un profesional, que nos podrá aconsejar sobre la mejor manera de eliminar este problema.

Trata de realizar el desenredo cuando te encuentres tranquilo, un enfado o frustración puede provocar que nuestro perro lo note y se ponga tenso, haciendo más complicada la tarea. Por otro lado, premia el buen comportamiento de tu perro con una comida especial o un paseo. Relacionar los cepillados con buenas experiencias hará que tu perro se comporte mejor durante las sesiones de acicalado.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar