Cómo se forman los patrones de color en gatos

Un estudio genético aborda el proceso en el que los patrones de color en gatos toman forma, siendo una molécula presente durante la fase embrionaria la responsable de las variadas formas del pelaje de estas mascotas.

El Instituto de Biotecnología HudsonAlpha de Estados Unidos ha completado un proyecto liderado por el investigador Gregory Barsh que ha registrado el proceso por el cual las células cutáneas adquieren firmas genéticas diferentes. Un hecho que hace posible que se generen diferentes pautas de color en el pelo, cuyos patrones definen la diversidad tanto en los gatos como en muchos otros mamíferos.

Los resultados del estudio, que ha sido publicado en Nature Communications y recogido por SINC, indican por tanto que la formación de patrones de pelaje, como el atigrado, en los gatos domésticos está determinada por moléculas específicas presentes durante la etapa embrionaria.

Ya en investigaciones anteriores fue probado el hecho de que las variaciones de color en los gatos domésticos aparecen durante el crecimiento del pelo, justo cuando los grupos de folículos pilosos adyacentes producen variados tipos de pigmento de melanina. Sin embargo, el proceso que determina si un folículo piloso produce melanina negra o amarilla sin estar del todo definido, según el estudio.

¿Qué determina el patrón del color en gatos?

Los autores observaron además las diferencias en la expresión genética, que durante la fase embrionaria determinan la forma del patrón de color generado de manera posterior. Es una molécula de señalización, codificada por el gen Dickkopf 4 (Dkk4), la que desempeña un papel central en el proceso de formación de la pauta de color.

El trabajo destaca el descubrimiento que supone que una mutación en dicho gen sea la responsable de la apariencia jaspeada de algunos gatos, siendo esta una característica que se da en razas como el Abisino o el Savannah Servalino.

Si bien esta investigación se centró en los gatos domésticos, los científicos sugieren que los hallazgos también justificarían la formación de patrones de color que se dan en otros felinos, como los leopardos y tigres, así como en otros mamíferos.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar