Salmonelosis canina: Un estudio analiza la prevalencia en España

Una investigación indaga en la prevalencia de la salmonelosis canina, centrándose en canes de la Comunidad de Valencia para comprobar las variables que puedan influir en la aparición de la bacteria.

De entre las enfermedades zoonóticas transmitidas por los alimentos, la salmonelosis es, sino la más importante, una de las más preocupantes de todo el continente europeo. La infección en humano sólo en 2017 provocó 91.662 casos ocasionados por productos alimenticios contaminados de la bacteria, como huevos y carne. Una afección que también puede tener a las mascotas como posible fuente para su aparición en las personas. Para analizar en profundidad esta relación, la Facultad de Veterinaria de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia ha llevado a cabo una investigación para estudiar la posible presencia de Salmonella spp. en perros asintomáticos.

Otros estudios ya catalogaron como fuente potencial de Salmonella spp. el contacto cercano entre perros y personas, algo que justifican teniendo en cuenta que los serotipos más frecuentes aislados de casos de gastroenteritis humana se relacionan con aquellos serotipos más prevalentes en los canes. Pero los datos de prevalencia en perros varían de unos análisis a otros por diferentes particularidades, puesto que estos animales «suelen actuar como portadores asintomáticos y pueden eliminar uno o más serotipos de forma intermitente durante más de seis semanas«.

Junto al contacto con animales salvajes, la alimentación es uno de los principales elementos de riesgo que han sido catalogados en este estudio como factor influyente con respecto a la prevalencia de la bacteria. «Alimentar a los perros con productos crudos también se ha relacionado con la alta prevalencia de salmonelosis«, indican las conclusiones de estas investigaciones.

Las pruebas y resultados del experimento

Un total de 325 perros distribuidos en tres entornos diferentes participaron en el análisis. De los cuales, se obtuvieron hisopos rectales de 85 perros de hogares (26,2%), además de 84 canes de refugios (25,8%) y de 156 perros de perreras de caza (48,0%). Analizando la alimentación, 196 consumieron comida comercial para mascotas (60,3%) y los restantes recibieron comida preparada de casa (39,7%). Al margen, 36 (11,1%) recibieron alimentos crudos.

De los 325 hisopos rectales, sólo 6 (1,85%) dieron positivo en Salmonella spp. La prevalencia fue por tanto del 1,8% en canes aparentemente sanos de la Comunidad Valenciana, siendo inferior al 3% tal y como se esperaba por lo que habían indicado las conclusiones de otras investigaciones. Datos que aún así, deben ser interpretados «con cautela» según los propios autores del estudio, ya que la baja prevalencia observada «podría estar relacionada con el hecho de que sólo se tomó una muestra fecal, ya que la diseminación intermitente de Salmonella spp. ha sido bien documentado».

Si bien no se encontró una asociación estadística que fuera significativa entre la salmonela y la convivencia con animales, fuentes de agua o actividades deportivas o de caza, ello no quita que algunos estudios sí han demostrado que la prevalencia de Salmonella spp. en perros expuestos a ambientes contaminados, incluidos perros de caza y callejeros, «es más alta que en perros domésticos». Por el contrario, la alimentación con carne cruda sí parece tener mayor relevancia, puesto que 4 de 6 perros positivos en la bacteria recibieron alimentos con canales de aves de corral crudas.

Resistencia antibiótica a la bacteria

La resistencia a los antibióticos supone además un problema a destacar tanto para la salud humana como para la animal. Catalogada por la OMS como uno de los patógenos prioritarios en lo que se refiere a resistencia a antibióticos, siendo este un problema de salud mundial. De hecho, este estudio concluye que todos los serotipos aislados tenían susceptibilidad a los antibióticos que fueron probados. Los resultados señalan también a los probióticos como uno de los métodos alternativos para disminuir el consumo de antibióticos y prevenir la infección de esta bacteria en los perros.

«Las diferencias subjetivas observadas a nivel macroscópico en nuestro estudio podrían sugerir que algunas bacterias pueden proteger contra el patógeno o, por otro lado, la presencia de Salmonella spp. en perros podría inhibir cepas de bacterias beneficiosas«, aseguran. Estas bacterias comensales estabilizan el tracto digestivo y pueden ayudar a prevenir las infecciones intestinales modulando la respuesta inmune e inhibiendo algunos patógenos, como la Salmonella spp.

Las conclusiones obtenidas en la investigación inciden por tanto en que perros aparentemente sanos podrían actuar como portadores subclínicos de Salmonella spp o salmonelosis. Algo que podría llegar a ser importante para la salud pública por el estrecho contacto entre estas mascotas y las personas, aunque recuerdan que «se deben realizar más estudios porque se sabe que la eliminación de Salmonella en las heces de los perros está influenciada por varios factores, como la dieta, los procedimientos de muestreo y el área geográfica». La elaboración de estudios adicionales permitiría determinar la relación entre las bacterias beneficiosas y la Salmonella spp. en las heces de perro.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar