Piebaldismo: el porqué de los «calcetines» en animales

Las capas que muestran perros y gatos dependen en gran medida de la raza, sin embargo, en multitud de ocasiones aparecen los típicos “calcetines” en una o en varias de sus patas. Estas manchas blancas o despigmentaciones reciben el nombre de piebaldismo y aparecen en multitud de especies, incluidos los humanos.

piebaldismo en mascotas

El piebaldismo es una despigmentación aleatoria de la piel o del pelo de los animales y es la causa de que muchos presenten las manos o los pies de color blanco, independientemente del color de su cuerpo. Este hecho es bastante llamativo en los gatos de ahí que uno de los nombres de felino más populares sea Calcetines o Mittens.

Esta característica está relacionada con la mutación de un gen conocido como KIT. Este gen está asociado a una proteína que interviene de forma importante en el desarrollo y la dispersión por la piel de las células precursoras de los melanocitos, que darán el color a la piel.

Cuando el animal es aún un embrión, en las fases iniciales del embarazo o gestación, se forman las células que darán color a su piel cerca de su espina dorsal. Según el feto se desarrolla estos  melanocitos se multiplican antes de comenzar a extenderse por el cuerpo.

Estudios recientes han demostrado que la mutación del gen KIT provoca que estas células se multipliquen en menor cantidad, haciendo que haya una cantidad de melanocitos mucho menor de la que habría en un animal con el gen normal.

Tras la multiplicación estos melanocitos se distribuyen por todo el cuerpo y pigmentan toda la piel con el patrón de color específico de cada animal. Los individuos que sufren la mutación del gen no tienen suficientes células para colorear todo el animal, quedando las partes más alejadas del dorso de color blanco, como son las manos y los pies.

De hecho, otras manchas muy habituales causadas por esta mutación se producen también en zonas como la punta del hocico o el extremo de la cola, siendo muy raro los animales con el lomo de color blanco.

Además del gen KIT existen otros genes relacionados con el patrón de color de los animales específicos de cada especie que dan lugar a capas tan llamativas como el tricolor, el jaspeado o la capa típica de los gatos siameses, cuya producción de pigmento viene marcada por la temperatura corporal, quedando más oscuras las zonas más frías como las patas o la cola.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar