MIOCARDIOPATÍA HIPERTRÓFICA EN GATOS: Una patología felina común

Los felinos sustentan una serie de problemas cardiacos habituales. Uno de los más conocidos es la miocardiopatía hipertrófica, una patología que afecta directamente a las paredes del corazón felino. Podrás conocer todos los detalles de esta enfermedad leyendo la información que te traemos en el siguiente artículo.

Todo lo que debes saber sobre la miocardiopatía en gatos.

Una de las complicaciones cardiacas más comunes a la que se enfrentan los gatos es la miocardiopatía hipertrófica, también llamada cardiomiopatía hipertrófica. Desde Mascota y Salud, queremos acercar esta enfermedad a todos los dueños cuyos gatos la padecen, por ello, aglutinamos la información más útil sobre la misma.

¿Te interesa conocer en qué consiste esta enfermedad? ¿No sabes cuáles son los síntomas principales que la evidencian? ¿Te preguntas cuál es el tratamiento más adecuado? Sigue leyendo atentamente para que todas estas preguntas sean resueltas.

¿QUÉ ES LA CARDIOMIOPATÍA HIPERTRÓFICA FELINA?

La miocardiopatía hipertrófica está directamente relacionada con las paredes del ventrículo izquierdodel corazón. En esta enfermedad, la masa miocárdica aumenta su grosor por esta zona. Como consecuencia de ello, la cámara cardiaca reduce su espacio y el corazón no bombea tanta sangre comonecesitaría el organismo felino.

Por este motivo, es evidente que los problemas circulatorios en el gato afectado no tardarán en llegar una vez se produzca el ensanchamiento de las paredes ventriculares. Cualquier gato, independientemente de la edad, puede sufrir la cardiomiopatía hipertrófica, no obstante, tienen más posibilidades de padecerla los felinos de más avanzada edad. En cuanto a razas, los persas son los gatos más propensos a tener problemas cardíacos de este tipo.

SÍNTOMAS DE LA MIOCARDIOPATÍA HIPERTRÓFICA FELINA

Para detectar lo antes posible este tipo de problema cardiaco, es conveniente percatarse de los síntomas más característicos que conlleva. Algunos de ellos, son los habituales en enfermedades que afectan al aparato circulatorio: cansancio, falta de apetito o una actitud un tanto triste.

Hay otras evidencias más particulares, como los vómitos combinados con una respiración costosa o la apertura de la boca felina con más frecuencia. Cabe la posibilidad de que el felino no muestre síntomas, es lo que se denomina como caso asintomático.

Pero si hay una prueba evidente de que el gato sufre miocardiopatía hipertrófica, esa es la aparición del tromboembolismo. Se trata de la formación de coágulos o trombos en distintas partes del cuerpo felino que aparecen por la mala circulación que posee el animal. El surgimiento de estos coágulos puede provocar parálisis rígida o flacidez en diversas zonas.

No se trata de un síntoma menor, puesto que el tromboembolismo genera tanto estrés en el aparato circulatorio del gato que puede provocar la muerte súbita del animal.

DIAGNÓSTICO DE LA MIOCARDIOPATÍA HIPERTRÓFICA EN GATOS

El diagnóstico de un gato que padezca miocardiopatía hipertrófica variará dependiendo de la fase en la que se diagnostique la enfermedad. Si la patología se detecta en sus primera fase, los medicamentos recetados por el veterinario serán suficientes para que el felino pueda compensar sus efectos. En estos casos, la esperanza de vida del animal no tiene por qué verse afectada.

Para comprobar el estado del gato, se tendrán en cuenta, aparte de edad y la raza, el historial clínico y genético felino. Hay que recordar que este tipo de enfermedades cardiacas se producen, en gran parte, por factores genéticos.

Para poder diagnosticar la miocardiopatía hipertrófica, el profesional realizará varias pruebas específicas. Por un lado, las radiografías de tórax y el electrocardiograma ayudarán a valorar el tamaño del corazón y las funciones que desarrolla o que no puede llevar a cabo.

La ecografía es otra de las pruebas que los veterinarios también suelen realizar para detectar la cardiomiopatía hipertrófica, puesto que con ella se detecta la presencia del tromboembolismo y de taponamientos en vías sanguíneas.

Habrá otro tipo de pruebas que el veterinario puede optar por encargar para asegurarse el diagnóstico: análisis de sangre completo, examen oftalmológico o pruebas para medir los niveles de hormonas tiroideas.

TRATAMIENTO DE LA MIOCARDIOPATÍA HIPERTRÓFICA FELINA

Como es normal, el tratamiento que se le recomiende al felino dependerá del estado del animal y de la fase de la enfermedad. Lamentablemente, la miocardiopatía hipertrófica es una enfermedad progresiva, cuyo avance puede variar dependiendo de las características del gato.

Por lo tanto, no existe una cura contra esta enfermedad. Lo único que puede hacer el veterinario de confianza es evitar la evolución de la misma, para que el gato pueda hacer una vida lo más normal posible. Los objetivos para tratar esta enfermedad se centrarán en:

  • Disminuir los líquidos del pulmón y espacio pleural. Para ello, el veterinario recomendará la ingesta de diuréticos. También se puede optar por drenar el líquido con la ayuda de un catéter.
  • Favorecer el correcto funcionamiento del corazón. Muchos son los medicamentos que el profesional podrá recetar al felino: IECA, bloqueantes de los canales de calcio o beta bloqueantes.
  • Reducir las posibilidades de que el gato sufra trombos o coágulos sanguíneos. Es necesario hacer todo lo posible para que no surja el tromboembolismo en el organismo del gato. Para ello, muchos veterinarios optan por recetar aspirina en dosis bajas. La cantidad medicada debe ser cumplida estrictamente, ya que la sobredosificación en el gato tiene consecuencias muy graves.
  • Normalizar la presión sanguínea. En los gatos que padecen hipertensión, se suelen aportar medicamentos como Amlodipino para regular este parámetro circulatorio.

Este artículo es meramente informativo y los medicamentos reflejados en él no deben ser suministrados libremente sin prescripción veterinaria. Un profesional cualificado y de confianza será el encargado de medicar al gato que sufra la miocardiopatía hipertrófica.

Para contar con un servicio veterinario de calidad, recomendamos la contratación de alguno de los seguros que ofrecemos en Mascota y Salud. Los veterinarios con los que trabajamos siempre tienen el diagnóstico y el tratamiento más acertados para su gato. Para ver los servicios de los que disponemos, puedes entrar en el banner que te mostramos.

MIOCARDIOPATÍA HIPERTRÓFICA EN GATOS: Una patología felina común
5 (100%) 2 vote[s]

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar