¿Cómo y Dónde Acariciar a un Perro?

ACARICIANDO A UN PERRO

¿Sabes cuáles son las zonas preferidas por los perros para ser acariciados? ¿Te preguntas cuál es la mejor forma de tocar a un can? Descubre cómo y dónde acariciar a un perro y conoce más detalladamente los gustos caninos.

Nos encantan los perros y siempre queremos caerles bien. Una forma ideal de entablar una buena relación con los canes es acariciarlos. Sin embargo, no es válido tocarlos de cualquier forma ni en cualquier zona de su cuerpo.

Los perros, aunque no te lo pidan explícitamente, prefieren ser tocados en determinadas áreas de su cuerpo y con un mimo especial. En este artículo te detallamos cómo y dónde acariciar a cualquier can, detallándote también los beneficios de desarrollar esta práctica de forma habitual.

PASOS A SEGUIR ANTES DE ACARICIAR A UN PERRO

Cuando nos disponemos a acariciar a un perro que ya conocemos, estos pasos previos nos los podremos evitar. No obstante, las precauciones que mostramos a continuación nos serán muy útiles en perros en los que somos unos completos desconocidos:

– Valorar la agresividad del perro

Antes de acariciar a cualquier perro, lo primero que debemos valorar es la agresividad que el can nos demuestra a través de su comportamiento. No es complejo percatarse de que una mascota no quiere ser acariciado.

Los ladridos, los gruñidos, la tensión en su cuerpo o la posición intimidatoria son claras evidencias de que un perro no debe ser tocado. Si esta conducta antipática del can es algo extraño para el dueño, es probable que dicho animal posea una lesión -hemorragias, fracturas, esguinces, heridas, etc.- en una determinada parte de su cuerpo.

– Evitar los gestos amenazantes

Antes de acariciar a un perro, es muy recomendable no llevar a cabo gestos que puedan suponer una amenaza para el can. Esto parece muy obvio, pero en muchas ocasiones de forma involuntaria, realizamos movimientos o gestos que el can puede interpretar como intimidatorios, lo que puede provocar su reacción de temor o de defensa.

Por ejemplo, un perro puede considerar como gesto amenazante ser acariciado cuando está pendiente de otro asunto, ya que le pillaría por sorpresa. Tampoco es recomendable rondarlo.

Otra escena de intimidación puede ser trasladar tu mano directamente a su cabeza, ya que los canes consideran que les vas a golpear al realizar ese gesto. Por último, otra posible señal amenazante es la de mirar a los ojos al perro.

– Ponerte a su altura

En ocasiones, sobre todos en cachorros,  los perros nos contemplan demasiado grandes. Es por ello, que se atemorizan y huyen de nosotros. Por ese motivo, una opción bastante efectiva es la de ponerse a la altura del can sentándonos en el suelo o poniéndonos de rodillas –siempre y cuando no contemplemos señas de agresividad-.

De esta forma, el perro nos contemplará a su altura y perderá parte del posible temor inicial. El resto de confianza corre de nuestra cuenta, ¡tendremos que ganárnosla pcoo a poco!

– Percátate de que quiere ser acariciado

Muchas veces damos por sentado que el can quiere ser acariciado. Aunque nos cueste aceptarlo, en ocasiones los perros no quieren saber nada de nosotros. Si ponemos un poco de interés en la conducta del mismo, detectaremos su negativa a ser tocado.

Entre otras cosas, un can que no quiere ser acariciado intenta no mirarte de frente, se da la vuelta delante de ti, se lame el hocico y bosteza con frecuencia. Además, si lo acaricias, este no reacciona de ninguna forma y no vuelve a pedir más “mimos”.

El lenguaje corporal canino no es fácil de adivinar, por ello, te aconsejamos que leas los Gestos comunes que emplean los perros para conocer un poco más las intenciones de nuestros fieles compañeros.

CÓMO ACARICIAR A UN PERRO

Una vez ya sabemos los pasos previos a acariciar a un perro, es necesario saber de qué forma hacerlo. Lo principal es que la caricia sea buscada por el can y no al revés. Nunca deberemos tener los brazos extendidos sobre el can y tampoco es bueno abrazarlo.

Las caricias se deben llevar a cabo con las manos, las cuales se deben mover de forma suave en la misma dirección que el crecimiento del pelo. Para llevar a cabo las caricias más satisfactorias posibles, es necesario tener en cuenta las zonas más agradables para la mascota. Las áreas que le resultan más y menos agradables a los perros las descubrirás en el próximo apartado.

DÓNDE ACARICIAR A UN PERRO

Hay determinadas zonas para acariciar a un perro donde es imposible fracasar. Los canes sienten un placer y una comodidad únicos en los siguientes lugares:

– Detrás de las orejas

La primera caricia que solemos hacer a un perro suele dirigirse a su cabeza. No obstante, esta zona no es la preferida de los canes, todo lo contrario.

Por ello, te recomendamos que comiences a ganarte el cariño del perro tocándole un área muy cercana: detrás de las orejas. Cuando empieces a acariciarle esta zona te darás cuenta de que es uno de los lugares más placenteros para el animal.

– El pecho

Pocos lugares gustan tanto a los perros como el pecho y, a pesar de ello, no solemos acariciar esta zona con frecuencia. Haz la prueba, ¡seguro que al can que toques por esta zona le encantará!

– La parte final del lomo

Si hay una zona que encanta a nuestros fieles compañeros esa es el la base de la cola o la parte final de lomo. La mayoría de la gente tampoco suele acariciar mucho esta zona, no obstante, el perro siempre agradece y mucho las caricias en esta área.

– Entre el cuello y la barbilla

De las zonas preferidas por los perros, esta puede que sea la más compleja de acariciar, puesto que es un lugar donde el perro realiza movimientos continuos, además de estar muy próxima a la boca del mismo.

Si no conocemos al can lo suficiente, no es recomendable empezar a acariciarlo por debajo de la barbilla, ¡ya que nos podemos llevar algún susto!

Estas son las cuatro zonas principales donde, en general, los perros prefieren ser acariciados. Sin embargo, te preguntarás cuáles son las áreas menos deseadas por nuestros fieles compañeros. Aunque pueda parecer increíble, a los canes no les hace mucha gracia que los humanos les acaricien la cabeza.

Tampoco son lugares muy codiciados la zona superior de las orejas, la espalda, la cola, las patas y el hocico. Siguiendo nuestras recomendaciones, ¡el éxito al tocar a un perro está asegurado!

BENEFICIOS DE ACARICIAR A UN PERRO

Los mimos y las caricias que aportemos a los canes no solo serán una forma de demostrarle nuestro respeto y cariño al animal, también aportarán otra serie de beneficios que te sorprenderá conocer:

  • Buen remedio antiestrés: Una de las aportaciones más destacadas de acariciar a un perro es la relajación que aporta a ambas partes. Si estamos pasando por situaciones de estrés complicadas, dar cariño a los canes puede ser una terapia muy efectiva para evadirnos de esa patología tan complicada.
    El can tampoco se queda atrás en cuanto a sosiego se refiere. Las caricias tranquilizan a nuestros fieles compañeros y los sacan de situaciones intensas y de posibles etapas de estrés o ansiedad que estén atravesando.
  • Ayuda a contrarrestar los problemas del corazón: Múltiples estudios de distintas partes del mundo han coincido en lo positivo para el corazón que es el hecho de acariciar a un perro. Según estos, el ritmo cardiaco y la presión arterial de las personas disminuyen como efecto inmediato de la relajación que aporta tocar a un can.
    Las personas que padecen problemas cardiacos agradecerán mucho esta aportación del can, ya que ayudará a evitar posibles problemas del aparato circulatorio. Por ello, ¡acariciar a nuestros fieles compañeros solo nos dará alegrías al corazón!

acariciar a un perro

  • Aumenta el estado de felicidad: Si hay algo claro cuando acariciamos a un perro, es que nos sentimos mucho más felices y animados. El cariño que nos corresponden es una de las cosas más valiosas que tenemos en nuestra vida. ¡Ellos siempre están felices dispuestos a alegrarnos el día! Descubre 9 cosas que seguro te ha enseñado tu perro.
  • Medida para ayudar a varias terapias médicas: Además, acariciar a un perro también puede aportarle mucho a personas con determinadas enfermedades mentales y físicas. Hay gente que acude a la técnica de la caninoterapia para estimular sus sentidos y mejorar sus movimientos. ¡No hay mejor forma de aprovechar las caricias de los canes!
  • Aumenta las defensas de nuestro sistema inmunológico: En un mundo en el que el ser humano está rodeado de protectores químicos y desinfectantes en todos los lugares en los que se encuentra, los perros son, aunque a algunos dueños les cueste reconocerlo, un nido inevitable de bacterias y gérmenes.

Se trata de una característica muy positiva para nosotros, puesto que el hecho de enfrentarnos a dichos agentes externos, provoca que nuestro sistema inmunológico se defienda y se haga inmune a ellos. De esta forma, evitamos patologías como las alergias o el asma.

Cuando necesites el mejor servicio veterinario para tu mascota, tan solo tendrás que confiar en Mascota y Salud. Cada día más personas confían en nosotros para blindar la salud de su mascota, ya que trabajamos con los profesionales más cualificados. Puedes contemplar el servicio veterinario adaptado a ti accediendo al siguiente banner.

¿Cómo y Dónde Acariciar a un Perro?
2.8 (55%) 4 vote[s]

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar