Félicette: La gata astronauta francesa que logró volver del espacio

A comienzos de los años sesenta Francia era, junto con Estados Unidos y la Unión Soviética, el tercer país en contar con una Agencia Espacial. Para viajar a bordo de los primeros viajes espaciales franceses se entrenó a un grupo de catorce gatos, que fueron bautizados con el nombre de “astrogatos”. El 18 de octubre de 1963 la gatita Félicette fue la primera en participar en una prueba espacial y en regresar con éxito a la Tierra.

La historia de la conquista del espacio cuenta con nombres propios como Yuri Gagarin, el astronauta ruso que fue el primer hombre en órbita alrededor de la Tierra, o Neil Armstrong, el astronauta norteamericano que el 20 de julio de 1969 y a bordo de la misión Apollo 11 puso por primera vez el pie en la Luna.

Pero además de seres humanos la carrera espacial ha estado protagonizada por animales como la perrita Laika o el chimpancé Ham, que hoy cuentan con estatuas en el Salón de la Fama Espacial que nos recuerdan sus gestas. Pero también han existido héroes desconocidos como es el caso de la gatita francesa Félicette.

astrogatos

En 1961 Francia era, por detrás de Estados Unidos y la Unión Soviética, el tercer país en contar con una Agencia Espacial, una iniciativa que con el paso del tiempo se convertiría en el germen de la actual Agencia Espacial Europea.

A comienzos de los sesenta Francia entrenó un total de 14 “astrogatos”, nombre que popularmente recibieron los felinos entrenados por el estado francés para viajar al espacio. Félicette -ese no era todavía su nombre oficial- formaba parte de este grupo de “astrogatos”, aunque la directriz es que ningún animal tuviera nombre para evitar sentimientos de cariño.

Estos gatos superaron los mismas pruebas que los astronautas, incluidas las de aceleración y sin gravedad, y Félicette acabó siendo la elegida por su carácter tranquilo, lo que le valió que le insertaran unos electrodos con el fin de poder medir su actividad cerebral durante el transcurso del ensayo espacial.

El 18 de octubre de 1963 Félicette despegó de una base espacial francesa ubicada en Argelia a bordo del cohete Véronique AGI. El vuelo alcanzó los 152 kilómetros de altura y la gatita permaneció al menos cinco minutos en total ingravidez.

Después de la prueba Félicette regresó sana y salva a la Tierra convertida en el primer y único gato que ha viajado al espacio y sobrevivido a la prueba, porque parece ser que algún que otro “astrogato” no corrió la misma suerte.

Tras el éxito de la misión espacial Félicette fue bautizada con este nombre recibiendo reconocimiento mundial. Desde aquel momento Europa nunca más ha vuelto a utilizar animales en los vuelos espaciales.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar