Picadura en perro – Todo lo que debes saber

Dentro de los riesgos que llevan asociadas las salidas al campo, las picaduras son uno de los problemas más extendidos, principalmente en primavera y verano ¿Sabemos los propietarios cómo tenemos que actuar frente a los riesgos de una picadura? Aunque lo más recomendable es llevar al animal al veterinario lo más rápido posible, siempre existen ciertas cosas que podemos hacer para prevenir y en su caso para mejorar los síntomas y el bienestar de nuestra mascota.

Tratar Picadura en perro

La llegada de la primavera trae consigo una mayor actividad y presencia de insectos, parásitos y otro tipo de animales, que en algunos casos pueden suponer un riesgo serio para la salud de nuestras mascotas.

Si a ello le sumamos un mayor número de salidas al campo como fruto del buen tiempo, todo ello provoca que las probabilidades de sufrir una picadura aumenten, por lo que es recomendable que sepamos cómo actuar en caso de necesidad.

Avispas y abejas

Es una de las picaduras más frecuentes en las mascotas, aunque tan solo suponen un riesgo importante cuando la picadura provoca una reacción alérgica. Los síntomas que podemos observar en nuestras mascotas son dolor e hipersensibilidad evidentes en la zona de la picadura, inflamación y anafilaxia. Este último síntoma supone un riesgo importante para el animal, incluso transcurridas horas desde la picadura.

Para aliviar el dolor podemos aplicar frío local y compresión en la zona afectada. En la mayor parte de las ocasiones la visita al veterinario se puede saldar con la aplicación de antihistamínicos o antiinflamatorios.

Víboras

En España la dolorosa picadura de este ofidio es una de las más peligrosas para nuestras mascotas, ya que el veneno de la víbora produce eritema, edema e, incluso, necrosis de tejidos. Si sospechamos de su picadura debemos acudir lo más rápidamente posible a un hospital veterinario, realizando presión sobre la picadura para evitar que el veneno se distribuya por el organismo.

Medusas

Es uno de los riesgo de bañar a nuestra mascota en el mar. Los animales que pueden sufrir un mayor número de picaduras son los perros de pelo corto (galgos, teckel, etc), aunque cualquier raza puede verse afectada en zonas expuestas como el abdomen, el hocico o las ingles.

El tratamiento más efectivo es rociar vinagre sobre la zona, aunque nunca frotando ya que la picadura empeora. La visita al veterinario será obligatoria para la aplicación de un antiinflamatorio.

Oruga procesionaria

Los pelos urticantes de esta oruga son especialmente preocupantes si se produce contacto entre la oruga y la lengua del animal. Observaremos como se produce un edema en la zona, siendo necesaria la limpieza con agua abundante y el traslado al veterinario al menor tiempo posible.

El nerviosismo de nuestra mascota y el dolor puede provocar que esta labor no sea sencilla, pero una reacción rápida puede evitar la necrosis de la zona afectada de la lengua. En estos casos existe un alto riesgo de que el animal sufra un shock anafiláctico y un edema de laringe que le impida respirar correctamente.

Garrapatas

La garrapata es un parásito fuente de enfermedades, entre otras, como la babesiosis, ehrlichiosis, borreliosis o la enfermedad de Lyme, de ahí que su picadura pueda comprometer la vida o la salud de nuestra mascota.

La mejor medida que podemos tomar -principalmente en primavera y verano- es la prevención, utilizando collares o lociones antigarrapatas, aunque si  el parásito consigue adherirse en nuestro animal lo mejor es acudir al veterinario para asegurar su correcta extracción.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar