Advierten de un incremento de la procesionaria en 2021

El aumento de temperaturas trae consigo los primeros ejemplares de procesionaria en los pinos. ANECPLA advierte que, ante la cantidad de tratamientos suspendidos por la pandemia, es posible que este año se incremente su presencia con todos los riesgos añadidos que puede generar esta plaga.

insuficiencia renal en perros

A pesar de la ola de frío histórica que ha vivido España durante el invierno de 2021, la presencia de la oruga procesionaria vuelve a ser un enemigo a tener en cuenta con el aumento de temperaturas conforme se acerca la época primaveral, que dará paso posteriormente al verano.

La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es una peligrosa oruga que, de hecho, llega puntual a su cita incluso con más fuerza que nunca. La Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA) advierte que este año se prevé un incremento en la presencia de la procesionaria del pino en España, debido fundamentalmente a dos aspectos concretos.

En primer lugar, por las limitaciones que ha provocado la pandemia de la Covid-19, que ha obligado a suspender muchos de los habituales tratamientos que tenían que haberse llevado a cabo. Y por otro lado, por las restricciones en el uso de productos biocidas que se venían empleando para su gestión, y que actualmente han quedado reducidos a un único tratamiento posible: la endoterapia.

Milagros Fernández de Lezeta, directora general de ANECPLA, señala que «la endoterapia es una técnica de control de la procesionaria del pino que, si bien es muy efectiva y respetuosa con el medio ambiente, su coste constituye un factor limitante para el tratamiento de grandes masas arbóreas. Ahora mismo, a las puertas de la primavera y con las temperaturas en ascenso, nos encontramos al límite de esta temporada. Una vez rebasado este momento la procesionaria comenzará su descenso por los troncos de los árboles con todo el riesgo que su presencia conlleva«.

Cómo es una oruga procesionaria

El cuerpo de estas orugas se encuentra recubierto de unas vellosidades que se denominan tricomas. Cada una de ellas posee alrededor de 500.000 tricomas que funcionan a modo de dardos envenenados cuando sienten cualquier tipo de amenaza. Por tanto, el mínimo contacto puede generar problemas tales como dermatitis, lesiones oculares, urticarias o reacciones alérgicas por la liberación de la histamina.

Cómo afecta a los perros

En el caso de los perros, el contacto con una oruga procesionaria puede incluso provocarle la muerte. Entre los síntomas que el mismo puede manifestar se encuentran la inflamación del hocico y la cabeza, picores intensos en las partes afectadas y abundante salivación. Si un perro se come una oruga, la ingestión del tóxico que lleva el insecto puede provocarle la necrosis de lengua y garganta, lo que sería letal para la mascota.

oruga procesionaria

El control y la prevención inmediata

Con el fin de evitar los problemas que conlleva sufrir una plaga de procesionaria por cada anualidad, ANECPLA aboga por sistematizar los tratamientos de control y prevención de esta especie. Para ello, destaca la importancia de que sea una empresa de gestión de plagas quien realice este servicio de forma profesional. Todo ello tras tomar en consideración factores tan relevantes como los siguientes:

  • El ciclo biológico en el que se encuentre la plaga.
  • Las condiciones ambientales.
  • El nivel de infestación.
  • La minimización del posible impacto sobre el medio, los animales y el ser humano.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar