¿Perro o gato? Qué mascota tienes y te diré cómo es tu personalidad

¿Somos de perros o de gatos? Un estudio asegura que la elección de nuestra mascota depende de la personalidad que poseamos y del tipo de persona que seamos desde el punto de vista psicológico.

perro o gato personalidad humana

Es muy probable que más de una vez hayamos oído eso de «soy más de perros que de gatos» o viceversa. Lo cierto es que también habremos pensado que, según la personalidad o el carácter que tengamos, preferimos más tener una mascota canina o felina, dependiendo de cada caso. Ahora, un estudio elaborado por la investigadora posdoctoral y conductista de animales en la escuela veterinaria de la Universidad de California en Davis (Estados Unidos), Mikel Delgado, sostiene que el tipo de personalidad del propietario tiene relación con el tipo de mascota que eligió, ya fuera perro o gato.

Para ello, dicha investigación se centró en analizar los cinco grandes rasgos de personalidad en aquellos que participaron en la misma y confirmaron que prefería una u otra especie, así como de aquellos que aseguraron no tener ninguna preferencia o que incluso no les gustaban ni perros ni gatos.

Los 5 rasgos de personalidad

Apertura, conciencia, extroversión, simpatía y neuroticismo (sensibilidad o nerviosismo). Esos serían los cinco rasgos de personalidad que, tal como indica la literatura científica, pueden ampliarse a todas las culturas y se convierten en el medio más útil para entender las personalidades humanas.

Según los encuestados, aquellos que preferían a los gatos reconocían ser más abiertos y neuróticos, mientras que los que optaban por los perros tendían a ser más extrovertidos y amables. Resultados que coinciden con los de otros estudios que ya aseguraron que los amantes de los canes se consideraban personas más dominantes en las interacciones sociales y también algo narcisistas. Por su parte, las mujeres destacaban en el grupo de amantes de los gatos.

En cualquier caso, Delgado reconoció la dificultad de encontrar diferencias entre aquellas personas que prefieren a los perros y las que deciden optar por gatos. De hecho, señaló que al hacerlo, el ser humano «está tratando a los perros y gatos como si fueran equivalentes, y lo cierto es que son animales muy diferentes«. Ambos animales cuentan de hecho con diferentes historias de domesticación, al igual que sus necesidades, apegos a sus dueños y comportamientos naturales más o menos compatibles con los del ser humano. Se recuerda por tanto que aquello que puede valer para un humano y un gato puede no funcionar para otro humano y otro gato diferentes.

Otros factores tales como experiencias pasadas o la influencia de internet o de personas cercanas en la cultura de las mascotas puede hacer decantar a un humano por un perro o un gato.

Ni perros ni gatos

Otro asunto a estudiar, según Mikel Delgado, es el de encontrar las diferencias entre aquellas personas a las que les gustan las mascotas frente a aquellas que no o que prefieren no tener ninguna en su vida. Una diferencia que podría ser «mucho más fundamental y compleja».

También se incluye entre los próximos temas de estudio la influencia del COVID-19 en el apego de las personas a las mascotas o cómo está afectando la cultura del teletrabajo en dicho aspecto.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar