¿Los gatos pueden comer queso?

¿A tu gato le atrae el queso? ¿Es uno de sus premios favoritos? Quizá deberías saber esto antes de darle otro pedazo de queso….

Ya sea porque le has dado alguna vez un poco de queso a tu gato y ha parecido gustarle, como si tu gato te mira con ojos de cordero degollado cada vez que tú lo estás comiendo, es probable que en alguna ocasión te haya hecho la pregunta: ¿Pueden los gatos comer queso? ¿Es bueno o nutritivo el queso para el organismo de tu felino? Pues bien, eso es lo que vamos a descubrirte con este artículo…

los gatos pueden pero no deben comer queso

Gatos y queso, una pareja no tan bien avenida

Según los expertos en salud veterinaria y nutrición felina, lo cierto es que no es natural que los gatos consuman productos lácteos. Incluidos entre ellos el queso. Su propia naturaleza, como felinos, les llama a ser consumidores naturales de carne. Y, siendo por tanto carnívoros, la leche y el queso no son productos que nuestro gato necesite de forma natural en su dieta.

Otro factor determinante es el hecho de que los productos lácteos pueden, a menudo, causan malestares gastrointestinales a los gatos. Ya que, como ocurre con los seres humanos, algunos felinos son intolerantes a la lactosa. Lo que, en esencia, significa que el cuerpo del gato no produce las enzimas necesarias para poder digerir de forma correcta productos lácteos o derivados de los mismos.

En el caso de una intolerancia a la lactosa, los síntomas que detectaremos en nuestro gato serán diarrea, vómitos, gases y malestar estomacal. Si se producen en tu gato después de tomar leche ya sabes… blanco y en botella: es intolerante. El principal problema es que muchos más productos de los que imaginas tienen lactosa y derivados de la leche en su composición. Asegúrate de leer detenidamente los ingredientes de los alimentos que compras para tu felino si no quieres que sufra los citados síntomas y molestias.

¿Qué pasa si es un premio ocasional?

Muchos son los dueños de gatos que le dan a sus mascota un pequeño trozo de queso, eventualmente, como premio. Algo que puede estar bien si tu felino tiene la suerte de ser tolerante a los productos lácteos. Aunque nuestra recomendación es que esto sea algo ocasional. No una costumbre.

Aunque el queso no se considera peligroso, tampoco puede ser considerado como parte de una dieta saludable para nuestro gato. Pero si tu peludín insiste en que le dés un pedazo adelante, pero trata de que sea una cantidad muy pequeña. Pero debe estar hecho de leche normal o de leche de cabra, que es más fácil de digerir para tu gato. Evita a toda costa que tu gato coma queso azul o quesos muy grasos. .

gato come queso

Volvemos a insistir, por lo general no se recomienda alimentar con queso a los gatos, pero estas sugerencias son una mejor opción si aún así queremos darle queso, y él lo tolera bien. Si tu mascota presenta algún síntoma como gases o diarrea tras comerlo, eso sí, elimínalo cuanto antes y de forma definitiva de su dieta. Hay infinidad de golosinas que podemos dar a nuestro gato y que le van a encantar, sin producirle ningún tipo de malestar posterior a su ingesta.

¿Cuándo el queso puede ser útil?

Si tu gato es un amante irremediable del queso puedes aprovechar esta circunstancia en tu favor cuando tengas que darle algún medicamento. Ya sabemos los complicados que son muchas veces los felinos con esto de las tomas de pastillas. Si cogemos un trozo de queso e introducimos en su interior la pastilla podremos quitarnos un quebradero de cabeza al mismo tiempo que el se toma su medicación más contento que nunca.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar