Colesterol alto en Perros: Causas y cómo actuar para reducirlo

El colesterol está en los cuerpos de todos los seres vivos de forma natural, pero el problema comienza cuando su presencia en sangre alcanza niveles excesivos. Generalmente una dieta adecuada y ejercicio físico son las soluciones a adoptar por el veterinario, pero debe ser el especialista el que compruebe las causas del exceso de grasas en la sangre de nuestro perro.

Perro con colesterol alto

Al acudir al veterinario muchos propietarios se sorprenden de que en los análisis rutinarios a sus perros se les detecte exceso de colesterol, sin saber que los “colesteroles” son grasas (lípidos) esenciales que animales y personas necesitan para que sus organismos se desarrollen correctamente y para mantener un metabolismo equilibrado.

Por esta razón básica el colesterol es producido por nuestro cuerpo y el de nuestras mascotas de forma natural y está presente en las células contribuyendo, entre otros procesos, a la digestión, la sintetización de la vitamina D y a la producción de hormonas.

El problema surge cuando los niveles de colesterol en sangre son excesivos, un cuadro clínico que los expertos denominan “hiperlipidemia” o “hipercolesterolemia” y que aunque suele afectar con más frecuencia a los seres humanos, también es una patología que suele darse en perros.

En este caso el veterinario tiene que valorar si se trata de una situación temporal, provocada por mala alimentación, estrés, embarazo u otras causas de carácter provisional, o por el contrario se trata de una circunstancia que podemos calificar como crónica, algo esto último que suele darse con mayor frecuencia en perros de edad avanzada.

En el segundo caso el problema del colesterol alto se deba probablemente a anomalías de tipo congénito, a problemas metabólicos o en el mejor de los casos a una dieta inapropiada unida a un estilo de vida sedentario, aunque será el veterinario el que deba descartar otros factores desencadenantes como diabetes, problemas en riñones, en las glándulas tiroides y suprarrenales o pancreatitis.

Dependiendo del estado de salud de nuestro perro y de sus niveles de colesterol el especialista evaluará la necesidad de administrar fármacos específicos o suplementos naturales que ayuden a reducir los niveles de grasas en sangre, pero muy probablemente será suficiente con aplicar un cambio en la dieta alimenticia y con desarrollar una vida más activa.

Por ello cuando hablamos de colesterol el mejor consejo es la prevención y eso pasa por elegir una correcta alimentación y porque nuestro perro realice al menos dos paseos diarios de 30 a 40 minutos de duración, junto a controles veterinarios cada seis meses con el fin de detectar cuanto antes cualquier desequilibrio.

Colesterol alto en Perros: Causas y cómo actuar para reducirlo
3 (60%) 2 vote[s]

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar