5 consejos a seguir si nuestro perro se come una seta

¿Has salido al monte y tu perro se ha comido una seta? Si esto ocurre lo principal es que reacciones de forma rápida ya que algunas setas tienen sustancias que pueden provocar todo tipo de daños incluida la muerte de nuestra mascota. Para evitar sustos, y siguiendo ciertas pautas y consejos harás más seguras tus salidas al campo con tu mejor amigo.

perro se come seta

Las setas son un producto muy codiciado por el ser humano. Las salidas a buscar estas magníficas viandas son una estupenda excusa para salir con nuestro perro al monte, pero cuidado, no todas las especies son comestibles. Los perros en su afán de encontrar rastros o simplemente por jugar pueden mordisquear o ingerir parte de estas setas y, por consiguiente, sufrir una intoxicación que puede tener distintos niveles de gravedad.

Las propiedades tóxicas de las setas afectan a los perros de manera similar a los humanos, ya que metabolizamos de manera similar las sustancias. Si un animal sufre de un envenenamiento por setas puede desarrollar desde malestar a vómitos, diarreas, daños renales y hepáticos e incluso la muerte.

Los signos de envenenamiento serán mayores cuanta más cantidad de tóxico haya ingerido, de manera que si observas que tu perro empieza a alimentarse de un grupo de setas, detenle lo antes posible para evitar un daño mayor.

Algunas personas te dirán en este punto que las setas “tóxicas o venenosas” se identifican bien ya que tienen colores vivos, sin embargo, eso es un error. Existen todo tipo de setas no comestibles, incluso mortales, de tonos beige, verdes o cremas como la conocidísima Amanita phalloides que es la responsable de al menos el 80% de los envenenamientos.

Para realizar salidas al campo en tiempo de setas y estar seguro de la seguridad de nuestro perro debemos seguir una serie de recomendaciones:

1. Atención a los síntomas

Si nuestro perro ha estado mordisqueando una seta pero no la ha ingerido debemos observarlo. Si muestra algún síntoma como vómitos o diarrea debemos acudir inmediatamente al veterinario. Hay que tener en cuenta que los síntomas pueden tardar varias horas e incluso días en dar la cara.

2. Lavado de estómago

Si nuestra mascota ha ingerido algún tipo de seta y no estamos seguros de su toxicidad, lo mejor es llevar a nuestro animal rápidamente al veterinario para realizarle un lavado de estómago. Antes de marchar sería recomendable tomar una muestra de la seta que ha estado comiendo y desplazarnos hasta un especialista, muchos pueblos de montaña tienen gran afición micológica y realizan jornadas y cursos), que nos podrá decir con seguridad si la seta en cuestión es peligrosa.

3. Pasear con bozal

Si nuestro perro tiende a comer cualquier cosa que se encuentre, un problema asociado mayoritariamente a los cachorros, será recomendable que salga a pasear con bozal y así le complicaremos la ingesta de setas peligrosas.

4. No emplear remedios caseros

En caso de ingesta de setas, no debemos dar al animal ningún líquido, alimento ni remedio casero ya que podríamos empeorar la situación. Nos limitaremos a transportar al animal al especialista.

5. Nunca provocarle el vómito

Lo que nunca debemos hacer, estemos seguros o nos de que nuestro perro haya ingerido setas es provocarle el vómito. Si sale bien podríamos estar dejando parte del tóxico en el estómago, lo cual nos daría una sensación de falsa seguridad, y si sale mal podemos provocar al perro una neumonía por aspiración, así que cuidado con este punto.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar