Epilepsia en perros: Cómo controlarla y cuáles son sus signos

Nuevas investigaciones indican que algunos pequeños cambios en la dieta de los perros con epilepsia podrían reducir sus convulsiones y mejorar su calidad de vida.

dieta en perros con epilepsia

La Royal Veterinary College (RCV) ha llevado a cabo un proyecto de investigación financiado por la American Kennel Club Canine Health Foundation mediante el que estudia la importancia de la nutrición en los perros con epilepsia, y cómo pueden afectar a estos animales afectados por esta patología pequeños cambios en su dieta. Los resultados prueban que estas modificaciones tienen el potencial de reducir la cantidad de convulsiones y, con ello, mejorar la calidad de vida tanto de las mascotas como de sus propietarios.

La nutrición, clave para controlar la epilepsia

Siendo una de las afecciones neurológicas más comunes en perros a largo plazo, la epilepsia puede suponer mucha angustia para los cánidos que la terminan padeciendo, y también para sus mejores amigos humanos. Si bien los tratamientos actuales se centran en controlar la afección, además de reducir la frecuencia con la que aparecen las convulsiones, aproximadamente un tercio de los perros continúan experimentando fuertes ataques epilépticos de manera frecuente, según el estudio. Esto, a su vez, conlleva un impacto de manera significativa tanto en su comportamiento como en sus funciones cognitivas, que además puede provocar que los perros que la sufren sean más propensos a padecer ansiedad.

El aceite como suplemento

El equipo de investigadores evaluó los efectos del aceite como suplemento sobre la frecuencia de las convulsiones en perros con epilepsia farmacorresistente, con el objetivo de ayudar a desarrollar nuevas estrategias de tratamiento. Ya en investigaciones anteriores del RCV se habría probado que el aceite, al contener un tipo específico de grasa denominado como triglicéridos de cadena media o MCT, podría tener efectos beneficiosos en perros con epilepsia si se incluye en su dieta de pienso seco.

Durante la investigación, se introdujo el aceite como suplemento a la dieta existente para determinar la posibilidad de obtener los mismos beneficios. De esta forma, el aceite se probó en un ensayo clínico riguroso durante el que un total de 28 perros recibieron el aceite MCT y un aceite de placebo durante un periodo de tiempo de tres meses para comprobar sus efectos, siendo además un estudio ciego tanto para propietarios de perros como para los propios investigadores.

Se reducen las convulsiones en perros

Los resultados de estas pruebas confirmaron la disminución significativa de la aparición de convulsiones en estos perros durante la fase de MCT, en comparación con la fase de placebo, suponiendo con ello una mejor calidad de vida durante este tiempo, según informaron los propietarios a los investigadores. Con estas conclusiones, el proyecto asegura que se ofrece una aportación prometedora a otros métodos que han sido utilizados habitualmente para tratar la epilepsia en perros.

Sobre estos nuevos hallazgos, la Doctora Rowena Packer, investigadora BBSRC Research en el Royal Veterinary College, reconoció que «indican que un cambio relativamente pequeño en la dieta de los perros con epilepsia compleja de tratar puede reducir potencialmente la cantidad de convulsiones que tienen, al tiempo que mejora los efectos secundarios de los medicamentos y la calidad de vida en general».

Signos previos a la epilepsia en perros

Una investigación aclara cuáles son algunos signos que muestran los perros justo antes de sufrir una convulsión, además de otros cambios en el comportamiento que suelen producirse previos a una epilepsia.

El Royal Veterinary College (RVC) llevó a cabo además otro estudio para profundizar en el origen de la epilepsia y cómo podemos como propietarios identificarla en nuestro perro si está a punto de padecer esta afección. Sarah Finnegan, junto a su equipo multidisciplinario de neurólogos y biólogos, asegura que casi dos tercios de los propietarios de los perros que participaron en las pruebas informaron de cambios previos a las convulsiones en su mascota (un 65%). Algunos de estos síntomas fueron el apego, la energía excesiva y la inestabilidad en el sueño, aunque estos signos variaban entre los perros, puesto que otros sufrían cambios comunes como torpeza, jadeo excesivo, retraimiento o quietud y falta de energía.

Por otra parte, el 43% de los propietarios informó sobre desencadenantes de ataques en sus canes, relacionados con la comida, el estrés o la emoción, siendo los ruidos fuertes, los fuegos artificiales o las tormentas o productos para el hogar como las causas principales de los mismos. El 60% de estos dueños reconocieron la capacidad para predecir una próxima convulsión o estado de epilepsia en su mascota, si para ello usaba una combinación de cambios previos a la convulsión y reconocía los desencadenantes. Cerca de la mitad de estos propietarios lograron hacerlo media hora o más antes de que se iniciara.

Siendo el trastorno cerebral más común en perros a largo plazo, la epilepsia canina se caracteriza por convulsiones recurrentes y regulares, que estresan al animal y también al dueño si le parecen impredecibles e incontrolables. Rowena Packer, líder del proyecto, reconoce que estos hallazgos «son increíblemente importantes para ayudar a los propietarios a identificar formas de predecir las convulsiones que pueden suceder en el futuro y mejorar la gestión cuando se produzcan». De esta forma, se ayudaría a reducir el estrés al aumentar la previsibilidad de estos eventos llenos de angustia, y sobre todo potenciar la forma de detenerlas de manera definitiva.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar