Verrugas en perros – Una enfermedad leve pero muy extendida

Las verrugas en perros es una patología frecuente entre los perros, debido a que su transmisión es relativamente sencilla. Normalmente aparecen en boca, ojos, hocico y belfos. Aunque no es necesario un tratamiento para eliminarlas, ya que desaparecen de forma espontánea a los 2-3 meses, si que resulta necesario realizar controles veterinarios para asegurar que se eliminan completamente, ya que pueden evolucionar a tumores malignos.

¿Qué pasa si a mi perro le sale un grano?

Casi todos los dueños de canes han encontrado en alguna ocasión una verruga en sus perros. Aunque puede ser motivo de preocupación en un primer momento, en la mayoría de ocasiones se trata de verrugas víricas o papilomatosis. Esta patología tiene un carácter leve, pero a cambio es relativamente frecuente.

La papilomatosis canina está causada por uno de los virus del papiloma, un patógeno que se caracteriza por ser oncogénico, es decir, capaz de convertir células sanas en tumorales. Pero no hay que asustarse porque como sucede en este caso tumor no siempre es sinónimo de cáncer.  

Los tumores son crecimientos anormales de las células sin una función en el cuerpo y esto es lo que ocurre con los papilomas, que se caracterizan por la aparición de verrugas o bultos pedunculados (más estrechos en la base) en forma de coliflor. Pueden originarse en solitario o incluso formar grupos de varios papilomas. 

Los papilomas pueden ser de tamaño muy pequeño, confundible con una garrapata, o alcanzar varios centímetros y suelen aparecer en las mucosas, siendo la boca el lugar más habitual, tanto en las encías como en el paladar y en la lengua. También pueden aparecer alrededor de los ojos, en el hocico y los belfos, en el ano o incluso en la piel.  

¿Cómo se contagia el papiloma en perros? 

La transmisión del virus se produce por contacto directo con las lesiones de un animal contagiado o con objetos contaminados, de ahí que sea una patología fácilmente transmisible en parques caninos o en lugares donde coinciden un número importante de perros.  

Afortunadamente, no siempre tras un contacto el virus del papiloma puede llegar a arraigar en un animal, ya que influye mucho su estado inmunológico. Por esta razón las verrugas caninas son más habituales en cachorros, animales con enfermedades crónicas que afecten al sistema inmunitario o en épocas de inmunodepresión.

¿Cómo eliminar las verrugas en los perros? 

A pesar de ser muy escandalosas no es necesario tratar las verrugas caninas, ya que suelen remitir de forma espontánea al cabo de 2-3 meses, aunque el uso de inmunoestimulantes ayuda a acelerar el proceso. La cirugía sólo está indicada si por tamaño y localización las verrugas le causan molestias al perro. 

Si se recomienda, sin embargo, un control veterinario de las masas para asegurar que desaparecen por completo, ya que cualquier proliferación en la piel, si tiene un tamaño suficiente, con el tiempo puede convertirse en un tumor maligno.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar