Leopardo de Catahoula, un magnífico perro muy poco conocido

El Louisiana Catahoula Leopard Dog es un magnífico perro para los amantes del campo. Su carácter enérgico e incansable lo posiciona como uno de los mejores perros rastreadores y como un gran cazador, ya que es poseedor de unas estupendas condiciones físicas. Es por otro lado una raza que requiere de unos cuidados medios, atendiendo sobre todo a una correcta alimentación.

LEOPARDO DE CATAHOULA

Este precioso y poco conocido perro es originario de Louisiana (Estados Unidos) y se cree que sus orígenes estarían en la hibridación de mastines y otros perros europeos traídos hasta Norteamérica por las expediciones europeas del siglo XVI, aunque los expertos caninos no descartan que su origen pueda ser más reciente.

El Leopardo de Catahoula es un perro grande, enérgico y con colores de pelo bastante peculiares, por lo que es el compañero ideal para aquellas personas que gusten del aire libre y de largos paseos. Su pelo es corto, denso y brillante, siendo frecuentes las capas rojas, azules y negras con moteados en otros tonos, de ahí su apelativo de “leopardo”.

Como ya hemos comentado los ejemplares de la raza del Leopardo de Catahoula llegan a ser de gran tamaño, entre 23 y 36 kilos de peso. Su altura de cruz ronda entre los 51 y 66 centímetros, con un cuerpo compacto, musculoso y de pecho profundo y unas patas largas y fuertes.

Es un perro principalmente de trabajo, dedicado a la caza y al rastreo, por lo tanto será necesario que se ejercite diariamente con cierta intensidad, tanto física como mentalmente, ya que en caso contrario los animales podrían desarrollar comportamientos complicados.

Cuando describimos al Leopardo de Catahoula, se trata de un perro extremadamente inteligente que disfruta con los retos, de manera que practicar juegos interactivos o realizar búsquedas con él pueden ser grandes ideas de cara a asegurar su bienestar físico y psicológico.

Su alimentación debe ser principalmente carnívora, por lo que se le deben administrar piensos libres de cereales, ya que de otro modo este tipo de perros pueden llegar a desarrollar alergias alimentarias. El pelaje del Leopardo de Catahoula requiere de cuidados frecuentes, con al menos dos cepillados diarios y un baño al mes con productos específicos. Para mantener una buena salud estos perros deben ejercitarse a diario, siendo completados los paseos de larga duración con juegos en casa (una cuerda o una pelota servirán de gran ayuda). La realización de estas actividades con su dueño mejorará su salud, ayudará en sus relaciones sociales y lo harán un perro más feliz.

Existen ciertos problemas de salud a los que la raza del Leopardo de Catahoula es propensa, como son la displasia de cadera y la torsión gástrica. Aunque estas cuestiones son preocupantes, si mantenemos una adecuada alimentación, un ejercicio diario y seguimos los consejos veterinarios en cuanto a vacunación y manejo, tendremos un perfecto aliado para nuestras salidas al campo.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar