Hepatitis canina: Cuando las vacunas son la mejor prevención

La hepatitis canina afecta al hígado, los riñones y el bazo y se trata de una patología vírica muy contagiosa que no tiene tratamiento y que puede afectar sobre todo a aquellos perros jóvenes o cachorros sin un sistema inmunológico desarrollado. La vacunación es la mejor prevención contra esta enfermedad.

HEPATITIS EN PERROS

La hepatitis canina es una enfermedad vírica muy contagiosa y que puede afectar a órganos vitales de los perros como el hígado, los riñones y el bazo. Una de las características de esta patología es que no tiene tratamiento, por lo que el trabajo de los veterinarios en caso de infección es controlar la enfermedad y facilitar que sea el sistema inmunológico del animal el que se encargue de superar la situación.

Por esta misma razón son los perros más jóvenes y los cachorros son los ejemplares que se encuentran en una situación de mayor riesgo, ya que su sistema inmunológico todavía está en desarrollo, por lo que la mejor y más eficaz opción contra la hepatitis canina es la vacunación.

La hepatitis canina provoca una serie de síntomas muy reconocibles por parte de los veterinarios, como son la pérdida evidente de apetito; el animal presenta cansancio y ausencia de energía; además de goteo de ojos, nariz y tos; vómitos frecuentes; hinchazón alrededor del área de la cabeza y el cuello; ojos azulados y turbios; excesiva sed y dolor fuerte al presionar la zona del estómago.

Existen dos tipos o variaciones del virus que produce la hepatitis canina. El adenovirus tipo 1 es el virus más común y ataca al hígado y otros órganos vitales del perro, mientras que el adenovirus tipo 2 causa infección contagiosa en el sistema respiratorio y produce tos en los perros afectados.

Como decíamos anteriormente no se conoce ninguna cura para esta enfermedad y la mayoría de los perros superan la hepatitis canina sin ninguna intervención, ya que tu perro presentará inmunidad y se recuperará. Pero puede ser una enfermedad muy agresiva y en algunas ocasiones puede llegar a ser mortal.

Es importante conocer que si tenemos un perro que ha tenido y superado esta enfermedad hay que tener en consideración que todavía puede estar expulsando el virus a través de la orina y de otros líquidos (goteo nasal), por lo que otros perros pueden infectarse. Este virus es tan potente que puede estar presente en los fluidos de tu perro hasta nueve meses después del tiempo de recuperación.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar