Consejos para cuidar la boca de tu perro

Los perros descubren el mundo empleando la boca como órgano sensitivo. Este hecho les lleva en muchas ocasiones a probar, saborear, sujetar o morder objetos de muy distinta índole, creando poco a poco deterioros y problemas bucales asociados a pequeñas heridas o abscesos. Un correcto mantenimiento dental y evitar que nuestro perro muerda palos y piedras, contribuirá a su salud bucodental favoreciendo una vida más larga.

¿Qué enfermedad tienen los perros en la boca?

Muchos de los problemas de los perros tienen su origen en la boca. En algunas ocasiones los síntomas son muy evidentes (caída o rotura de piezas, mal olor, bultos, hemorragias…). En otras, sin embargo, los signos son menos llamativos y pueden limitarse a un aumento de la salivación o cierta dificultad para comer. 

¿Cómo saber si mi perro tiene infección en la boca?

Por ello es importante revisar de forma habitual la boca de nuestras mascotas y poder detectar de forma rápida cualquier alteración. Así evitaremos las complicaciones que pueden surgir por la presencia de ciertas enfermedades, además de limitar posibles molestias.

Cómo cuidar la boca de un perro

Al igual que hacemos las personas es muy importante el cepillado dental diario de los perros, especialmente de las razas chatas y pequeñas, ya que tienden a acumular más sarro que sus congéneres de mayor tamaño. Esto se puede realizar con un cepillo rígido o una funda para el dedo algo más blanda y un dentífrico específico para canes.

Cepillado dental 

El cepillado es más sencillo cuando el animal se acostumbra desde cachorro, aunque los adultos pueden adaptarse sin problema. Si el animal nos lo permite debemos cepillar tanto la cara externa como interna de todas las piezas, incidiendo más en las muelas y colmillos donde suele acumularse más suciedad.

Snacks con función de limpieza

El uso de snacks con función de limpieza puede ayudar mucho en aquellos animales que toleren peor el cepillado, pudiendo espaciar este en el tiempo. También puede retrasar la aparición de sarro el empleo de pastas enzimáticas, ya que su función es ablandar y despegar la placa ya acumulada. 

Esta limpieza va a mantener los dientes limpios y las encías sanas, retrasando la necesidad de realizar limpiezas dentales bajo anestesia y previniendo la enfermedad periodontal, un trastorno que puede tener consecuencias graves como la retracción de encías, pérdida de piezas dentales e infecciones bacterianas tanto en la boca como en otros órganos como el corazón.

Correcto uso de juguetes 

Otro pilar fundamental en el cuidado de la boca es el correcto uso de los juguetes. Hay que evitar que nuestro perro juegue con objetos duros o astillables, como piedras y palos. Las primeras provocan un desgaste de las piezas que puede causar caries, fracturas e infecciones. Los segundos, al romperse, pueden clavarse en la encía y causar heridas y abscesos. 

Es recomendable llevar encima juguetes adecuados para nuestra mascota y, siempre que volvamos de los paseos por el campo revisar la boca en busca de heridas, objetos clavados, úlceras o cualquier otra alteración. Detectarlas a tiempo nos permitirá acudir al veterinario antes de que se compliquen.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar