Los gatos persas y su facilidad para padecer problemas de salud

Ser una de las razas felinas más populares no la exime de sufrir enfermedades. Prácticamente dos tercios de todos los gatos persas padecen algún problema de salud.

GATO PERSA

La Royal Veterinary College (RVC) ha elaborado con la colaboración de la Universidad de Edimburgo un complejo estudio mediante el cual se ha investigado a los gatos persas y los problemas de salud más comunes que afectan a la raza. La conclusión principal del mismo se reduce al hecho de que dos tercios de todos estos gatos padecen algún tipo de enfermedad, un dato que resulta preocupante y que resalta la facilidad de esta raza para sufrir cualquier problema que afecta a su salud.

El proceso de investigación ha sido elaborado mediante el análisis de factores físicos de la raza, del que se descubrieron repetidamente problemas dentales, trastornos en el pelaje, crecimiento desmedido de uñas y secreción ocular, entre otras patologías. Según el equipo de expertos, estas afecciones pueden estar relacionadas con algunos de los rasgos físicos propias de la raza, como la longitud del pelaje o la forma braquicéfala de la cabeza.

«Estos problemas de salud representan importantes desafíos de bienestar para los gatos persas que los futuros propietarios deberían considerar«, aseguran desde el RVC. Es por ello que aconsejan tomar medidas preventivas a la hora de llevar a cabo una tenencia responsable de mascotas para aquellas personas que deseen cuidar a un gato persa y mantener una convivencia.

Los números desde luego no engañan. Basándose el estudio en los registros clínicos de 3.325 gatos de Reino Unido, un 65% de los felinos de esta raza padece algún tipo de trastorno que afecta a su bienestar, siendo los más comunes los relacionados con el pelaje (12,7%), enfermedades dentales (11,3%), uñas con gran tamaño (7,2%) y secreción ocular (5,8%).

En los machos, los problemas dentales son los más habituales, mientras que en las hembras las afecciones se centran en las uñas. Y en los casos de fallecimiento, la enfermedad renal (23,4%) y el cáncer (8,5%) son las causas más destacadas. Además, el promedio de vida de esta raza llega a los 13 años y medio.

El autor del proyecto y veterinario en el RVC Dan O’Neill se refirió a los resultados del estudio como «la evidencia de que los gatos con caras achatadas están igualmente predispuestos a algunas condiciones desagradables y debilitantes«. Con ello, señaló que espera que sirvan «para que se inicien las demandas para reformar la salud de la raza persa al reproducirse hacia una forma corporal menos extrema«. También aprovechó para recomendar a los propietarios de estos felinos «estar especialmente alertas a los problemas dentales, de ojos y de pelo en sus gatos y buscar tratamiento ante los primeros signos de mala salud».

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar