Los perros braquicéfalos y su relación especial con sus dueños

Los veterinarios británicos están preocupados por el auge que están teniendo carlinos y bulldogs, y el resto de perros braquicéfalos. Tanto que ya hablan de “crisis braquicéfala” en el Reino Unido.

PERROS BRAQUICÉFALOS

Entre los veterinarios del Reino Unido existe preocupación por el auge que en los últimos años están experimentando las llamadas razas de perros braquicéfalos, que cada vez cuentan con más adeptos entre los ciudadanos británicos, una circunstancia que ha motivado el estudio realizado por el Royal Veterinary College en colaboración con las universidades de Edimburgo y  de Nottingham Trent.

El objetivo de esta investigación era encontrar cuáles son las razones de la creciente popularidad de las razas braquicéfalas y las conclusiones del mismo revelan, por un lado, la existencia de vínculos muy estrechos entre dueños y mascotas y el hecho de que los propietarios no son conscientes de cuáles son las condiciones reales de salud de sus perros, teniendo una visión distorsionada de la misma a pesar de que las razas braquicéfalas presentan importantes déficit de salud.

Las razas braquicéfalas, a las que pertenecen por ejemplo el carlino y el bulldog francés e inglés, suelen ser más propensas a los problemas de salud debido a la propia morfología de su cuerpo, una circunstancia que no ha evitado el incremento de este tipo de ejemplares en Gran Bretaña, país donde el 18% de los dueños de perros braquicéfalos acuden al veterinario por patologías respiratorias y el 36,5% por cuestiones de sobrecalentamiento corporal.

El estudio del Royal Veterinary College se realizó sobre un total 2.000 ejemplares de perros braquicéfalos con una edad media de 2,17 años, una cifra que sugiere que buena parte de los animales fueron adquiridos recientemente. En estos momentos el bulldog francés encabeza la lista de perros más populares en el Reino Unido.

Los resultados de esta investigación muestran que aunque una quinta parte de los animales estudiados habían sido sometidos a cirugías correctivas, tan sólo un 6,8% de los dueños consideraban que la salud de su perro no era la adecuada, una percepción fundamental cuando se trata de perros muy sensibles a las alergias, úlceras corneales, infecciones de pliegues cutáneos y obstrucción de las fosas nasales. Para el 70,9% de los propietarios sus perros gozan de “muy buena salud” o de “la mejor salud posible”.

Los expertos del Royal Veterinary College coinciden en que en Gran Bretaña existe una “crisis braquicéfala” que tiene su origen en un problema más humano que canino. El motivo está en las “especiales relaciones” que se establecen entre dueños y perros de estas razas, creándose unas fuerzas emocionales que no existen en otros casos y que actúan sobre la racionalidad, de forma que se llega a entender que los altos niveles de enfermedades que sufren estos perros pueden llegar a ser saludables para ellos.

Por su parte, Dan O’Neill, profesor titular del Royal Veterinary College y presidente del Grupo de Trabajo Braquicefálico del Reino Unido, apunta que, «después de casi una década trabajando con perros braquicefálicos, me he dado cuenta de que el problema es tanto un problema humano como problema del perro. Como seres humanos, diseñamos, criamos y elegimos los perros que poseemos, pero nuestros perros tienen que vivir, para bien o para mal, con esos resultados. Una comprensión más profunda de los motivos humanos de nuestras elecciones puede ayudarnos a tomar mejores decisiones y mejorar el bienestar de nuestro «mejor amigo».

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar