Otohematomas: El problema de las orejas hinchadas en perros

Si nuestro perro sufre algún problema en el oído lo normal es que se rasque con fuerza con el fin de aplacar los picores, un comportamiento que puede provocarle heridas internas en las orejas. Una oreja hinchada es síntoma de otohematoma, un trastorno que hay que solucionar, aunque antes habrá que descubrir y tratar el origen del problema.

OTOHEMATOMAS

Con cierta frecuencia los perros pueden presentar en sus orejas lo que los veterinarios denominan “otohematomas”. Se trata de un acumulamiento de sangre bajo la piel que provoca la inflamación los tejidos afectados y cuya existencia puede deberse a diferentes causas. Desde la óptica de la salud de nuestra mascota no se trata de un trastorno grave, pero que si requiere solución inmediata para evitar posibles deformaciones de las orejas.

Por regla general el otohematoma se produce cuando el animal sufre alguna afección en el oído que le causa una sensación de picor intenso (presencia de ácaros o de cuerpos extraños, infección, etc), lo que provoca que el perro se rasque de forma insistente o que sacuda la cabeza con violencia causándose heridas interiores con pérdida abundante de sangre, por lo cual antes de atender el otohematoma el veterinario deberá analizar, descubrir y tratar correctamente el origen del problema.

Como propietarios de tenemos que saber que cuando nuestro perro sufre un otohematoma es fundamental el tratamiento del mismo por especialistas. Primero por las molestias continuas que sufre el animal y segundo porque la conformación de la oreja podría llegar a deformarse de forma irreversible, una circunstancia que a la larga no sería saludable para nuestro perro.

Una vez tratada convenientemente la causa desencadenante del trastorno para solucionar el otohematoma el veterinario procederá a extraer la sangre acumulada, ya sea mediante absorción empleando aguja y jeringa o realizando una sencilla intervención quirúrgica, siempre cuidando que tras la curación la piel y los tejidos hayan retornado a su estado normal.

Para prevenir que en las orejas de nuestros perros puedan llegar a formarse los indeseados otohematomas, es conveniente que examinemos sus oídos con regularidad parta descubrir cualquier anomalía y que mantengamos en todo momento una higiene correcta. Como sucede con los programas de vacunas y las desparasitaciones mantendremos las pautas de revisión que nos marque nuestro veterinario.

Por otro lado, no es un buen consejo arrancar los pelos que se encuentran en el interior del oído de nuestro perro, ya que con ello estaremos restando protecciones naturales y favoreciendo la posible aparición de infecciones.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar