Lobero irlandés (Irish wolfhound)

perro lobero irlandes rostro

CARACTERÍSTICAS

CARÁCTER: ENÉRGICO
PESO: +41 KG (ADULTO)
ESTATURA: 81 - 86cm (ADULTO)
VIDA: 8 AÑOS
ACTIVIDAD FÍSICA: ALTA
SALUD: DELICADO

FÍSICO DEL Lobero irlandés

El Lobero Irlandés es un can de gran tamaño caracterizado por gozar de un cuerpo compensado y musculado: las patas, el tronco, la cola y la cabeza están en armonía de tamaño.

En la cabeza, es destacable que el cráneo y el hocico presenten anchuras parecidas. Las orejas, pequeñas y triangulares, suelen estar caídas, y la mirada del animal siempre está interrumpida por el pelaje que cae desde su frente. El hocico también aloja gran cantidad de pelo y está compuesto por una trufa negra y una gran boca.

El cuello grueso del Lobero Irlandés se encarga de unir la cabeza a su contundente tronco. En él, se observa una espalda recta y algo corta, un pecho profundo y un vientre duro. Las kilométricas y fuertes patas del animal son las encargadas de sostener toda esta estructura corporal.

El Lobero Irlandés cuenta con una capa de pelaje denso, duro y áspero, cuya longitud es corta-media.  Las tonalidades aceptadas en esta raza son más de las que mucha gente cree, ya que el gris, el atigrado, el rojo, el marrón, el negro y el blanco son colores aptos.

ALIMENTACIÓN Y DEPORTE

Los canes grandes como el Lobero Irlandés suelen tener un apetito bastante insaciable. Es por ello que debemos repartir el alimento diario en varias comidas. De esta forma, evitaremos que el can coma más de la cuenta y esquivaremos posibles enfermedades cardiovasculares. Además, la comida deberá contener los minerales y las vitaminas necesarias para fortalecer las articulaciones y los cartílagos del animal.

El deporte se convertirá en una pieza fundamental para que la salud física y mental del Lobero Irlandés sean las idóneas. Los paseos diarios son una excelente forma de mantener en forma a este contundente can y, en ellos, demostrará que tiene mucha más agilidad y velocidad de la que aparenta.

COMPORTAMIENTO DEL Lobero irlandés

El carácter del Lobero Irlandés va transformándose a lo largo de su vida. En su etapa cachorra, es un perro mucho más enérgico y nervioso, además, no suele ser consciente de su transformación y crecimiento corporal, por lo que no controla su fuerza. En cambio, su actitud en edad adulta es mucho más relajada y tranquila; ¡parece un perro totalmente distinto!

Es resaltable el enorme vínculo amistoso que el Lobero Irlandés crea con su familia, sobre todo con su dueño. Siempre está dispuesto a demostrar su cariño y no suele manifestar agresividad hacia gente desconocida ni hacia otros perros.

El enorme tamaño que alcanza este perro a los pocos años de vida, implica que su hogar debe de ser grande, de lo contrario, los comportamientos destructivos y depresivos saldrán a la luz.

SALUD DEL Lobero irlandés

El Lobero Irlandés no se salva de determinadas enfermedades que ponen en riesgo su salud. Al tratarse de un perro de gran tamaño, es común que sufra la torsión gástrica y las típicas displasias (de cadera y de codo) que afectan a las articulaciones del animal y que le provocan una cojera bastante incómoda.

En el apartado de patologías graves hereditarias, hay que nombrar el cáncer de huesos que muchos ejemplares de la raza manifiestan en sus últimos años de vida, y determinadas complicaciones en el corazón.

El hecho de que el Lobero Irlandés tenga que enfrentarse a patologías tan importantes como las nombradas, provoca que la esperanza de vida de este animal no sea tan elevada como en otras razas de perros grandes. De media, este can alcanza los ocho años. Por eso, es muy importante contar con un buen veterinario de confianza que te ayude a mantener sana a tu mascota y evitarle, en la medida de lo posible, estas patologías.

HISTORIA

En torno al año 395 se detecta el primer antecedente histórico de esta raza. A pesar de esto, su origen es anterior, puesto que su antecesor, el Lebrel, ya fue empleado por los celtas de Irlanda para cazar animales salvajes tales como el ciervo o, incluso, el lobo.

Más tarde, el Imperio Romano se encargó de adoptar varios ejemplares de esta raza para cruzarlos con otras como el Dogo Alemán y el Lebrel Escocés. El Lobero Irlandés se mantuvo a lo largo de la historia como un perro experimentado en cazar animales salvajes y en defender tierras agrarias.

La historia de esta raza tiene su punto más crítico en torno a 1840, cuando el Lobero Irlandés estuvo a punto de extinguirse, en gran parte, por la Gran Hambruna de esa década. No obstante, entusiastas de este can lograron rescatar la raza con numerosos cruces.

CURIOSIDADES DEL Lobero irlandés

No hace falta señalar que el Lobero Irlandés llama la atención, sobre todo, por su gran tamaño. Hay muchos canes que se acercan a estas dimensiones, pero, por mucho que te empeñes, no verás a ninguno por encima de este grandullón. ¿Por qué? ¡Porque el Lobero Irlandés es la raza de perros con la mayor estatura media del mundo!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar