Scroll Top

Epilepsia en gatos: Cómo detectar y tratar

Al igual que sucede en los humanos y los perros los felinos también pueden sufrir problemas de epilepsia. Emitir un diagnóstico en estos animales puede ser complicado, ya que tras los síntomas de la epilepsia pueden esconderse diversas patologías. Tras una batería de pruebas veterinarias es posible diagnosticarla correctamente y tratar la epilepsia felina de forma adecuada.

A pesar de lo que pueda pensarse los gatos también pueden padecer episodios de epilepsia al igual que sucede en personas y perros. Aunque se trata de un problema poco frecuente es importante conocerlo para poder detectarlo a tiempo.

La epilepsia está provocada por una descontrolada actividad eléctrica en las neuronas cerebrales. Esta hiperexcitación provoca ataques que se traducen en una alteración en la consciencia, movimientos y comportamiento del animal.

¿A qué edad puede tener un gato epilepsia?

Los gatos no siempre muestran los síntomas tradicionales de esta enfermedad, por lo que la detección puede ser complicada. Este trastorno suele aparecer entre los 1 y 3 años, aunque también puede darse en animales de otras edades.

¿Qué puede provocar convulsiones en un gato?

La epilepsia felina es una enfermedad que engloba numerosas patologías, ya que tras una convulsión pueden esconderse multitud de causas. Por esta razón dividimos la epilepsia felina en distintos tipos.

El primero es la epilepsia idiopática, se denomina así porque no existe una causa primaria para su aparición. Cuando existe una patología causante estamos ante una epilepsia secundaria, que puede calificarse como epilepsia criptogénica si la enfermedad primaria no logra detectarse.

Existen diversas enfermedades capaces de provocar ataques de epilepsia, desde problemas externos (intoxicaciones) hasta problemas internos (enfermedades metabólicas, congénitas, malformaciones hepáticas, nerviosas o algunos tipos de infecciones y tumores).

gato con epilepsia se lame

¿Cómo saber si un gato tiene epilepsia?

El síntoma más habitual de la epilepsia son las convulsiones generalizadas. Cuando se producen el animal se muestra inconsciente, rígido, con movimientos bruscos de las extremidades y salivando de forma exagerada.

Pero en los felinos también existen las convulsiones parciales. Se trata de un tipo de epilepsia donde los síntomas se producen en una zona muy concreta del cerebro, razón por la cual algunos gatos pueden mantener la consciencia y al mismo tiempo mostrar movimientos repetitivos, vocalizaciones, lamido excesivo, tics faciales, dolor abdominal, diarreas, etc.

¿Cómo se cura la epilepsia en los gatos?

No existe una prueba específica para diagnosticar la epilepsia, lo que hace que el proceso para diagnosticar la enfermedad sea largo y tedioso. La primera prueba es una exploración neurológica en busca de alteraciones en los reflejos que puedan hacernos sospechar lesiones en el sistema nervioso.

El siguiente paso son las analíticas de sangre y orina. Con esta prueba, junto con una ecografía, podemos detectar malformaciones en hígado y riñones, infecciones, diabetes, hipertiroidismo, etc. En ocasiones también es necesario realizar pruebas específicas para detectar ciertos patógenos (leucemia felina, inmunodeficiencia, peritonitis infecciosa felina o toxoplasmosis).

Se pueden además detectar problemas de hiperviscosidad de la sangre y tumores que puedan originar la epilepsia. En ocasiones puede ser necesario hacer pruebas de tóxicos en sangre u orina, ya que ciertas sustancias como el plomo o ciertos plaguicidas pueden acumularse en el organismo provocando trastornos neurológicos.

Si las pruebas más sencillas no dan resultado pasaremos a otras más avanzadas como el análisis del líquido cefalorraquídeo para detectar una posible meningitis y la resonancia magnética para descartar lesiones intracraneales (infartos cerebrales, tumores cerebrales, hemorragias o malformaciones en los vasos sanguíneos).

Una vez detectado el origen de la epilepsia el tratamiento va encaminado a tratar el problema primario. Por otro lado, en las epilepsias idiopáticas se utilizan fármacos anticonvulsivantes para evitar la sobreexcitación de las neuronas y reducir la frecuencia y duración de los ataques.

tratar a un gato epiléptico

¿Cuántos años vive un gato con epilepsia?

El pronóstico de la enfermedad suele ser bueno si se sigue el tratamiento y los controles correctamente. Además el animal debe seguir una dieta de alta calidad y una rutina estricta para evitar episodios de estrés que puedan empeorar el cuadro.

Lo ideal es minimizar las situaciones que puedan provocar estrés a un gato con epilepsia, para evitar desencadenar algún ataque. Pese a que la calidad de vida no será la más propicia, un gato con epilepsia puede tener una esperanza de vida de 20 años con los cuidados adecuados.

Comentarios (3)

Mi gatita le dieron tratamiento para la epilepsia por varios meses no le volvieron a dar los ataques hasta hoy nuevamente le volvieron

Hola, que tratamiento le diste a tu gato.

Hola me lla Sara Colque,si esto me ayudó un poco pero antes,mí gata no le agarraba mucho pero ahora le está agarrando mucha epilepsia

Dejar un comentario