Sam, el gato que sobrevivió a tres naufragios y fue héroe de guerra

La leyenda de Sam “el Insumergible” comenzó durante la Segunda Guerra Mundial en el acorazado alemán Bismarck y finalizó en la Royal Navy británica, donde consiguió los mayores honores gatunos como héroe de guerra. Sam sobrevivió a tres hundimientos entre 1941 y 1942 y podían haber sido más si el gobernador de Gibraltar no hubiera decidido llevárselo a su casa.

Sam el gato que sobrevivió a tres naufragios

Alrededor de los gatos hay dos grandes leyendas. Una que los gatos tienen siete vidas y otra que los gatos huyen del agua, pero en el caso de Sam tan sólo se cumple la primera, porque aunque pueda parecer mentira este gato sobrevivió a tres naufragios flotando en una tabla.

Tal capacidad de supervivencia le valió el sobrenombre de Sam “el Insumergible” (Unsinkable Sam) y como homenaje a sus hazañas un cuadro con su figura gatuna se encuentra en el Museo Marítimo Nacional de Greenwich.

La historia de Sam “el Insumergible” comenzó en 1941 en el acorazado alemán Bismarck y con el nombre de Oskar. Este acorazado de 231 metros de longitud fue hundido por los aliados el 27 de mayo de 1941. Tan sólo sobrevivieron 118 de sus 2.200 tripulantes y Oskar fue uno de los supervivientes rescatados por los británicos.

Rebautizado con el nombre de Sam se enroló en el HMS Cossack, un barco que tenía la misión de escoltar convoyes en el Mediterráneo. En octubre de 1941 el HMS Cossack fue alcanzado por los torpedos de un submarino alemán hundiéndose en las proximidades de Gibraltar. De nuevo Sam estaba en la lista de supervivientes.

El gato Sam héroe de guerra

Convertido ya en toda una leyenda gatuna de la Royal Navy, Sam entró a prestar servicio en el portaaviones HMS Ark Royal, pero un mes después su nuevo destino se iba al fondo del mar por culpa de nuevo de los submarinos alemanes que durante buena parte de la Segunda Guerra Mundial, hasta la aparición del sonar, eran indetectables para los barcos aliados.

De nuevo Sam “el Insumergible” conseguía sobrevivir al naufragio, razón por la cual las autoridades navales británicas le enviaron como tripulante del HMS Lightning y del HMS Legión, dos barcos que también acabarían descansando en el fondo del Mediterráneo, aunque para ese momento Sam ya vivía cómodamente en la casa del gobernador inglés de Gibraltar.

Finalmente, el felino acabaría regresando al Reino Unido al final de la contienda para vivir en casa de uno de los marineros que sobrevivieron al hundimiento del HMS Cossack y que era el encargado de su cuidado en este buque.

Sam “el Insumergible” murió en 1955 convertido en el gato que ha recibido mayor número de honores de la Royal Navy.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar