Motomogli, la historia de la gata rescatada que viaja por el mundo

Cada rescate animal significa un cambio de vida. La historia de la gata llamada Mogli es un nuevo ejemplo de ello que merece la pena divulgar. Tras ser recogida de la calle por su actual dueño, Martin Klauka, recorre el mundo en moto a su lado y ambos viven un sinfín de aventuras que se acumulan en su perfil de Instagram. Juntos ya han recorrido más de diez países y varios continentes.

A veces la vida te da un vuelco y, para bien o para mal, se produce un giro de 360 grados que lo cambia todo. La gata Mogli es un nuevo caso más que demuestra que nunca sabes lo que te va a deparar el futuro. De vivir en la calle y sobrevivir a la extrema dureza del abandono, su situación a día de hoy no puede ser más diferente.

Un giro que nace gracias al otro protagonista de esta historia. Apasionado de su moto, una Honda XRV 750 Africa Twin, y de recorrer todos los lugares posibles con ella, Martin Klauka encontró por casualidad a la gata abandonada durante uno de sus viajes. Un momento que cambió el curso de la vida de ambos, y que les uniría desde entonces. De hecho, desde ese momento no se han separado y dan la vuelta al mundo con apenas una mochila a la espalda, el lugar en el que suele acomodarse Mogli durante los trayectos.

Una nueva vida juntos que han convertido en un apasionante viaje en moto para recorrer el mundo. Para Mogli no sólo supone una nueva oportunidad de disfrutar de la vida en un nuevo “hogar” nómada. Si no que el llamativo y original plan de su dueño le convierte en co-protagonista de una aventura de lo más especial que ha llamado, como es lógico, la atención en las redes sociales.

Tal y como ha reconocido el propio Klauka, adoptar un gato nunca había entrado en sus planes. Ni siquiera se lo había planteado, puesto que su sueño de llevar un estilo de vida nómada parecía estar reñido con un estilo de vida que incluya convivir con animales. Pero tras encontrar en Marruecos a la felina abandonada y en estado débil, surgió lo inesperado y todo cambió. Tras conocer que la gata había perdido a su madre por un atropello, Klauka fue consciente de que el animal necesitaba urgentemente una solución, especialmente uno tan joven y frágil. Sopesó seriamente la adopción, sabiendo que conllevaría una gran responsabilidad que quizás aún no estaba seguro de querer asumir. Pero finalmente no pudo separarse más de su nueva amiga y el destino de ambos juntos comenzaba a escribirse.

Una vez la gata recibió tratamiento necesario para recuperarse, Martin volvió a emprender el viaje junto con su nueva compañera, a quien bautizó como Mogli y enseguida comprobó que sería una pasajera perfecta. Con ella a su lado, condujo a lo largo del mar Mediterráneo hasta Irán, para posteriormente poner rumbo a Emiratos Árabes cruzando diez países y llegar a Dubái. Rutas que han llenado el perfil de Instagram de Martin, @motomogli, que ha tenido bastante éxito gracias al estilo de vida tan particular e interesante, al que se añade el protagonismo del felino.

Viajar durante meses en moto con gato ha tenido que ser una aventura impredecible y llena de desafíos. De hecho, Martin reconoce que establecieron rápidamente una rutina y que tuvo que renunciar a determinados eventos y lugares que no eran adecuados para gatos. Aparte de tener que solventar algún que otro contratiempo por las típicas restricciones relacionadas con animales. Encontrar alojamiento, por ejemplo, ha sido también una lucha constante para la pareja, a la hora de cruzar fronteras o viéndose obligada a dormir en desiertos helados al no poder hospedarse en ningún lugar. Pero, a pesar de los innumerables sacrificios que hizo por su mejor amigo, valió la pena. “Soy feliz en el momento en el que estoy en mi vida y feliz de haberlo traído conmigo”, señala Martin en una de sus publicaciones.

A buen seguro que Martin no se imaginaría que encontraría un compañero de viaje ideal para su viaje por carretera a través del planeta. Y que ese sería Mogli, su joven gato blanco y negro adoptado y ahora instalado en una bolsa en la parte delantera de su moto.

Tras renunciar a su trabajo, Martin se embarcó en un viaje por carretera en agosto de 2017, y desde que Mogli se unió a su ‘road trip’ los dos amigos llegaron a Dubái en diciembre del mismo año tras pasar por una decena de países.

Desde entonces, nada ha cambiado a excepción de los paisajes. Mogli se mantiene a salvo en la cartera de Martin, y cuando el dúo decide explorar una ciudad por más tiempo que el habitual, la joven felina se sube a los hombros de Martin y observa restaurantes, tiendas, calles… Pero su tiempo de exploración no termina ahí, puesto que cuando ambos regresan a su campamento, la mascota se dedica a explorar durante horas y a veces incluso durante un día entero, según su dueño. Un hábito al que se ha acostumbrado para asegurarse de la presencia de algún peligro cercano para el dúo.

“Normalmente se queda cerca del camping cuando voy de compras o de visita por los alrededores, pero a veces, cuando es un lugar seguro y no hay coches, perros u otros gatos, me sigue. Sin embargo, la mayor parte del tiempo la sigo yo”, confiesa Martin.

Así celebraron juntos el Día Internacional del Gato:

No te pierdas el recorrido de la pareja por el mundo y sigue sus aventuras en Instagram.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar