¿Cómo se le da primeros auxilios a un perro?

Cuándo convivimos con una mascota es inevitable que en algún momento sufra algún pequeño accidente que le produzca una herida más o menos grave. Saber emplear primeros auxilios para actuar en ese momento es muy importante, ya que con ello reduciremos la pérdida de sangre y muy posiblemente evitaremos que nuestra mascota se haga más daño, dándonos tiempo para acudir al veterinario y que reciba la atención adecuada.

¿Cuáles son los primeros auxilios en animales?

Cuando convivimos con una mascota es raro que en algún momento no se haga alguna herida. En la mayoría de casos se trata de cortes o rasguños leves que muchas veces los dueños no somos capaces de detectar.

curar a un perro

Aunque es lo menos habitual, hay ocasiones en que nuestros compañeros pueden sufrir algún accidente que les provoque heridas de más gravedad. Por ello es importante saber actuar correctamente ante este tipo de situaciones.

Sobra decir que para ello es necesario contar con un pequeño botiquín de primeros auxilios que incluya desinfectante, gasas, vendas y una tijera. En el caso de los perros ese botiquín lo llevaremos siempre que vayamos a viajar o salir al campo.

Recuerda cómo tomar el pulso a un perro y calcular sus pulsaciones.

¿Cómo saber si tu perro está lastimado?

Ante una lesión es fundamental mantener la calma ya que nuestra mascota percibirá nuestro estado de ánimo y ello puede complicar el manejo del animal e incluso incrementar el sangrado en el caso de heridas.

Lo primero es poner al animal en un lugar seguro donde podamos manejarlo con facilidad. Esto puede no ser fácil si estamos fuera de casa, pero si estamos dentro lo mejor es elegir un sitio con buena luz y donde tengamos acceso a agua. El siguiente paso es limpiar la herida con agua limpia, ya que en muchos casos el pelo nos impide valorar la profundidad o extensión de la lesión.

Además, el agua fría genera una cierta vasoconstricción lo que hace que disminuya en parte el sangrado. Si el animal está nervioso puede llegar a dañarnos y para evitarlo usaremos un bozal en el caso de los perros o una toalla en el caso de los gatos. El objetivo es poder ver y valorar bien la herida.

¿Cómo curar a un perro una herida con sangre?

Si el sangrado es continuo intentaremos detener la hemorragia. Para ello usaremos gasas limpias y presionaremos sobre la herida durante al menos cinco minutos. Pasado ese tiempo las heridas más leves habrán dejado de sangrar y podremos analizarlas bien.

primeros auxilios en perros

En el caso de heridas más graves con abundante sangrado pondremos varias gasas sobre la herida fijándolas con una venda con cierta presión, eso será suficiente para darnos tiempo de acudir a un centro veterinario de urgencia.

Si la herida no sangra pero es profunda o más extensa, como por ejemplo en el caso de mordiscos tras una pelea entre perros o un desgarro al engancharse con una rama o una valla, necesitará una limpieza a fondo, puntos y tratamiento antibiótico. En estos casos cubriremos la lesión con gasas humedecidas en agua y la taparemos con una venda que no esté tensa, con ello evitaremos que la lesión se ensucie mientras acudimos al veterinario.

¿Qué pasa si un perro se lame la herida?

En la mayoría de casos las heridas de nuestras mascotas son leves y podemos tratarlas en casa de forma segura. Es importante saber cómo hacerlo, ya que en muchas ocasiones las infecciones vienen por unas curas inadecuadas. Es imprescindible recortar el pelo de alrededor, especialmente en animales de pelo largo, con el fin de impedir la acumulación de bacterias.

Es preferible recortar de más que de menos y podemos hacerlo con una maquinilla o con una tijera hasta impedir que los pelos toquen la herida. Después procederemos a lavarla con agua y jabón para retirar toda la suciedad y secaremos bien con un papel limpio.

Después utilizaremos cualquier desinfectante apto para heridas, como la povidona yodada diluída o la clorhexidina. Recordar que estos productos deben diluirse en agua en la proporción marcada. Es importante no usar alcohol ni agua oxigenada ya que estos antisépticos retrasan la cicatrización. También es importante usar gasas en lugar de algodón, dado que este material puede dejar residuos.

Las curas las haremos con toques suaves y sin arrastrar al menos dos veces al día, aunque pueden hacerse con más frecuencia si la herida se ensucia. Es preferible dejarla al aire ya que las lesiones secan más rápido y el riesgo de infección es menor, aunque pueden cubrirse de forma puntual.

También hay que evitar en lo posible que el perro se lama, para lo que podemos usar una campana o collar isabelino.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar