Rabia en gatos: ¿Puede mi gato doméstico contagiarse?

Los gatos domésticos también pueden contagiarse de rabia. Esta infección provoca la muerte de cualquier animal que resulte infectado por el virus y desarrolle síntomas. En España no es raro que aparezcan casos puntuales cada año, por lo que la vacunación de nuestras mascotas, en especial de aquellas que salen libremente a la calle o tienen la posibilidad de moverse por zonas ajardinadas, nos ayuda a prevenir de un problema grave de salud pública.

La enfermedad de la rabia está causada por un virus que se transmite a través de la saliva, ya sea por mordiscos o porque el virus penetra a través de alguna herida. La rabia afecta al sistema nervioso provocando síntomas como fiebre, salivación excesiva, alucinaciones, parálisis, etc.

¿Cómo saber si un gato tiene la rabia?

El virus puede infectar a cualquier animal de sangre caliente, incluidas las personas, por lo que puede darse desde los más pequeños (roedores y murciélagos) hasta los más grandes (perros, zorros, mapaches…). Por esta razón los gatos también pueden ser vector de infección de la rabia, siendo de riesgo tanto los gatos callejeros como los caseros que tienen acceso al exterior.

La forma de contagio más habitual son las peleas con gatos asilvestrados y monteses que portan el virus, pero nuestros gatos también pueden resultar contagiados al capturar ratones o murciélagos infectados.

Durante la incubación del virus el animal no mostrará síntomas, pero pasados los primeros días nuestro gato desarrollará cambios de comportamiento y mostrar nerviosismo y ansiedad. También puede volverse irascible, agresivo y huir del contacto, incluso con los miembros de la familia más cercanos.

A nivel físico observaremos un deterioro generalizado, con mal aspecto del pelaje y con la aparición de signos como disminución del apetito, fiebre o aumento de la ingesta de agua. Si el cuadro evoluciona el animal pasará por una fase de excitación, con agresividad marcada y autolesiones, para finalizar con una fase de parálisis y de dificultad respiratoria. Una vez han aparecido los síntomas la enfermedad es mortal en todos los casos.

¿Qué pasa si me muerde un gato con rabia?

Actualmente la única medida de protección es la vacuna y a pesar de que los felinos son sensibles al virus de la rabia, en España la legislación en cuanto a vacunas obligatorias es muy diversa. En Andalucía, por ejemplo, esta vacuna es obligatoria en perros, gatos y hurones, mientras que en Madrid tan sólo es recomendable.

Sea o no obligatoria la mayoría de veterinarios recomiendan administrar la vacuna de la rabia en aquellos animales de riesgo y los gatos domésticos lo son, ya que pueden entrar en contacto con gatos o perros callejeros infectados o cazar y alimentarse de algún animal que esté contagiado.

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar