Qué es y cómo se trata el hipotiroidismo canino

Muchos animales presentan problemas de sobrepeso sin que ello sea síntoma de ninguna otra patología, pero para el 1% de los perros la obesidad significa una alteración de la glándula tiroidea. El hipotiroidismo es una de estas alteraciones y provoca el lento funcionamiento de las células, lo que provoca una alteración de las funciones de todos los órganos del animal que si no es tratada a tiempo puede significar su muerte.

Con el avance de las pruebas analíticas en medicina veterinaria cada vez es posible detectar más enfermedades y hacerlo de forma más temprana. Lo que hasta hace poco pasaba desapercibido, hoy en día se puede diagnosticar y tratar de forma muy efectiva, alargando de forma importante la esperanza de vida de nuestras mascotas.

¿Qué pasa si mi perro tiene hipotiroidismo?

Uno de los grupos de enfermedades con los que más se ha avanzado en los últimos años son las patologías endocrinas, aquellas que tienen que ver con problemas en la producción de hormonas: hipertiroidismo, hipotiroidismo, síndrome de Cushing o la diabetes.

Hoy vamos a hablar del hipotiroidismo canino, una enfermedad que padecen casi un 1% de los perros. Aunque puede afectar a cualquier raza y edad, se presenta con más frecuencia en ejemplares de bóxer, schnauzer, pinscher o golden retriever de entre uno y siete años.

Tiroides e hipotiroidismo

Las glándulas tiroides son dos pequeños órganos situados en el cuello, a ambos lados de la tráquea, cuya función es producir las hormonas tiroideas. Estas hormonas cumplen múltiples funciones en el metabolismo de los diferentes órganos, haciendo que una alteración en su cantidad haga variar la velocidad a la que funcionan las células.

El hipotiroidismo es una disminución en la producción de hormonas tiroideas, lo que hace que disminuya la tasa metabólica haciendo que las células trabajen más despacio de lo normal. Este cambio origina todos los síntomas de la enfermedad y las complicaciones propias de esta.

¿Qué puede causar que el tiroides trabaje mal? La primera razón es una tiroiditis o inflamación de la tiroides y la segunda es la atrofia progresiva de esta glándula. En el primer caso el origen de la enfermedad suele estar relacionado con un problema autoinmune, provocando que las defensas del propio animal ataquen a las células de este órgano, mientras que en el segundo caso el origen suele ser de tipo degenerativo.

¿Qué causa el hipertiroidismo en perros?

La disminución de la velocidad a la que trabajan las células va a provocar una serie de síntomas con distintas consecuencias y gravedad, aunque de forma general va a causar alteraciones y complicaciones en todo el organismo que incluso pueden provocar la muerte del perro.

El síntoma más frecuente y que suele ser la razón por la que los dueños acuden a la consulta veterinaria y se detecta la enfermedadesque el perro gana peso de forma exagerada y no lo pierde siguiendo dietas estrictas. Suelen ser animales con una obesidad marcada que comen poco pero que tienen una actividad física mínima.

La letargia es el otro síntoma más llamativo del hipotiroidismo. Los perros parecen permanentemente cansados. Se puede observar también mala tolerancia al frío, menor temperatura corporal, disminución de la frecuencia cardíaca, un estado mental malo (embotamiento) y problemas de piel con enrojecimientos, costras, heridas y un pelo fino y pobre.

Diagnóstico y tratamiento del hipotiroidismo

Ante la sospecha de que nuestro perro pueda padecer esta enfermedad es importante acudir al veterinario lo antes posible para realizarle una analítica sanguínea. También se recomienda hacerla en aquellos casos de animales obesos o con dificultad para bajar peso y que no comen en exceso o incluir pruebas específicas en los chequeos rutinarios para detectar casos leves antes de que vayan a más.

Las pruebas que se usan para detectar el hipotiroidismo son la medición de las hormonas tiroideas T4 total, T4 libre y TSH. En los casos de animales enfermos las dos primeras se encuentran disminuídas, mientras que la última, la hormona estimuladora del tiroides, se encuentra aumentada en un intento por aumentar la producción hormonal normal.

¿Qué debe comer un perro con hipotiroidismo?

El tratamiento es sencillo, aunque en la mayoría de animales se debe mantener de forma crónica y consiste en la suplementación con hormona sintética. La pauta se inicia con la medicación dos veces al día y se van haciendo controles cada 4-8 semanas para ajustar la dosis. Una vez que el animal se encuentra estable la dosis suele reducirse a una toma al día y los controles pasan a ser anuales.

Al inicio del tratamiento es importante mantener vigilado al perro, ya que uno de los riesgos es que la dosis sea excesiva y se produzca la situación contraria, un hipertiroidismo puntual. En este caso observaremos al animal nervioso y que bebe y orina en mayor cantidad. Esta es la principal razón por la que siempre debe ser el veterinario quien modifique la dosis.

Aunque no hay ninguna forma de prevenir el hipotiroidismo, con tratamiento el pronóstico de vida es muy bueno y los perros que lo sufren llegan a hacer una vida igual que la de un animal sano. Transcurridas 2-4 semanas del comienzo del tratamiento la actividad física y mental aumenta notablemente y unos dos meses después los perros suelen comenzar a perder peso.

El síntoma que más tarda en mejorar son los problemas de piel, que pueden mantenerse entre 6 y 8 meses e incluso empeorar durante las primeras semanas.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar