¿Cómo saber si mi perro tiene frío?

La llegada de las bajas temperaturas supone un reto para algunos de nuestros perros. Las señales de que tienen frío se potencian al salir a la calle, de forma que debemos proteger a los animales más sensibles, pero donde más se nota es en nuestra casa, ya que buscan los lugares más cálidos, los lugares más soleados o se hacen un ovillo al dormir.

cómo saber que un perro tiene frío

Con el descenso de temperaturas comenzamos a notar cambios en el comportamiento de nuestros perros, especialmente durante los paseos de la mañana y la noche. Esto es normal porque gracias a su sistema nervioso son capaces de notar los cambios y reaccionar para mantener su calor corporal.

¿Qué temperatura es fría para un perro?

¿Sienten los perros el frío igual que nosotros? Por norma general no, ya que su piel es más gruesa y su pelaje crea una cámara de aire que les aporta cierto nivel de aislamiento. Esto es especialmente efectivo en los perros de pelo más largo, siendo los de pelo corto y fino, como el galgo o el pinscher, los que peor toleran el frío.

A los ocho grados algunos perros pueden empezar a sentir frío. Cuando la temperatura es de cero, las razas más vulnerables dan muestras de padecer síntomas que afectan a su estado de salud. A partir de los seis grados bajo cero, casi todos los perros pueden estar en riesgo de presentar hipotermia e incluso congelación.

¿Qué hacen los perros cuando tienen frío?

¿Cómo puedo saber si mi perro tiene frío? Tendremos la respuesta fijándonos en algunos de sus comportamientos. El más frecuente es que el perro busque los puntos calientes de la casa. Al llegar el invierno es habitual ver a nuestras mascotas acurrucadas junto a los radiadores o las chimeneas para mantenerse calientes. Al acurrucarse su superficie corporal disminuye y con ello pierden menos calor.

Otra de las señales inequívocas es mostrarse reacios a salir a la calle o hacerlo “a regañadientes”, sobre todo en las horas más frías. Usar abrigos con forro polar interior e impermeable exterior puede ayudar, ya que les protege del aire y de la lluvia y les mantiene más calientes, aunque hay que tener cuidado de no usarlos cuando hacen ejercicio para evitar un sobrecalentamiento.

De forma natural los perros disponen de distintos mecanismos para mantener su temperatura corporal. Uno de ellos es el erizado del pelo. Esto lo logran gracias a un músculo que tienen bajo la piel y que les permite aumentar el espacio entre piel y ambiente, aumentando así el aislamiento. El otro es el temblor o tiritera, donde los músculos se contraen rápidamente para generar calor. Ambas señales nos indican que el perro siente frío.

Los animales más jóvenes, al igual que ocurre con los niños, muestran comportamientos más activos cuando sienten frío y suelen combatirlo haciendo ejercicio. No es raro ver perros que comienzan a correr y dar vueltas nada más salir. Con esta actividad el perro entra en calor y se reduce la sensación de frío.

¿Cómo hacer para que mi perro no tenga frío?

Aunque en climas templados los inviernos suelen ser relativamente suaves y la mayoría de razas caninas soportan bien esta estación, es importante darles un lugar de descanso tibio, protegerles al salir a la calle, evitar las horas más frías y ofrecerles una dieta de buena calidad, especialmente a los perros más sensibles como los cachorros, los animales enfermos o en recuperación y los ancianos.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar