Incontinencia Urinaria en Perros – Síntomas, Causas y Tratamiento

La incontinencia urinaria es un problema poco extendido en perros y que suele confundirse con estados de excitación del animal y la consiguiente pérdida de orina. Esta enfermedad es un problema que aparece por diversas causas y a distintas edades, teniendo un tratamiento que va desde la cirugía a la aplicación de diversos fármacos que mejoran este incómodo contratiempo para el animal.

Es frecuente que a los centros veterinarios lleguen perros con problemas de micción. Los animales que viven en el interior de los hogares no tienen opción de esconderse para orinar, por lo que cualquier pérdida es rápidamente detectada, a diferencia de aquellos perros que tienen acceso a jardines.

Es importante recalcar que no siempre que encontramos orina en casa se trata de un problema de incontinencia. De hecho se trata de una de las alteraciones caninas menos frecuentes y en muchas ocasiones la causa debemos buscarla en otro tipo de patologías, como infecciones urinarias, diabetes o problemas de comportamiento (ansiedad, miedo, etc).

Incluso en algunos casos nos encontramos con animales que debido a una falta de entrenamiento han desarrollado hábitos higiénicos incorrectos o costumbres como beber una gran cantidad de agua al volver del paseo, que les impiden aguantar hasta la siguiente salida.

Qué es la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria consiste en una micción involuntaria debido a una falta de control de los esfínteres. Esto significa que el sistema que bloquea la salida de orina no funciona correctamente y que esta sale sin que el animal pueda evitarlo.

El síntoma típico de la incontinencia urinaria, y la razón por la que la mayoría de dueños acuden a consulta, es un goteo continuo de orina. Estas pérdidas son más abundantes cuando el perro se encuentra de pie y en movimiento y aumentan cuando el animal hace ejercicio o cuando se tumba bruscamente ejerciendo presión sobre la vejiga.

En épocas de calor este goteo puede ser menos llamativo, ya que la orina se seca muy rápido. Pero si sospechamos que nuestra mascota puede tener este problema podemos colocar empapadores o intentar localizar las manchas que la orina suele dejar en el suelo.

Otro de los signos llamativos es que los propietarios notan que la cama está mojada o húmeda, al igual que la zona genital y los muslos del perro. El contacto constante de la orina con la piel y la humedad puede dar problemas dermatológicos a medio plazo, pudiendo aparecer dermatitis, irritaciones, enrojecimientos y picor en las zonas afectadas.

Causas de incontinencia urinaria en perros

En un perro las causas de la incontinencia urinaria pueden ser diversas y en primer lugar dependen mucho de la edad y del estado sanitario del animal.

En los cachorros la causa más frecuente son las malformaciones en el aparato urinario y dentro de estas la más habitual es una alteración denominada “uréter ectópico”, en la que uno o los dos uréteres desembocan en un punto no adecuado de la vejiga.

No hay que confundir con incontinencia urinaria un comportamiento muy habitual en perros jóvenes (y también en algunos adultos), donde ante situaciones de miedo o excitación se orinan. Cuando este “problema” no es continuo y se limita a ciertas situaciones normalmente podemos descartar la incontinencia.

Incontinencia urinaria en perros

A pesar de que puede darse a cualquier edad la incontinencia urinaria es más habitual en animales adultos y se da con mayor frecuencia en las hembras, debido a que su uretra es más corta. El riesgo de padecer este trastorno aumenta también con la castración y está asociada al descolgamiento de la vejiga al retirar el útero y a la disminución del nivel de hormonas (estrógenos y testosterona) que mantienen el tono muscular de los esfínteres.

Otra de las causas de que un perro sufra una incontinencia es una lesión en la médula espinal. En ciertos accidentes, cuando la columna sufre fracturas o desplazamientos vertebrales graves, la médula puede sufrir daños que hagan que los impulsos nerviosos no circulen correctamente y que la musculatura de los esfínteres no funcione de forma adecuada.

En los casos de perros ancianos la causa suele ser una disfunción cognitiva muy similar a la demencia senil que sufren las personas. En las edades más avanzadas el cerebro puede sufrir cambios estructurales que dificultan la transmisión de señales y el control del cuerpo.

Cómo tratar la incontinencia urinaria en perros

El tratamiento de la incontinencia urinaria siempre depende de la causa que la provoca. En el caso de malformaciones la cirugía es el único tratamiento posible, pero cuando estamos ante un problema de déficit hormonal una terapia hormonal sustitutiva puede ayudar.

Actualmente, existen medicamentos que disminuyen la eliminación de agua y que pueden ayudar en estos casos. Cuando se trata de perros sénior el uso de fármacos dirigidos a mejorar el riego cerebral también puede brindar buenos resultados.

En el caso de la incontinencia urinaria es básico que los dueños entendamos que se trata de una enfermedad que el animal no puede controlar. Por esta razón es muy importante no usar el castigo, ya que no se puede lograr ningún tipo de aprendizaje y puede ser el origen de problemas añadidos de conducta.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar