Terapia láser para perros – ¿Qué es y cómo funciona?

La terapia láser es ya una realidad en el mundo de la veterinaria. Esta técnica no solo ayuda a tratar ciertos problemas crónicos con gran éxito, sino que reduce el dolor de forma importante y además contribuye positivamente a la regeneración de los tejidos de forma rápida, reduciendo con ello el tiempo de recuperación de los animales.

Con el avance de las tecnologías han ido surgiendo nuevas técnicas médicas que poco a poco van llegando a la medicina veterinaria. De este modo tecnologías que hasta hace unos años era impensable poder aplicarlas en mascotas, son ahora una realidad de la que cada día se benefician más animales.

Una de estas técnicas “novedosas” es la terapia láser. Como su nombre indica consiste en utilizar una luz láser con capacidad para penetrar en los tejidos profundos. Esta luz provoca una serie de reacciones sobre las células y los tejidos, denominadas fotobioestimulación.

La fotobioestimulación tiene numerosos beneficios sobre el organismo. Por un lado provoca una serie de cambios que hacen que se reduzca el dolor que sufre el animal por diferentes patologías y por otro estimula a las células, acelerando la curación y cicatrización de heridas tanto internas como externas.

Se trata de una terapia totalmente indolora y nada invasiva. Las sesiones duran unos pocos minutos y los animales no sienten ningún tipo de molestia. Desde la primera sesión es posible percibir los efectos, aunque el número de sesiones dependen de cada animal y de cada patología concreta. De hecho para muchos animales las sesiones son incluso relajantes.

Beneficios de la terapia láser para perros

Actualmente, la terapia láser se está empleando con éxito en el tratamiento de enfermedades crónicas que provocan dolor (heridas abiertas, úlceras, artritis y artrosis). Se ha comprobado que el láser mejora la circulación, al dilatar los vasos sanguíneos, y facilita el drenaje linfático. Esto hace que se reduzca la inflamación y el dolor asociado a ella.

Por otro lado, esta terapia actúa sobre las células nerviosas que transmiten el dolor al cerebro, disminuyendo la sensibilidad de los nervios y estimulando la producción de endorfinas. Todo esto hace que el animal tenga una reducción del dolor casi instantánea, por lo que mejora notablemente su calidad de vida.

También tiene un uso extendido como acelerante de la cicatrización, ya que la terapia láser estimula las células regeneradoras, con enormes beneficios sobre heridas en piel y músculo e, incluso, fracturas en huesos. Y gracias a su capacidad para reforzar músculos, tendones y ligamentos, puede ayudar en el tratamiento de lesiones de estos tejidos igualmente.

Ya que se trata de un tratamiento sin ningún efecto adverso conocido, puede aplicarse a animales muy mayores, sensibles a ciertas medicaciones o con enfermedades crónicas que impiden el uso de ciertos fármacos. En muchos casos, además, se usa de forma paralela con tratamientos médicos para acelerar los procesos de curación, aliviar algunos síntomas y reducir las dosis y sus efectos secundarios.

5/5 - (1 voto)

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar